La segunda oportunidad de Aldalur

El carrilero del Amorebieta, el único que queda de la de 2012, aguarda con ilusión la fase de ascenso a Segunda

08.05.2021 | 00:58
Aitor Aldalur, jugador del Amorebieta.

Dieciséis escuadras lucharán por cuatro plazas en Segunda División en la fase de ascenso que se celebrará en Extremadura a partir del 15 de mayo. Entre ellas, dos vizcainas: Bilbao Athletic y Amorebieta. Toda una gesta para una entidad modesta como la zornotzarra, que gracias a su brillante campaña se ha clasificado para el play-off por segunda vez en su historia. El primero lo disputó en 2012, cuando cayó en primera ronda ante la Balompédica Linense. Solo un miembro del actual equipo vivió en carnes propias aquella experiencia. Se trata del futbolista Aitor Aldalur (Tolosa, 1991), que aguarda esta segunda oportunidad cargado de ilusión y con ganas de sacarse una espina.

"La temporada pasada estábamos con buenas sensaciones cuando se paró por el covid. Se mantuvo el bloque, llegaron buenos fichajes y sabíamos que podíamos hacer un año bonito. Una vez que logramos entrar en Primera RFEF, veíamos muchas opciones de meternos en play-off y así ha sido. Estamos muy contentos", resume Aldalur. La fase de ascenso, que se celebrará del 15 al 23 de mayo en Badajoz, consistirá en dos rondas de eliminatorias a partido único. Los emparejamientos de la primera se conocerán en el sorteo del lunes. "Desde que empezó el curso estamos con una ilusión terrible, nos llevamos todos genial y eso hace que vivamos las victorias de manera especial. Iremos con toda la ilusión del mundo a Extremadura, a intentar hacer las cosas como las venimos haciendo", apunta el carrilero diestro de un Amorebieta que esta campaña es el único equipo de la división de bronce con una plantilla 100% vasca.

"Además de humana, en el vestuario hay una gran calidad futbolística. Una clave de lo bien que nos están saliendo las cosas es que somos una familia, sí, pero también hay muy buenos futbolistas y se ve en el campo", subraya Aldalur, que vive su cuarto curso en Urritxe, donde afronta su segunda etapa. La primera tuvo lugar entre 2011 y 2013, tras salir de la Real Sociedad, club en el que creció desde niño hasta militar una temporada en el Sanse. En su primer año en un Amorebieta que debutaba en Segunda B, los entonces entrenados por Axier Intxaurraga dieron la campanada y se colaron en el play-off como cuartos. "Veo semejanzas con aquel equipo en cuanto a que el vestuario era una familia y el que salía al campo tenía claro lo que debía hacer. Este año se han quedado fuera equipos como Racing o Real Unión y aquella vez fueron el Alavés, los filiales... Codearte con ellos y superarles tiene mucho mérito, porque existe una gran diferencia de presupuesto" destaca el tolosarra, que retornó al cuadro azul en 2019 tras pasar por Lleida, Barakaldo, Leioa, Racing de Ferrol, Toledo y Burgos.

La fase de ascenso de 2012 se disputó con el formato de tres rondas a doble partido. Los zornotzarras cayeron a la primera ante la Balompédica Linense al empatar 1-1 en Urritxe y perder 2-1 en Andalucía. Aldalur fue uno de los protagonistas de la eliminatoria, al ser expulsado en la ida. "Como ahora, teníamos mucha ilusión y el disgusto fue grande. La roja la vi en el primer tiempo. Tenía 19 años y demasiado ímpetu. En ese momento pensaba que no, pero fue justa. Creo que once contra once hubiésemos ganado el partido. La expulsión condicionó mucho y tengo ganas de sacarme esa espina", reconoce el tolosarra, que está a punto de terminar la carrera de Magisterio.

En esta ocasión, los de Iñigo Vélez necesitan superar dos eliminatorias a partido único para culminar la hazaña que supondría el ascenso. "Al disputarse en sede neutral no contamos con la baza de Urritxe, donde nos sentimos muy cómodos. Pero hay que mirar el lado positivo y es cierto que con este formato estamos a dos partidos de presentarnos en Segunda, lo que sería una locura", apunta Aldalur con ambición.

noticias de deia