Belako: "No vamos a ir de víctimas, dentro de la cultura hay gente que lo está pasando peor"

El cuarto disco de la banda vizcaina vio la luz el pasado mes de agosto

24.12.2020 | 10:28
Belako actúa con el El Columpio Asesino este viernes en el Navarra Arena

Cuando Belako daba forma a su último trabajo, Plastic Drama (2020), no imaginaban lo vigente que sería su mensaje en este pandémico año. Porque el cuarto disco de la banda vizcaina, que vio la luz el pasado mes de agosto, invita a relativizar esos "dramas del primer mundo" en los que uno tiende a ahogarse, explica su batería, Lander Zalakain.

El 2020 ha sido un año difícil para la música y en su caso, les afectó al lanzamiento de su disco Plastic drama y se cancelaron sus giras por Norteamérica, UK y España. ¿Tocó hacer cierto ejercicio para superar el palo de tanto cambio?

Al principio tuvimos una primera fase depresiva, pero no íbamos a ir de víctimas porque no lo somos en este caso. Dentro de la cultura hay gente que lo está pasando peor, nosotras teníamos la oportunidad de hacer cosas y el nivel de llevar casi 10 años y que si sacamos algo, la prensa está con nosotros, la gente se entera... Hemos imaginado qué hubiera pasado con Belako si nos llega a pasar esto hace seis o siete años y el destrozo en el grupo hubiese sido monumental.

El disco se creó antes del confinamiento, pero Plastic Drama bien podría ser la banda sonora perfecta para este pandémico año.

En Plastic Drama las canciones hablan cada una de un tema en concreto, pero todas engloban el significado del disco, que hace referencia a esos dramas que nos construimos en la cabeza, dramas del primer mundo que hacen de una tontería una bola. El disco tiene un punto autocrítico, en Belako no vamos de sabedoras ni queremos promover nada, simplemente nos vemos como parte de esta sociedad y hay cosas que no nos gustan y que las hacemos también.

Con su anterior trabajo, Render Me Numb, Trivial Violence (2018), ya dieron un giro a sus letras para acercarse a un mensaje más crítico y reivindicativo. ¿Este último disco va un paso más allá en esta línea?

Sí, totalmente. Somos gente joven, tenemos un micrófono delante... y es verdad que no es algo que hacíamos desde el principio, pero es que empezamos cuando teníamos 17 años y el grupo va avanzando... Y ya llevamos casi 10 años y maduramos como músicos, pero también como personas. Nos hemos hecho adultas en Belako, girando y manteniendo ese rollo de piña. Viajando, haciendo entrevistas y conociendo gente hemos visto algunos de los grandes problemas en el mundo y más concretamente en el mundo de la música. En ese sentido, empezamos a sentir la necesidad de hablar, reivindicar y criticar esas cosas que vemos que están mal. Sobre todo, como personas jóvenes, sin intentar aleccionar a nadie y siendo conscientes de que somos parte de este mundo y de esta sociedad. Tenemos mucha mierda e hipocresía, como cualquier persona, e incluso más. Pero al menos, comentando algunas de las cosas que pasan en el mundo, empezamos a hacer críticas duras hacia una sociedad machista, donde la igualdad no prima y sobre todo donde lo hemos visto es en el mundo de la música.


¿En qué sentido?

Desde el principio se nos ha tratado con cierta condescendencia por ser jóvenes e incluso Cris -voz y teclista- y Lore-voz y bajista- han tenido que sufrir diversas violencias implícitas que están ahí escondidas, ¿cómo no vamos a hablar de eso? La cultura ahora mismo puede ser una herramienta buena de reivindicación, incluso ahora con el covid, que parece que ha habido un hermananiento mundial... Pero los grandes problemas y los grandes dramas, los que no son plastic dramas, siguen ahí vigentes: el machismo, la homofobia, el racismo, cómo está evolucionando la sociedad, la falta de visibilización de las personas trans...

En la nota de prensa promocional comentan que este disco es el más abierto en cuanto a sonido. Partiendo de que la curiosidad siempre ha sido motor en Belako, ¿qué sendas musicales se han transitado con Plastic Drama?

Hemos repetido un patrón que ya nació con Render Me Numb, Trivial Violence, que es el tema de grabar en cinta y de forma totalmente analógica. En el anterior disco había alguna canción en digital, otra grabada con un móvil, pero Plastic Drama es 100% es analógico. No te voy a decir que hayamos encontrado nuestro sonido, porque el sonido de Belako creo que va a ser diferente en cada disco, ya que nuestra obsesión es no repetirnos con algo... pero sí que este disco tiene una coherencia muy grande y un hilo conductor que es el sonido. Es un disco muy ecléctico y seguimos teniendo ese punto experimental de coger un vals y rockerizarlo, ensuciar mucho una canción pop... Y el sonido hace de denominador común. Nos quedamos muy a gusto, fue también un reto hacer un disco más corto a los anteriores.


Además, da la sensación de que cada canción podría funcionar de forma independiente, alejándose de esa idea conceptual que recogían sus anteriores compactos.

Es lo que queríamos expresar. No sé por qué siempre teníamos ese rollo de que sacar un disco representa un tiempo muy grande de la banda, tiene que ser largo, con muchas canciones... También hoy en día, por desgracia, la música se consume más rápido y quisimos hacer un disco mas corto y que se escuchase fácil, que entrase rápido. Incluso que las canciones tengan un punto pegadizo, siempre manteniendo un poco nuestro sello, que es otra de las obsesiones.

De cara a la presentación en directo, ¿qué tal conviven con el resto de temas de sus anteriores trabajos?

Genial. También hemos cogido temas viejos y los hemos cambiado un poco, para hacer transiciones más fáciles. Así que en el Navarra Arena presentaremos los temas de Plastic Drama y habrá alguno de los clásicos, que ya ves tú, clásicos que no tienen igual ni seis pero para Belako son clásicos (risas).