Boxeo

Jon Fernández, un instructor de boxeo en tu casa

El bilbaino, que cumple cinco años de su debut, emite entrenamientos para amenizar el aislamiento: "Hay que hacer ejercicio, sobre todo, para estar mejor mentalmente"

28.03.2020 | 00:25
El bilbaino Jon Fernández durante su último combate, frente a Arístides Pérez. Foto: Oskar González

Para Jon Fernández (26-VIII-1995, Bilbao) este año se presentaba esperanzador. En 2020, el actual campeón de la Unión Europea y también poseedor del título Latino del Consejo Mundial de Boxeo, así como campeón mundial júnior en 2016, entre otros logros, buscaba recuperar terreno perdido. "Parecía que 2020 iba a ser mi año", lamenta. Y es que Jonfer venía de recuperarse de un problema estomacal que le dejó prácticamente seis meses sin poder pelear. De eso, hace ahora justo un año, recuerda, como no olvida que ayer se cumplieron cinco años de su debut profesional, lo que celebró proponiendo un sorteo de prendas que se realizará mañana.

Tras el parón por los problemas físicos, El rey de la tarima había proseguido su escalada boxística con cuatro combates que le reportaron los dos cinturones que ahora luce. Si bien, en 2020 solo ha subido una vez al cuadrilátero: el pasado 8 de febrero, victoria frente a Arístides Pérez en el primer asalto. Después contemplaba dos peleas con la intención de que alguna de ellas fuera en Estados Unidos, donde ya ha protagonizado cuatros de sus 22 combates en el boxeo profesional, en el que amasa 21 victorias –18 por K.O.– y solamente una derrota.

Sin embargo, estos planes se han visto truncados por la pandemia de coronavirus, que ha cambiado la vida del planeta. "Al final, no habrá ni una pelea ni la otra. Tenía muchas ganas de seguir escalando, pero lo importante ahora es la salud", explica Jonfer, con madurez, con el trabajo que hay detrás de la fachada de un deportista, porque es consciente de que la ansiedad, las prisas por querer progresar, no son buenas compañeras.

"He trabajado mucho para este tipo de situaciones, trabajo para cultivar la paciencia, porque es algo que me cuesta. Gracias a ello, lo llevo mejor. No hay otra opción", apunta, consciente de que al tiempo de aislamiento se sumará después un periodo de preparación que, por sí mismo, puede durar dos meses, a los que habría que añadir el trabajo de encontrar oponentes. "No será nada sencillo; muchos de mis rivales son extranjeros, de lugares donde el confinamiento ha comenzado más tarde", explica.

Mientras tanto, "como todo el mundo", dice, trata de sobrellevar el aislamiento de la mejor manera que puede. "Está siendo duro. Hay días que tienes más energía que otros. Ya pesa un poco el estar en casa", admite, si bien se proyecta como alguien casero. "Generalmente entre semana, aunque ya no sé ni en qué día vivo, mi vida es salir de casa para ir entrenar y luego regresar a casa. Tampoco es que esté por la calle todo el día, pero es cierto que ahora encima empieza a salir el sol y te entran aún más ganas de salir. Aunque es verdad que cuando he salido al supermercado da un poco de miedo, porque ves a todo el mundo con mascarillas, y da respeto. Pero bueno, intento llevarlo lo mejor posible y, sobre todo, con mucha calma, con paciencia", apostilla.

Una manera de amenizar el encierro es socializar. Jonfer aprovecha sus entrenamientos enclaustrados para publicarlos en las redes sociales. "Hago vídeos y directos para entretener a la gente, y también para entretenerme yo", dice. "Interactuar está bien. Subo vídeos para que la gente tenga ideas, porque en casa la gente no dispone de máquinas o material, como gomas o balones medicinales, pero con imaginación, con un cartón de leche o una garrafa, se puede hacer ejercicio. Luego, también hay personas que tienen preguntas sobre ti o sobre el boxeo. Es algo positivo", relata. Es su bálsamo y el de otros muchos que tienen la fortuna de gozar del altruismo de este destacado y a la vez comprometido boxeador.

Las sesiones de entrenamiento del púgil etxebarritarra están siendo de dos horas diarias: una dedicada a actividad de cardio y la otra para fortalecer. "Tengo la suerte de que me pude hacer con una bicicleta de spinning y de que tengo mancuernas para, al menos, perder lo menos posible. No es un entrenamiento a nuestro nivel, pero hay que hacer ejercicio para tratar de mantener el tono físico y, sobre todo, para segregar dopamina para estar mejor mentalmente, porque está siendo duro para todos, pero, por ejemplo, para la gente que tiene críos pequeños este encierro debe estar siendo muy complicado", recuerda.

En esos vídeos se puede ver a un compañero recién llegado a casa. Un cachorro que se está saltando el proceso educativo sobre dónde hacer sus necesidades o cómo relacionarse con otros perros. "No puedo enseñarle, pero hace mucha compañía", dice Jon. Su nuevo inquilino, Pumba, es un estímulo para ocupar la mente, para lo que también recurre a series, como Élite –"la tercera temporada la vi en un día", confiesa–, o películas, como El hoyo, la cual "refleja muy bien lo que está pasando: que acostumbramos a mirar por nosotros mismos y hasta que no suceden desgracias así, no nos ponemos en el lugar del otro". Y es que, desde su ventana al mundo, Jonfer aprovecha para clamar por la responsabilidad social. "Aún veo a mucha gente por la calle. Hay que hacer un esfuerzo para volver a la normalidad cuanto antes. Debemos ser responsables, más que por el peligro hacia uno mismo, por el que se hace correr a los demás", proclama.

'Jonfer' se ha visto obligado a renunciar a pelear por estas fechas en Estados Unidos, pero "lo importante ahora es la salud", subraya

"Hago vídeos para entretener a la gente, para que tenga ideas para entrenar, y estar mejor mentalmente, porque está siendo duro para todos"