Líderes mundiales instan a ir "más allá" en el compromiso medioambiental

Tras la bienvenida oficial del primer ministro británico Boris Johnson, se suceden las primeras intervenciones cargadas de declaraciones de intenciones y emplazamientos a redoblar esfuerzos. Los países en desarrollo alzan la voz para pedir que los desarrollados asuman su responsabilidad

01.11.2021 | 18:32
El presidente de EEUU, Joe Biden, en su intervención ante la COP26

La Cumbre de Glasgow vive hoy la que podría decirse que es su jornada de carácter más político con las intervenciones de los distintos líderes mundiales. La jornada se ha abierto con la bienvenida oficial brindada por el primer ministro británico Boris Johnson pidiendo "creatividad, imaginación y voluntad para cambiar irrefutablemente el rumbo del planeta" y la intervención del secretario general de Naciones Unidas, Antonio Guterres, instando a los países a revisar sus políticas climáticas hasta conseguir rebajar las previsiones de calentamiento global.

"ESTA ES LA DÉCADA QUE DETERMINARÁ LAS PRÓXIMAS GENERACIONES"

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, pidió este lunes que la cumbre del clima COP26 de Glasgow (Reino Unido) sea "el punto de partida de una década de ambición e innovación" para combatir la "amenaza existencial" del cambio climático.

"Esta es la década que determinará las próximas generaciones. Es la década decisiva en la que tenemos la oportunidad de demostrarnos que podemos mantener el objetivo de (limitar el calentamiento a) 1,5 grados", dijo en su intervención ante la conferencia.

El estadounidense hizo hincapié en que el cambio climático "no es algo hipotético", sino que afecta ya a las vidas de muchas personas cada día, también en su propio país, en forma de incendios descontrolados, inundaciones o sequías. "Ninguno de nosotros puede escapar a lo peor de lo que está por venir si no conseguimos aprovechar este momento", subrayó en su discurso.

Tras desgranar los compromisos adoptados por su Gobierno en los últimos meses, anunció que a lo largo de la cumbre Estados Unidos lanzará nuevas iniciativas, en campos como la agricultura, los combustibles fósiles o la lucha contra la deforestación.

Ha anunciado su propuesta de destinar desde 2024 un total de 3.000 millones de dólares anuales a la financiación de países vulnerables para ayudarles a adaptarse al incremento del nivel del mar, a las sequías, las inundaciones y otras consecuencias del calentamiento global.

Esta financiación podría ser parte de los 11.400 millones de dólares que Biden ya ha prometido para la financiación climática anual en 2024, pero que está pendiente de la aprobación anual del Congreso. En todo caso, es la primera vez que pone un precio al esfuerzo de adaptación, que es crítico en particular para los Estados insulares y otros países vulnerables, según analiza Bloomberg.

Para Biden, la reciente escalada de los precios de la energía no hace sino demostrar la necesidad de actuar y avanzar en el desarrollo de las renovables.

También quiso presentar como una "increíble oportunidad" para todos los países la evolución hacia una economía verde, algo que es "un imperativo moral, pero también un imperativo económico" gracias a la creación de nuevos empleos en diferentes sectores.

Biden instó a los países ricos a incrementar su apoyo financiero a los países en desarrollo: "Los responsables de la deforestación tenemos una enorme responsabilidad hacia ellos".

"Ya no hay tiempo para rezagarse o pelear entre nosotros" ante la "amenaza existencial" que supone la crisis climática", añadió.

"Hagamos de este el momento en que respondemos a la llamada de la historia", remachó el presidente estadounidense, que permanecerá en Glasgow dos días tras haber participado el pasado fin de semana en la cumbre del G20 en Roma.

Ante la COP26 Biden ha asegurado que "Estados Unidos demostrará al mundo que no solo ha vuelto a la mesa de negociación, sino que ojalá lidere con el ejemplo". "Sé que no ha sido el caso y por eso mi administración está trabajando de manera extraordinaria para mostrar que nuestro compromiso con la acción climática es acción, no palabras".

LA PROMESA DEL ESTADO ESPAÑOL: DESTINAR 1.350 MILLONES DE EUROS DESDE 2025 AL FONDO DEL CLIMA

El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, anunció este lunes ante la COP26 el compromiso de aumentar un 50 por ciento su aportación al Fondo Verde del Clima hasta llegar a los 1.350 millones de euros anuales a partir de 2025 (más de 1.560 millones de dólares al cambio actual) .

Este fondo se nutre de aportaciones a los países en desarrollo por parte de los más industrializados para ayudarles a adoptar medidas que favorezcan la lucha contra el cambio climático, y el compromiso de la comunidad internacional es destinar anualmente a ese objetivo 100.000 millones de dólares (algo más de 86.000 millones de euros).

Sánchez fue el primero de los líderes asistentes a la cumbre en intervenir ante el plenario tras la sesión inaugural de este evento y lanzó un mensaje a la comunidad internacional pidiendo más ambición para lograr las metas frente al cambio climático.

Elevar la ambición dijo que supone respaldar objetivos con recursos y, por ello, consideró que el cumplimiento de los 100.000 millones de dólares anuales será una de las "pruebas de fuego" de la COP26.

"España hará de su parte. Nos comprometemos a aumentar la financiación climática para llegar en 2025 con un incremento de un 50 por ciento respecto de nuestro compromiso actual", indicó Sánchez.

Un compromiso que, explicó, conlleva alcanzar los 1.350 millones de euros anuales a partir de ese año.

De la misma forma, tal y como recordó también en la cumbre del G20 celebrada en Roma este fin de semana, subrayó que el Estado español destinará el 20 por ciento de sus derechos especiales de giro a países vulnerables.

Eso implica, según señaló el presidente del Gobierno español, que se destinará por esta vía un mínimo de 350 millones de euros (unos 405 millones de dólares).

MERKEL INSTA A REDUCIR MÁS LAS EMISIONES PARA LLEGAR A "DONDE HAY QUE ESTAR"

La canciller alemana, Angela Merkel, instó a los países a elevar sus objetivos de reducción de emisiones porque el ritmo actual no permite llegar "a donde hay que estar", en su discurso en la jornada inaugural de la COP26 en Glasgow.

Merkel mostró su esperanza en que esta cumbre, que se celebra hasta el 12 de noviembre, acabe con metas más ambiciosas de "cómo ha empezado" y señaló que será importante también acordar mecanismos para medir los progresos de cada Estado.

"Debemos y podemos implementar el Acuerdo de París" de 2015, en el que los jefes de Estado y de Gobierno se comprometieron a tratar de limitar a 1,5 grados celcius el calentamiento del planeta este siglo, afirmó.

La política germana dijo que los países ricos "tienen especial responsabilidad" en liderar el recorte de gases nocivos y deben cumplir su promesa de aportar 100.000 millones de dólares anuales a los países en desarrollo para que combatan el cambio climático, lo que se alcanzará, "tarde", en 2023.

Merkel reafirmó el compromiso de Alemania de alcanzar un cero neto de emisiones en 2045 y rebajarlas en un 65 % sobre el nivel de la década de 1990 para 2030, así como incrementar de 4 a 6 millones de euros su aportación anual al fondo para los países pobres en 2025.

La canciller recordó que tuvo el privilegio de asistir, como ministra de Medioambiente, a la primera cumbre del clima de la ONU en 1995 y constató que esta será la última, al menos como jefa de Gobierno, puesto que dejará el cargo después de 16 años.

ITALIA PIDE QUE LA CUMBRE VAYA MÁS ALLÁ DE LO ACORDADO POR EL G-20

El jefe del Gobierno italiano, Mario Draghi, instó hoy a los 120 líderes mundiales reunidos en Glasgow (Reino Unido) en la cumbre del clima de la ONU a "ir más lejos " de los compromisos adquiridos por los países del G20 en su reunión de Roma del pasado fin de semana.

"Aquí en la COP26 debemos ir más lejos de lo que lo hicimos en el G20. Necesitamos acelerar nuestro compromiso para mantener el alza de las temperaturas por debajo de 1,5 grados", dijo el responsable italiano, cuyo país organiza, en asociación con el Reino Unido, esta conferencia.

"Necesitamos construir sobre lo acordado en el G20 y actuar más rápido y más decididamente", indicó.

Para el antiguo responsable del Banco Central Europeo, ahora "hay que usar los recursos" puestos a disposición por el sector privado y "encontrar una forma inteligente para gastarlos.

"Necesitamos, ante todo y sobre todo, que todos los bancos multilaterales de desarrollo puedan hacer que todo este dinero se use por una buena causa", señaló.

Recordó las palabras del primer ministro británico, Boris Johnson, de que "el dinero no es una preocupación si queremos usarlo bien".

"Esta COP26 deber ser el comienzo de un nuevo impulso, un salto enorme en nuestra lucha contra el cambio climático", añadió.

MACRON PIDE VERIFICAR QUE EL DINERO DE LOS PAÍSES RICOS LLEGA A LOS POBRES

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, reclamó que la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) se encargue de verificar anualmente que las transferencias financieras de los Estados ricos efectivamente lleguen a los países en desarrollo para hacer frente al cambio climático.

"Los países de África, del Pacífico, del Caribe y de América Latina y Sudamérica que más lo necesitan no son los que reciben más de esa financiación, lo sabemos", denunció Macron en su intervención en la cumbre de líderes de la COP26 en la ciudad escocesa de Glasgow.

El jefe del Estado francés señaló que "la OCDE debe seguir y hacer cada año un informe en plena transparencia de la utilización de esos 100.000 millones de dólares" (más de 86.000 millones de euros al cambio actual) que los Estados más desarrollados se comprometieron a aportar cada año a los países con menos ingresos entre 2020 y 2025 para la acción contra el cambio climático.

Sin entrar en el destino de esos fondos, la OCDE publicó recientemente un informe en el que señalaba que en 2020 sólo se había llegado a 79.600 millones de dólares (unos 68.700 millones de euros) y, con los compromisos actuales, no se espera que esa brecha se cierre hasta 2023.

"Los países más pobres en África, en el Pacífico, en el Caribe viven hoy las primeras consecuencias del cambio climático", agregó Macron, quien señaló que "Francia y la Unión Europea están al nivel de sus compromisos, e incluso un poco más arriba" y subrayó la importancia de la "confianza y la transparencia".

El presidente francés señaló que "la clave" de la COP26 es también "que los grandes emisores cuyas estrategias nacionales no corresponden a nuestro objetivo de 1,5 grados realcen sus ambiciones en los próximos quince días". Recordó que los tres ejes esenciales del Acuerdo de París de 2015 fueron "la ambición, la solidaridad y la confianza".

"Sabemos que nuestro objetivo es 1,5 ºC para final de siglo", pero el mundo avanza hacia los 2,7 ºC a final de siglo respecto a los valores preindustriales y los anuncios en vísperas de la COP "comienzan a reducir esa brecha", pero no a cerrarla.

Elevar los compromisos "acelerando" para reducir emisiones de CO2 en 2030 "es la única forma de hacer creíble (la meta de) los 1,5 grados", añadió.

LA UE PIDE GRAVAR EL CO2 PORQUE "LA NATURALEZA NO PUEDE PAGAR MÁS ESE PRECIO"

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, pidió a la comunidad internacional en la COP26 que se graven las emisiones de CO2 porque "la naturaleza no puede pagar más ese precio".

"Poned un precio al carbono, la naturaleza no puede pagar más ese precio", declaró Von der Leyen en la cumbre de líderes de la conferencia de la ONU sobre el cambio climático que se celebra en la ciudad británica de Glasgow.

La Unión Europea (UE) cuenta desde 2005 con un mercado de comercio de emisiones de CO2, el llamado ETS, donde se gravan las emisiones de dióxido de carbono de 11.000 plantas de consumo intensivo de energía.

La Comisión Europea ha propuesto ampliar esa plataforma a otros sectores como la climatización de los edificios y el transporte por carretera y baraja implementar un mecanismo de ajuste de carbono en frontera que grave ciertos productos que entren en el mercado europeo.

"Todos aquí en la COP26 queremos estar en el lado bueno de la historia", agregó Von der Leyen, quien llamó a respetar el límite de 1,5 ºC de alza de temperaturas a final de siglo respecto a los valores preindustriales.

Para ello es necesario acelerar el recorte de emisiones esta misma década porque "nos estamos quedando sin tiempo", dijo la presidenta del Ejecutivo comunitario, quien recordó que la UE reducirá sus emisiones en un 55 % en 2030 respecto a 1990.

"Cero emisiones para 2050 está bien, pero no es suficiente. Necesitamos acción real en esta década", agregó la política alemana, quien dijo que es posible frenar el cambio climático porque "está originado por el ser humano".

El presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, por su parte, señaló: "Somos nosotros, la especie humana, los que hemos provocado este cambio climático que amenaza nuestro futuro y el de las generaciones futuras, y le corresponde a la especie humana pararla". Pidió para ello "cambiar radicalmente nuestro paradigma para nuestra prosperidad" y para el modelo de cooperación internacional.

Recordó que la UE ha contribuido en 2020 con 23.390 millones de euros (unos 27.100 millones de dólares al cambio actual) a la financiación de la lucha contra la crisis climática en los países pobres y llamó al resto de las economías desarrolladas a "seguir ese ejemplo".

DENUNCIAN EL "COLONIALISMO DEL CARBONO" DE LOS PAÍSES DESARROLLADOS Y EXIGEN COMPENSACIONES

El presidente de Bolivia, Luis Arce, llamó este lunes en la apertura de la cumbre COP26 a que los países desarrollados asuman su "responsabilidad" en la crisis climática y denunció lo que calificó de "colonialismo del carbono".

"Percibimos que los países desarrollados están simplemente ganando tiempo, sin ningún sentido de responsabilidad con la humanidad y la madre tierra. Su credibilidad está en riesgo". El presidente boliviano sostuvo que los discursos donde los Estados más ricos "aparecen como los campeones de la lucha contra la crisis climática" están "lejos de la verdad".

"Si los países desarrollados quieren liderar la lucha contra la crisis climática tienen que promover una distribución del espacio atmosférico basada en la equidad, con responsabilidades comunes, pero diferenciadas" y que tenga en cuenta las "responsabilidades históricas" de cada país.

El presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, exigió este lunes a los líderes mundiales reunidos en la cumbre del clima COP26 "la compensación ambiental que prometió la comunidad internacional" ante los fenómenos meteorológicos extremos potenciados por el cambio climático, como los huracanes Eta e Iota, que el pasado año "provocaron la pérdida del 9,2 % delPIB del país.

"En mi país, desde 1970 hasta 2020 ha habido 82 desastres naturales, de los cuales 67 estaban relacionados con el cambio climático, según la Comisión Económica para América Latina (CEPAL) de la ONU", dijo el presidente hondureño durante su intervención en el encuentro de líderes mundiales que representa el segmento de alto nivel de la Conferencia de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático de 2021.

Según este organismo, agregó Hernández, "estas catástrofes nos dejan un fuerte impacto económico" que en medio siglo han provocado "la pérdida de casi 6.000 millones de dólares (cerca de 5.200 millones de euros al cambio actual), 22.000 muertos, 11.000 desaparecidos y millones de familias desplazadas".

BRASIL PROMETE REDUCIR EN UN 50% SUS EMISIONES DE GASES EN 2030 Y EL ANUNCIO ES TACHADO DE "MAQUILLAJE"

El ministro de Medioambiente de Brasil, Joaquim Leite, ha anunciado este lunes la meta climática "más ambiciosa" del Gobierno del presidente, Jair Bolsonaro, reducir en un 50 por ciento las emisiones de gases de efecto invernadero para 2030 y la neutralidad del carbono para 2050.

No obstante, dicha promesa no ha venido acompañada de cómo las autoridades brasileñas pretenden llegar hasta ella, si bien sigue la misma base de cálculo que en la última actualización de diciembre de 2020, con la que seguiría emitiendo más gases de los que prometió en el Acuerdo de París, o bien una más actualizada, que en el mejor de los casos alcanzaría aquel propósito de 2015.

Este supuesto maquillaje que estaría aplicando Bolsonaro en materia medioambiental ha venido acompañado de un anuncio que no es nuevo, el intentar alcanzar la neutralidad del carbono para 2050, algo a lo que ya se comprometió el pasado mes de abril en la cumbre del clima organizada por la Casa Blanca.

Entre las promesas del Estado brasileño lanzadas en esta cumbre del clima también están la reducción en hasta un 15 por ciento de la deforestación antes de 2023 y acabar con la tala ilegal de los territorios protegidos en 2028, así como lograr que para 2030, el país funcione con al menos un 45 por ciento de energías renovables.

LA INDIA SE COMPROMETE A ALCANZAR LAS CERO EMISIONES NETAS EN 2070

El primer ministro indio, Narendra Modi, se comprometió este lunes en la cumbre del clima COP26 a que su país alcance el nivel de cero emisiones netas de carbono en 2070, dos décadas después de lo que pide la ONU.

Esta es la primera ocasión en la que la India, un país con cerca de 1.400 millones de habitantes y tercer país mayor emisor de gases tras China y Estados Unidos, se marca un plazo para la neutralidad de carbono, aunque su meta se sitúa veinte años por detrás del objetivo general de la cumbre, que apuesta por avanzar la reducción a 2050.

El mandatario afirmó que esos objetivos son una "contribución sin precedentes por parte de la India en las acciones climáticas" y advirtió de que los países ricos deben responder a su anuncio con un mayor impulso a las ayudas financieras.

"La India espera que los países desarrollados hagan que esté disponible un billón de dólares (860.000 millones de euros) en forma de financiación climática tan pronto como sea posible", detalló el mandatario.

CHINA PIDE MÁS AYUDAS A PAÍSES EN DESARROLLO SIN AVANZAR NUEVOS COMPROMISOS

El presidente de China (principal emisor de gases del mundo), Xi Jinping, remitió este lunes una declaración escrita a la cumbre del clima COP26 en la que defiende más ayudas para que los países en desarrollo hagan frente a la crisis medioambiental, sin avanzar nuevos compromisos concretos por parte de su Gobierno.

"Los países desarrollados no solo deben hacer más esfuerzos por sí mismos, sino que también deben brindar apoyo a los países en desarrollo", indicó el mandatario, que no ha salido de China desde principios de 2020 debido a la pandemia de coronavirus.

El presidente chino expresó su confianza en el "multilateralismo" como la "receta correcta" para hacer frente a grandes retos globales como el cambio climático y subrayó que el Acuerdo de París de 2015 ha proporcionado una base jurídica "fundamental en la cooperación internacional" contra el calentamiento.

"Es necesario aprovechar las innovaciones de la ciencia y la tecnología para fomentar la transformación", dijo el líder el gigante asiático, que apuesta por "actualizar" el sector energético, la "estructura industrial" y el "patrón de consumo".

Apuesta por promover "un sistema económico basado en un desarrollo verde, circular y bajo en carbono", así frenar "el desarrollo irracional de proyectos de uso intensivo de energías y altas emisiones".

También subraya que hará "un gran esfuerzo" para "planificar y construir grandes centrales eólicas y fotovoltaicas" y que está trabajando en planes para "sectores clave" como el "carbón, la electricidad, el hierro y el acero".

noticias de deia