La cerámica se reivindica como arte en las Juntas Generales de Bizkaia

La sala de exposiciones de la Cámara vizcaina acogerá una colección de piezas escultóricas hasta el 16 de julio

06.07.2021 | 14:04
Los alumnos y alumnas que han impulsado Artekan, una colección de piezas de cerámica

Artekan, en la fisura, en la grieta, en la hendidura estrecha. Artekan, ese es el título de la muestra de la colección de obras cerámicas que albergará hasta el día 16 de julio la sala de exposiciones de las Juntas Generales de Bizkaia. Se trata de una obra colectiva creada por las manos de 14 alumnos y alumnas que cursan el Máster en Cerámica: Arte y Función, de la Facultad de Bellas Artes de la Universidad del País Vasco (UPV/EHU). Artekan, porque, según han explicado, debemos imaginar la cerámica entre dos mundos, el del arte y el de la funcionalidad del material desde tiempos prehistóricos.

Las Juntas vizcainas, por medio de su presidenta, Ana Otadui han reivindicado "la expresividad y la peculiaridad del material, la cerámica", pues es "evidente" que como vía de expresión artística va "más allá" del uso doméstico o decorativo. "Cada año esta muestra nos sorprende con una gran creatividad y con obras totalmente diferentes", ha señalado Otadui. He ahí la riqueza del material cerámico, en este caso, a través de una serie de piezas escultóricas.

LAS PROTAGONISTAS


La mayoría de los protagonistas han estado presentes en la inauguración de la exposición, visiblemente emocionados. Se trata de Ainhoa Arzallus, Alex Ruiz, Antonio López, Carmen Piñón, Celia Martínez, Edu Valls, Eguzkiñe Egaña, Eva Kareaga, Garazi R. Itza, Ismael Buenaga, Naiara Otaegi, Nerea Castaño, Paula Huarte y Tamara Sadia. El trabajo ha sido coordinado por Carmen Marín, responsable del posgrado y comisaria de la colección: "Ha sido un año muy especial. El empeño que han demostrado nuestros estudiantes es muy significativo. Hicieron la apuesta y aquí están. Esto es solo un ejemplo, una muestra que identifica todo su trabajo. Una exposición que dice: aquí estamos".


"Estamos muy emocionados y al mismo tiempo, muy orgullosos. Lo hemos dado todo para hacer una exposición muy contundente y muy diversa", ha comentado Edu Valls. Su compañera, la artista Garazi R. Itza, ha añadido: "Y heterogénea. Cada uno ofrece su punto de vista. Unos defienden su obra desde la artesanía, otros desde el diseño. Pero a la vez, esta exposición es un conjunto".

Los artistas han compuesto todo un alegato por la nobleza de la cerámica, "un material minusvalorado en la historia". Con barro, técnica y específicamente gres refractario, Itza creó una vidriera con azulejos "más allá de las formas cuadradas". Un mural que mide 2 metros por 2 metros 30 centímetros. En la sala de las Juntas se puede disfrutar de una pequeña parte, lo que para Itza ha supuesto "un reto". Lleva el título de Mugetatik haratago (Más allá de las fronteras).

Valls, sin embargo, ha apostado por Death Drop. Turn, turn, turn, turn, stop and Death drop!, una obra que mezcla el barro blanco (vitogres), clavos metálicos y medias de rejilla. "El Death Drop es un paso de baile de la cultura homosexual. Quería hablar de la relación entre objeto y cuerpo. También de cómo se altera la relación cuando cambia la composición", ha explicado el artista.

La exposición estará abierta al público de forma gratuita los próximos diez días, en horario de 8.00 a 20.00 horas, de lunes a viernes. "Agradecemos estar aquí de nuevo, en el centro de la ciudad, de la mano de las Juntas Generales de Bizkaia, para llegar a más gente", ha concluido la comisaria, Carmen Marín.

noticias de deia