Segunda división B

Lasesarre ve la luz

El Barakaldo se queda a tan solo un punto de la permanencia tras acabar ante el Valladolid B una racha de seis derrotas consecutivas

10.02.2020 | 06:17
Carles Marc celebra la victoria del Barakaldo ante el filial del Valladolid, que acerca a los fabriles a la salvación.

Barakaldo 3

Valladolid B 1

BARAKALDO: Rabanillo, Agirrezabala, Galán, Gándara, Julen López, Barrera, Doncel, Seguín (Min. 78, Juan Delgado), Diego Cervero (Min. 69, Carles Marc), Álamo (Min. 62, Ángel Sánchez) y Cárcaba.

VALLADOLID B: Campos, Navarro, Vilarrasa, Jaime, Alende, Mancuso (Min. 55, Fran Álvarez), Carlos Doncel, Kike, Miguel, Zalazar y Víctor (Min. 64, Uche).

Goles: 1-0: Min. 24; Diego Cervero, de penalti. 2-0: Min. 53; Julen López. 3-0: Min. 69; Doncel. 3-1: Min. 76; Zalazar.

Árbitro: López Parra, cántabro. Mostró cartulinas amarillas a Gándara y Barrera por el Barakaldo y a Navarro, Víctor y Zalazar, por el Valladolid B.

Incidencias: Un millar de espectadores en Lasesarre.

barakaldo - El Barakaldo volvió a la senda de la victoria tras derrotar por tres goles a uno al Valladolid B en Lasesarre. Una victoria que permite darse un respiro a los gualdinegros después de seis derrotas consecutivas que les han llevado a los puestos de descenso. Los de Hernán Pérez no saboreaban una victoria desde que asaltaron Lezama el pasado 14 de diciembre.

Con todo, los fabriles ofrecieron ayer sensaciones mucho mejores que en los últimos duelos. Se nota que las nuevas piezas se van engranando en la escuadra de Hernán Pérez. Diego Cervero abrió el marcador, Ángel Sánchez dispuso de minutos, Barrera y Javi Álamo fueron titulares y Seguín ofreció una actuación muy destacada. Aunque de momento, los tres puntos no son suficientes para abandonar los puestos de descenso, ahora es tan solo uno el que separa a los fabriles de la salvación. Habrá que seguir bregando para salvar la situación.

El Barakaldo dominó la mayor parte del choque, pero fue el filial vallisoletano el que dio el primer susto. El colegiado López Parra dejó sin validez un gol de Miguel por fuera de juego. Quizá espoleado por no verse por debajo en el marcador a las primeras de cambio, los locales comenzaron a generar ocasiones de peligro. Cárcaba estuvo muy cerca del primero tras una pared con Diego Cervero, pero su disparo salió a la izquierda de un Gaizka Campos que ayer se reencontraba con Lasesarre. Un cabezazo de Gándara a la salida de un córner salió por encima del larguero justo al cuarto de hora.

El Valladolid reaccionó y Zalazar, con un disparo por encima del arco, y sobre todo Carlos Doncel, que estrelló en el larguero un zapatazo desde la frontal, estuvieron cerca de hacer el primer gol. Pero serían los locales los que abrirían la lata en el minuto 24. Un penalti cometido por Mancuso al derribar a Seguín fue transformado por Diego Cervero. El delantero asturiano engañó a Campos lanzando a su derecha.

Ya en la segunda mitad, Seguín lo intentó con una falta directa que salió a córner. En el saque de esquina, Julen López cabeceó impecablemente para lograr el segundo de los gualdinegros. Un cuarto de hora después, una gran jugada de los locales por la izquierda acabó con el centro de Seguín al punto de penalti y el remate de Doncel, que sentenció con el 3-0.

Con todo a favor, resultado amplio y apenas veinte minutos por delante, los fabriles permitieron, sin embargo, que el rival de hiciera dueño de la recta final del choque. Un disparo de Víctor desde la frontal que salió rozando la cepa del poste derecho y otro de Kike que salió por encima del larguero avisaron de la reacción pucelana. Miguel lo intentó con otro disparo desde la frontal que salió a córner. En la jugada consecuente, Vilarrasa empalmó tras el rechace de la defensa fabril y el esférico le llegó a Zalazar, que cruzó el definitivo 3-1.

Varios sustos De ahí al final, los locales permitieron a los visitantes generar un sinfín de ocasiones de peligro; curiosamente, todos los intentos salieron rozando la cepa del poste derecho de Rabanillo. Un disparo de Fran desde la frontal, un centro raso de Navarro que se paseó por boca de gol sin rematador y un derechazo de Miguel intentando cruzar ante el meta. Uche, con un cabezazo que salió alto, estuvo también cerca de recortar distancias, pero el marcador ya no se movería.