Piden medidas contra parón

Más de mil creadores vascos en huelga digital

21.04.2020 | 11:48
Pabellón 6.

Más de mil creadores, colectivos y compañías vascas de todos los campos de la cultura secundan este martes y mañana miércoles una huelga "digital" de 48 horas para pedir medidas que ayuden a paliar la situación en que les ha dejado el cierre de la actividad cultural por la crisis del COVID-19.

Durante este periodo de tiempo los creadores adheridos a la huelga han dejado de compartir sus contenidos artísticos en las redes sociales.

La huelga ha sido impulsada a través de la llamada "Iniciativa Kulturgintzan", que ha publicado un manifiesto al que hasta el momento se han adherido 1.005 creadores, colectivos artísticos y compañías de danza y teatro, en el que denuncian la situación en que ha quedado el sector por la cancelación de las actividades y programaciones culturales previstas, piden una reflexión y exigen medida urgentes para paliarla.

Entre los firmantes figuran significativos nombres de la creación vasca como el pianista donostiarra de jazz Iñaki Salvador; el popular actor televisivo y humorista Jon Plazaola (Allí abajo), las actrices Itizar Ituño (La Casa de Papel), Ana Pimienta y Clara Badiola; los cantantes y compositores Ruper Ordorika y Fermín Muguruza, el coreógrafo y fundador del grupo de danza Kukai, Jon Maya, la escritora Miren Agur Meabe, el escritor Harkaitz Cano, el director de escena Ramón Barea y el histórico líder de Oskorri, Natxo de Felipe, entre otros.

También se han sumado a la huelga de contenidos digitales compañías de teatro como Hortzmuga, Deabru Beltzak Antzerki Taldea y Ttanttaka, la productora Baga-Biga Produkzioa, el Kafe Antzokia de Bilbao, los grupos musicales Gatibu y Oskorri, y el espacio escénico de Bilbao Pabellón 6, entre otros.

El manifiesto denuncia que esta crisis sanitaria ha acentuado la precariedad y las malas condiciones laborales del sector y pide a todos las administraciones públicas de Euskadi medidas "urgentes" para paliar esta situación que ya era complicada antes del cierre social para evitar la expansión el contagio y que dicho confinamiento ha acentuado.

Proponen a la sociedad vasca que haga "un ejercicio de reflexión sobre el apego de los individuos a la cultura vasca en el día a día: qué valor damos a nuestra cultura, qué importancia tiene en nuestro día a día, cuánta cultura consumimos, si nos damos cuenta de la precariedad de la cultura (sobre todo de los creadores) y de las malas condiciones laborales".

También hace un llamamiento al mundo de la creación vasca a convocar una mesa sectorial cuando sea posible con agentes culturales, asociaciones culturales, intermediarios, instituciones y empresas para abordar las necesidades del sector ante las consecuencias económicas que esta crisis sanitaria va a generar en su actividad.

Los firmantes de la iniciativa de huelga digital durante esas 48 horas se comprometen a "desaparecer y no tomar ninguna iniciativa en los medios ni a transmitir actuaciones en vivo o compartir contenidos culturales por la red para bajar el telón y silenciar su voz para que se les pueda escuchar".

Consideran, por último que "es hora de cambiar el paradigma, de cambiar el patrón" de consumo de la cultura vasca, porque en esta época de confinamiento, "son muchas las iniciativas culturales que se difunde en redes telemáticas y en los medios de comunicación", de forma gratuita.