Athletic 0-0 Espanyol

Pírrico empate ante el colista

El Athletic, con la mente en la Copa, ofrece una imagen gris en un partido soso frente al Espanyol

02.03.2020 | 06:16
El Athletic estrelló dos balones al larguero en el encuentro de ayer ante el Espanyol.

Athletic 0

Espanyo l0

ATHLETIC: Ainhoa, Oihane Hernández (Min. 90, Cirauqui), Gimbert, Garazi Murua, Moraza (Min. 76, Eunate), Damaris, Maite Oroz (Min. 85, Valdezate), Azkona, Erika, Lucía García y Yulema Corres (Min. 72, Unzué).

ESPANYOL: Dossey, Debora García, Dulce Quintana, Vergés, Kenni, Soldevila, Alvarado, Baudet (Min. 68, Paloma), Letti, Ainhoa Marín (Min. 76, Brenda) y Raiza (Min. 60, Elena Julve) (Min. 88, Lombi).

Árbitra: González Sánchez (castellano-leonesa). Amonestó a las visitantes Vergés y Dulce y Paloma.

Incidencias: Unos 450 espectadores en Lezama.

Bilbao - Extraño partido entre el Athletic y el Espanyol, saldado con un pobre empate para las rojiblancas, que tampoco sirve de mucho a las de la Ciudad Condal, que siguen pertrechadas en el fondo de la tabla clasificatoria. Las leonas, inmersas en las semifinales de Copa y con un parón a la vista de dos semanas y media sin competición, tuvieron que hacer un verdadero esfuerzo por intentar entonarse en Lezama frente a un rival en horas bajas que, con sus cuatro jugadoras fichadas en invierno, busca reaccionar desde la cola de la tabla. Fue un encuentro gris de las de casa; quizás, sabiéndose superiores a un rival que se presentó en Lezama sin conocer aún el triunfo en liga y con solo cuatro empates en su haber. Pobre bagaje. Las jugadoras de Ángel Villacampa no tuvieron su día. Manejaron el encuentro, pero sin el criterio de otras ocasiones. Tampoco se pisó el área con verdadera insistencia. Dos largueros en cada periodo, uno de Azkona y otro de Damaris, fueron las ocasiones más destacables para las bilbainas, porque las periquitas renunciaron al ataque desde el minuto uno.

Yulema remató fuera en el primer aviso rojiblanco. Azkona a la media vuelta tampoco encontró la red. La zaga rojiblanca dio un par de concesiones. Gimbert falló en la salida de balón y Baudet se entretuvo sin pensar que tenía una gran oportunidad. Maite Oroz repartía juego. El Espanyol empezaba a estirar líneas. Era un espejismo. Un nuevo balón perdido de Gimbert no lo supo aprovechar la brasileña Raiza. Y otro excelente pase de Maite Oroz a Azkona propició que su remate se estrellara en el larguero, el posterior rebote lo cabeceó la delantera a las manos de la reciente fichaje, la guardameta norteamericana Dossey. Alvarado centró desde la derecha y Letti cabeceó para que Ainhoa tuviera que despejar a córner. Entre una nube de jugadoras remató de cabeza alto Azkona en una falta templada al área periquita.

El partido era soso y aburrido. Se jugaba sin ritmo. El balón era del Athletic pero no se movía con velocidad. El Athletic parecía estar con la mente puesta en la Copa. Moraza asistió por la banda a Lucía García y el esférico se paseó por el área sin que encontrara rematadora. Así murió la primera parte, sin goles y sin pena ni gloria.

En la segunda parte, el Espanyol salió con la intención de hacer un fortín sobre su guardameta. Aunque se le podía hacer largo el periodo a las catalanas, se parapetaron sin rubor y haciendo caso omiso a su ataque. Lucía García estuvo a punto de cazar una cesión a la portera rival y Oihane quiso sorprender con un remate con intención al primer palo. El Athletic, que en la primera parte apenas había jugado por las bandas, empezaba a inquietar por el ala izquierda. Yulema finalizó arriba tras una jugada de Moraza. Azkona entró con rapidez por la derecha y la jugada acabó con la delantera local en el suelo, el despeje de la defensa visitante golpeó en su cuerpo y el balón se estrelló en el lateral de la red, muy cerca del poste. El entrenador del Espanyol quitó a su delantera brasileña en punta y metió una jugadora ejerciendo de falsa nueve. Incomprensiblemente, le servía el empate. En defensa, el Espanyol seguía sin pasar apuros. A la media vuelta lo intentó Damaris. Villacampa cambió a Yulema Corres y dio entrada a la recuperada Unzué para jugar también sin una nueve definido. Moraza, escorada a la izquierda del ataque, lo intentó con un potente disparo, pero el esférico se marchó lamiendo el larguero. Azkona probó suerte también, a la media vuelta desde el pico del área. Ni por esas.

Pólvora mojada No había ni amago de que el marcador se moviera. Maite Oroz se inventó un balón entre líneas para Ane Azkona que rematara raro y el balón se marchó rozando el palo. Y llegó el segundo larguero. Una jugada enlazada local acabó con un misil de Damaris que se estampó en el larguero. A falta de cinco minutos Villacampa probó con Valdezate y con el juego aéreo asegurado tampoco llegó el gol. Erika botó un córner y Damaris remató de cabeza, el balón pareció tropezar en la mano de una defensa. La grada pidió pena máxima. Ni por esas.