Concierto de Año Nuevo: música y aplausos en una sala vacía

Las restricciones sanitarias en Austria impiden que mañana haya público en el Musikverein

31.12.2020 | 01:05
Una imagen del tradicional Concierto de Año Nuevo de la Orquesta Filarmónica de Viena dirigida por el maestro italiano Riccardo Muti en en una pasada edición.

La música da esperanza y eso es lo que quiere transmitir el Concierto de Año Nuevo con su optimista música de la saga de los Strauss: después de un 2020 aciago, 2021 comienza a ritmo de vals y cargado de buenas promesas. Pero la pandemia impone limitaciones: la música resonará mañana en un auditorio vacío, ya que las restricciones sanitarias en Austria, en pleno tercer confinamiento, impiden que haya público en la Sala Dorada del Musikverein.

No habrá público, pero sí aplausos. Gracias a un programa informático, la orquesta podrá escuchar en unos altavoces las ovaciones y el agradecimiento de algunos miles de espectadores que seguirán el recital desde casa.

Esta edición del tradicional Concierto de Año Nuevo, la número 81, estará dirigida por el maestro italiano Riccardo Muti, lo que lo convertirá en la batuta viva que más veces ha dirigido el recital. El maestro italiano solo está ya por detrás de leyendas de la Filarmónica como Clemens Krauss, Willi Boskovsky y Lorin Maazel.

"Tocaremos este año dando un mensaje de esperanza. Tenemos que tener esperanza", aseguró Muti durante una rueda de prensa para explicar los detalles del concierto más visto del planeta. Para Muti, un Musikverein sin música el 1 de enero hubiera sido "como una tumba". Por eso, aunque se llegó a plantear suspender el concierto, siempre se apostó por celebrarlo para lanzar al mundo un mensaje de esperanza, destacó el napolitano.

El director, que el año que viene cumple 80 años y cincuenta de relación con la Filarmónica, reivindicó la música como nexo de unión entre los ciudadanos europeos. "Los músicos han unido más a Europa que los políticos", aseguró el director, quien hizo alusión al poder de la música para emocionar más allá de idiomas y fronteras.

En la misma línea, el presidente de la Filarmónica de Viena, Daniel Froschauer, sostuvo que cancelar el concierto hubiera enviado "un mensaje horrible" a un mundo necesitado de nuevas ilusiones. Por el contrario, celebrar el recital "será una señal positiva y de esperanza" para el resto del mundo, subrayó el violinista. "Nos sentimos muy afortunados, y muy responsables con el privilegio", explicó Froschauer, recordando a otros músicos que ni siquiera saben cuándo podrán volver a tocar.

Por eso, los organizadores y los intérpretes cumplirán con unas medidas de seguridad muy estrictas para participar en el evento: para entrar en el Musikverein es necesario hacerse una prueba de covid todos los días, y aún así es obligatorio usar una mascarilla FFP2 fuera del escenario.

Sin palmas
 

La radiotelevisión pública austríaca ORF ofrecerá la emisión en directo a noventa países con un gran despliegue técnico para garantizar la mayor calidad de sonido posible. Se calcula que decenas de millones de personas seguirán el concierto en directo, así que, si bien para los músicos será un año muy diferente por la ausencia de público, para quienes comiencen el año a ritmo de vals frente a la televisión puede ser una experiencia similar a la de siempre.

La ausencia de público en la sala impedirá que Muti dirija las palmas con las que tradicionalmente se acompaña la legendaria Marcha Radetzky, que marca el fin de fiesta. Por desgracia, la tecnología no ha podido solucionar ese vacío. Los veinte segundos de retraso desde que alrededor de 7.000 personas graban sus aplausos desde su casa y su emisión en el auditorio hacen imposible que la famosa pieza de Johann Strauss suene como tiene por costumbre.

"Por primera vez escucharemos la Marcha Radeztky tal y como está escrita", bromeó Muti en alusión a que en las partituras de Strauss no aparece ese acompañamiento. Los aplausos del público sí sonarán al término de la primera mitad y al finalizar la famosa marcha para cerrar un Concierto de Año Nuevo diferente, en el que podrán participar personas de todo el mundo.

Concierto 2021

Siete primicias entre las 15 obras

Director. Riccardo Muti es el director vivo que más veces habrá llevado la batuta del evento. Su relación con la Filarmónica de Viena se remonta a 1971.

Programa. Marcha de la opereta Fatinitza, de Franz von Suppé. Ondas sonoras y Niko Polka, de Johann Strauss hijo. ¡Sin preocupaciones!, de Josef Strauss. Lámparas de minero, de Carl Zeller. Vive la vida, de Carl Millöcker. Obertura de Poeta y campesino, de Von Suppé. Muchachas de Baden, de Karl Komzák. Margherita, de Josef Strauss, con el Ballet Estatal de Viena. Veneciano, de Johann Strauss padre. Voces de primavera, de Johann Strauss hijo. En los bosques de Krapfen, de Johann Strauss hijo. Nuevas melodías, de Johann Strauss hijo. Vals del Emperador, de Johann Strauss hijo. Fogoso en el amor y la danza, de Johann Strauss hijo. Danubio Azul, de Johann Strauss hijo, y la Marcha Radetzky, de Johann Strauss padre.

noticias de deia