'Play-off' de ascenso a Segunda División

El Amorebieta sueña despierto con el ascenso

Los goles de Mikel Álvaro y Orozko otorgan a los zornotzarras el pase para la final del play-off

16.05.2021 | 01:16
Los jugadores del Amorebieta celebran el gol de Mikel Álvaro, el primero del partido.

Linares1

Amorebieta2

LINARES DEPORTIVO: Razak; Perejón, José Cruz, Josema, Villarejo; Julio Gracia (Min. 83, Alarcón), Rodri (Min. 64, Lara), Carnicer (Neto m.73), Toni García (Min. 73, Sanchi), Gabri (Min. 64, Hugo Díaz); y Marc Mas.

AMOREBIETA: Saizar; Aldalur, Arregui, Garro, Irazabal; Bilbao, Seguín, Larrueca, Orozko (Min. 88, Etxaburu); Unzueta (Min. 71, Obi) y Mikel Álvaro (Min. 84, Ekaitz).

Goles: 0-1: Min. 28; Mikel Álvaro. 1-1: Min. 69; Lara. 1-2: Min. 79; Orozko.

Árbitro: Manuel García Gómez, del Comité Extremeño. Amonestó a Lara (m. 80) y Cruz (m. 80) del Linares Deportivo.

Incidencias: Partido de la fase final de ascenso a la Segunda División A disputado en el Estadio Nuevo Vivero de Badajoz ante un millar de aficionados.

El Amorebieta puede seguir soñando con subir a Segunda División. Pero lo hace muy despierto, con los pies sobre la tierra. De hecho, solo le falta el último paso para convertir en realidad lo que a muchos les parecía un auténtico milagro hace no tanto. Y es que ayer se impuso al Linares Deportivo en la primera de las dos eliminatorias de la fase de ascenso a la categoría de plata, disputada en el Estadio Nuevo Vivero de Badajoz, y su papeleta será una de las ocho que entrarán en el sorteo de mañana. Los zornotzarras retornarán el próximo fin de semana a territorio extremeño merced a su victoria por 1-2 ante el Linares, campeón del Grupo 4 y al que le valía el empate. Mikel Álvaro adelantó al Amore en el primer acto, pero Fran Lara empató en el segundo cuando mejor estaban los de Iñigo Vélez de Mendizabal, que volvieron a demostrar su fortaleza por medio del definitivo gol de Orozko.

En la previa, la noticia fue que Aimar Sagastibeltza, central del Amorebieta que llegaba como duda a la cita, no se encontró en condiciones de participar durante el calentamiento y dejó su hueco en el once inicial a Beñat Garro. El partido arrancó igualado, con unos azules, ayer vestidos de verde debido a la coincidencia de colores con su rival, que salieron fieles a su estilo. Presión alta para no permitir al Linares hilvanar jugadas desde atrás y permanecer lo más alejados posibles de las inmediaciones de Saizar. Los andaluces trababan de rasear el cuero sobre la alfombra que presentó como césped el Nuevo Vivero, mientras que los zornotzarras buscaban envíos en largo para la velocidad de Unzueta y el buen juego aéreo de Orozko, que se topó con dos centrales de gran altura.

Los jienenses dieron la sensación de encontrarse más cómodos durante los primeros 20 minutos, aunque sin ocasiones reseñables. A medida que se acercaba el ecuador del primer acto, el Amorebieta logró estirarse y avisó con dos remates sin puntería de Iker Bilbao y de Arregi. En el minuto 28, los vizcainos hicieron estallar al centenar de aficionados que acudieron a apoyarles y enmudecieron a la ruidosa hinchada linarense. Orozko peleó como en él es habitual un envío al área y fue derribado, pero el cuero quedó suelto y ahí apareció Mikel Álvaro para recogerlo. Se lo colocó y sacó un potente latigazo que supuso el 0-1 tras rozar en el poste.
 


El Linares quiso igualar por la vía rápida y protagonizó varias llegadas peligrosas en los siguientes minutos. Aldalur apareció providencial para evitar un mano a mano y enviar la pelota a córner. En el saque del mismo, Garro puso la cabeza para interceptar un balón en dirección a la portería. Acto seguido, Carnicer cruzó demasiado un testarazo en el corazón del área. También probó fortuna Toni García con un lanzamiento de falta que logró detener Saizar a diez minutos del descanso. En el tramo final del primer acto, los zornotzarras volvieron a avanzar metros y controlaron la situación con menos apuros.

Tras el paso por el vestuario, el Amorebieta arrancó enchufado la segunda mitad, en la que gozó de una clarísima ocasión para ampliar la renta. Orozko se coló hasta la cocina y puso el paso de la muerte para la llegada de Unzueta, que la mandó fuera cuando ya se cantaba el 0-2. Después, Seguín calentó los guantes de Razak en un tiro de falta. Los azules gozaron de otra buena oportunidad pasada la hora de partido. Unzueta arrancó la moto y logró plantarse en el área, donde sacó una rosca con el balón que hizo a trabajar al portero.

Cuando más dominaba el Amorebieta, llegó el empate en una jugada en la que los zornotzarras reclamaron falta. El colegiado señaló nada y Fran Lara batió a Saizar en el mano a mano. Pero los azules no se vinieron abajo y volvieron a ponerse por delante diez minutos después. Razak se lució ante Mikel Álvaro, pero los vizcainos recogieron el rechace y Orozko ajustició al Linares. De ahí al final, los de Iñigo Vélez de Mendizabal controlaron la situación e incluso gozaron de opciones para sentenciar.

 
noticias de deia