La Segunda B se adentra en sus diez últimas jornadas

Arranca la cuenta atrás

La Segunda B se adentra en sus diez últimas jornadas con un atracón, un derbi Bilbao Athletic-Arenas y un encuentro clave para el Barakaldo

08.02.2020 | 21:13
Aitor Ramos intenta controlar un balón ante la presión de los rivales barakaldarras.

La Segunda B se adentra en sus diez últimas jornadas con un atracón, un derbi Bilbao Athletic-Arenas y un encuentro clave para el Barakaldo

bilbao - Este fin de semana se disputa la vigésimo novena jornada de Segunda B. Dicho de otra forma, ya solo restan diez citas para la conclusión del calendario. La cuenta atrás arranca hoy con un atracón de fútbol vizcaino, ya que los cuatro partidos del grupo II adelantados a esta tarde contarán con presencia de equipos del territorio: a las 16.00 Amorebieta-Logroñés y a las 17.00 Leioa-Oviedo B, Vitoria-Gernika y Sporting B-Cultural. El derbi Bilbao Athletic-Arenas se hará esperar hasta las 11.30 horas de mañana, cuando el Barakaldo, a las 17.00, tendrá la oportunidad de eliminar de la batalla por el play-off al Langreo.

El empacho de fútbol de bronce de esta tarde lo inaugurarán en Urritxe dos conjuntos en forma. De hecho, solo el líder Racing ha sacado mayor rendimiento a lo que va de segunda vuelta que Amorebieta y Logroñés. Los de Iñigo Vélez, que han logrado un colchón de siete puntos sobre el descenso, buscarán encadenar su décima semana seguida sin perder frente a un rival que encaja menos de 0,5 goles por partido. La última víctima de los zornotzarras, el Oviedo B, visita hoy Sarriena, donde volverá a rodar el cuero después de que el Leioa haya protagonizado dos salidas consecutivas. Los de Jon Ander Lambea, que acumulan siete jornadas sin ganar, pelearán por una victoria que les permita seguir optando a cotas ambiciosas. Antes de medirse a un rival situado justo una casilla por encima en la tabla, su desventaja respecto al play-off es de ocho puntos.

En su lucha semanal por conseguir la permanencia, a Gernika y Cultural les toca desplazarse. El viaje será más corto para unos forales que, situados en el puesto de play-out, afrontan un duelo clave. Y es que se enfrentarán a un Vitoria ubicado en la zona roja, tres puntos por debajo de los de Urtzi Arrondo, y que ya logró asaltar Urbieta en la primera vuelta. Después de obtener su primer triunfo de 2019 hace una semana ante el Langreo, los durangarras tratarán de noquear a otro asturiano, un Sporting B que es el peor equipo de la segunda vuelta, en la que aún no ha ganado. Los de Igor Núñez, colistas, intentarán estirar el bache del rival y recortar su distancia de 11 puntos con la zona tranquila.

La jornada se reanudará mañana con el derbi de Lezama, donde se verán las caras el Bilbao Athletic, noveno con 39 puntos, y el Arenas, décimo con 35. Los de Solabarrieta, tras sus dos últimas igualadas, contra el Sanse en casa y ante el Mirandés fuera, han alterado la dinámica a la que se habían abonado desde que Garitano ascendió al primer equipo: ganar como locales y caer a domicilio. Con la baja del central Vivian por sanción, los cachorros, situados once puntos por encima del descenso y nueve por debajo del play-off, tendrán enfrente a un equipo getxotarra que viene de vencer al Real Unión en un encuentro clave para alejar el peligro. Tras padecer un bache de resultados, los de Jabi Luaces vuelven a ir a más y quieren reengancharse a la batalla por las plazas coperas, objetivo marcado por el club al comienzo de curso.

Ya por la tarde, el Barakaldo tratará de resarcirse de lo ocurrido el domingo, cuando el Vitoria se llevó un empate de Lasesarre pese a que en el 88 perdía 2-0. Visitará Asturias para medirse a uno de los rivales que acechan la anhelada cuarta plaza que ostentan los de Larrazabal, que pueden dar un golpe en la mesa en la lucha por el play-off. No será sencillo, dado que el Langreo ha vencido sus seis últimos partidos en casa. Salvo contra el Racing, todos con portería a cero. Los asturianos ocupan la sexta plaza, a seis puntos de los aurinegros, que vencieron el duelo de la primera vuelta. Por tanto, un triunfo vizcaino propiciaría una distancia casi definitiva a estas alturas del calendario.