La ABAO inicia su temporada con una adaptación abreviada de 'Il turco in Italia'

Emilio Sagi, director artístico de la obra: "Creo que a Rossini no le parecería mal e incluso aplaudiría esta versión"

21.10.2020 | 01:08
Cesidio Niño, Juan Carlos Matellanes, Christophe Rousset y Emilio Sagi, ayer, durante la rueda de prensa en el Palacio Euskalduna.

Semanas después de anunciar su cancelación en mayo, la organización del célebre Festival de Glyndebourne notificó su intención de programar una ópera al aire libre y en versión reducida. Fue una alternativa que permitía celebrar una de las citas musicales más esperadas en Gran Bretaña en tiempos de covid-19. No ha sido el único organismo del sector que ha optado por adaptarse a las circunstancias. El Palau de les Arts de Valencia o la Bayeresche Staatsoper de Múnich también se han inclinado por resumir diferentes óperas en un contexto en el que las pausas no son viables y la suspensión es la última opción. Sumándose a esta práctica, la Asociación Bilbaina de Amigos de la Ópera (ABAO) abrirá hoy su temporada con una adaptación breve de Il turco in Italia. "No es un sacrilegio, creo que a Rossini no le parecería mal e incluso aplaudiría esta versión", consideró Emilio Sagi, director artístico de la obra.

"Es una solución buena, razonable e imaginativa que nos permite celebrar un espectáculo de calidad", resumió Juan Carlos Matellanes, presidente de la asociación que se ha visto obligada a idear una solución ante la nueva limitación del Gobierno vasco, que sitúa en 400 localidades el aforo máximo para espectáculos que se celebran en interiores. Como ya adelantó DEIA, después de ajustar la obra para reducirla a una hora y media de duración, la asociación ampliará el número de representaciones de seis a nueve y ofrecerá doble sesión en tres días. De esa forma, con un aforo de 3.800 localidades –el Euskalduna dispondrá 600 butacas porque las restricciones no entrarán en vigor hasta que sean publicadas en el BOPV– podrán reubicar a todos los abonados y cumplir con los compromisos adquiridos con las empresas patrocinadoras.

"Los socios tienen un título al portador que se puede transmitir, pueden regalar o vender las entradas", aclaró el presidente de la entidad lírica, quien concretó que, además, los abonados que no puedan o no quieran asistir podrán seguir la retransmisión por streaming. Con estas medidas, esperan que nadie se quede sin la opción de disfrutar el primer título de la 69ª temporada de la ABAO.

"Lo más sencillo, con las nuevas restricciones que suponen un 18% del Palacio Euskalduna –su auditorio tiene capacidad para 2.200 espectadores–, hubiera sido suspender", reconoció Matellanes, quien apuntó que otros teatros, en Madrid o Barcelona, tienen aforos de entre el 50% y el 65%. Según apuntó, la opción de cancelar, "que ha estado muchas horas encima de la mesa", habría supuesto pérdidas para los socios de la ABAO, que son a su vez propietarios. Además, Matellanes destacó la "función social" por la que siempre se ha caracterizado la asociación entre los motivos para no suspender la obra. Finalmente, "gracias a las aportaciones de todos los que están involucrados en esta producción" encontraron "una solución factible que no sea para salir del paso, es decir, que mantenga un determinado nivel de calidad".

Para que el resultado sea óptimo, todo el equipo que conforma la producción trabaja a destajo. "Salimos relativamente contentos del ensayo", aseguró Emilio Sagi, responsable artístico de Il turco in Italia, tras la puesta en escena del día anterior, en la que se pusieron a prueba los cortes. "Parece que no falta nada, hemos logrado pasar de una ópera entera a una ópera de hora y 25 minutos", consideró antes de añadir que ha sido "tremendo" resumir la puesta en escena y la versión musical que llevaban un mes ensayando. "Venturosamente, Rossini es un compositor en cuya obra siempre tiene unos sketches que están encadenados. Intentamos que la obra tuviera una continuidad, tanto musical como escénica, y que el público no viera un concierto de arias", relató Sagi que, junto con el director musical, Christophe Rousset, fue quien propuso acortar la obra de dos horas y cuarto.

"Tenemos un reparto top de primerísima categoría. Los cantantes, que tienen compromisos con teatros de todo el mundo, están recibiendo partituras con cortes para hacer versiones reducidas", explicó Sagi, que no es ajeno a esta solución que ya han planteado en escenarios de ciudades como Múnich o Ámsterdarm. "Estamos en un momento en el que no podemos arredrarnos en el mundo de la cultura", añadió Sagi, quien consideró que habría sido "un gravísimo error" cancelar la obra. "Para nosotros es un sacrificio enorme no hacer el espectáculo como estaba previsto", reconoció, a su lado, Rousset, quien no obstante apoyó la postura de la asociación: "Es un acto político".

Según Cesidio Niño, director artístico de la ABAO, no es la primera vez que la obra se reduce, ya que existe una versión "muy famosa" del Il turco in Italia, de Maria Callas, que aún se distribuye, en la que se eludieron varios fragmentos de la versión original. En esta ocasión, se ha ideado una versión "de un rigor y de una calidad tal que quien no conozca esta obra de Rossini verá una ópera de unas proporciones inmensamente altas".

En todas las funciones se representará la misma versión musical, vocal y escénicamente. Los días con doble función se llevará a cabo un "estricto" protocolo de limpieza e higienización del auditorio en el lapso de una hora de una función a otra: todo lo necesario para garantizar el cumplimiento de las medidas de seguridad. ¿Y qué ocurrirá en noviembre con Alzira, de Verdi? "Hay que ir partido a partido. Vamos a aplicar el planteamiento de que la ABAO se crece ante las dificultades", apuntó Matellanes, quien mostró su absoluta disposición a hacer todo "lo posible para no tener que suspender".

Las funciones

La ABAO ofrecerá nueve funciones de la versión reducida de la obra. En todas habrá un aforo de 400 personas salvo hoy, que será de 600 espectadores, porque aún no ha entrado en vigor la restricción.Estreno, 21 de octubre. Se ofrecerá una única función a las 19.30, como estaba previsto. Sesión doble fin de semana. El sábado 24 se ofrecerá una sesión doble, a las 19.00 y a las 21.30 horas.

Sesión doble entre semana. El lunes 26 y el viernes 30 se ofrecerán sesiones dobles, a las 19.30 y a las 22.00 horas.

Una función. El miércoles 28 y el lunes 2 de noviembre se ofrecerá una representación a las 19.30 horas.

"Hemos encontrado una solución factible que mantenga un nivel de calidad determinado"

Juan Carlos Matellanes

Presidente de la ABAO

"Estamos en un momento en el que no podemos arredrarnos en el mundo de la cultura"

Emilio Sagi

Director artístico de la ópera


noticias de deia