tienen entre 10 y 12 años

Bailar para sentir y transmitir

Las alumnas de la escuela de ballet de Eva Cerrato participarán la primera semana de mayo en el campeonato estatal que se celebrará en Tarragona

09.02.2020 | 01:03
Teresa, Paula, Alaitz e Iraia, instantes después de proclamarse vencedoras del certamen.

Las alumnas participarán la primera semana de mayo en el campeonato estatal en Tarragona

SENTIR y transmitir. Estos dos aspectos son fundamentales para poder ser una gran bailarina. Sin duda, Teresa Barrio, Paula Eguia, Alaitz García e Iraia García son conscientes de ello y lo demuestran cada vez que entran por la puerta de la academia de ballet de Eva Cerrato.

Y, tras trabajar duro, estas niñas de entre 10 y 12 años se proclamaron hace unas semanas vencedoras del certamen nacional de Danza de Anaprode, celebrado en Santiago de Compostela, y que les abrió las puertas para competir, la primera semana de mayo, en el concurso nacional que se celebrará en el Palau Firal i de Congressos en Tarragona. "Salieron cansadas pero muy emocionadas. Y la verdad es que estuvieron sensacionales", afirma Cerrato con una gran sonrisa. Se siente orgullosa del trabajo que realizan sus alumnas y, según cuenta, tiene claro lo que les quiere transmitir: "Intento que busquen la personalidad artística que tienen", sin olvidarse en ningún momento de que "el ballet no es una competición". Así, según asegura Cerrato, quien lleva desde los cuatro años bailando, lo que transmite la persona que está bailando es, precisamente, lo que en ese instante está sintiendo. "Siempre les digo a mis alumnas que tienen que intentar rozar al público, que las personas que las están viendo sientan algo similar a eso", cuenta.

Y, sin duda, en el campeonato celebrado en Santiago de Compostela rozaron al público. Llevaron preparadas cinco danzas individuales -porque la más joven, por su edad, entró en dos categorías-, dos dúos y una grupal. El jurado, sin duda, sintió el trabajo bien hecho y les premió en los ocho trabajos con el primer puesto en todas las categorías.

La concentración, imprescindible Otro de los aspectos que para Cerrato es imprescindible es la concentración a la hora de bailar. Algo que, cuando se desarrolla, no sirve únicamente para la danza sino también para el día a día de sus alumnas. "Es difícil pero una vez que se adaptan a ello esta bien. Además, si el apoyo de la familia está presente y permiten que se centren en el ballet, cuando desarrollan esa capacidad de concentración no es tanto el esfuerzo que requiere", cree Cerrato que, además de ser profesora de danza, también es coreógrafa de la mayoría de las piezas que bailan sus alumnas.

Por ello ella misma plantea el ballet como una disciplina en la que se aprende unos de otros. "Lo importante es que se enfrenten pero sin competir. Que salgan a escena, que se desarrollen como artistas y que se vayan superando a sí mismas", relata la profesora. Así, con esas claves también aprenderán "a trabajar, a quererlo y a respetarlo". Precisamente, Cerrato cree que la posibilidad de participar en diferentes competiciones sirve también para aprender. "El hecho de ir a distintos sitios a bailar, estar en diferentes escenarios y aprender a enfrentarse a un jurado me parece fundamental para el aprendizaje y un auténtico lujazo", expone.

Así, durante estos días han estado poniendo todo en práctica, repasando las coreografías para poder debutar en el próximo campeonato que, si se proclaman vencedoras, les abriría las puertas del campeonato internacional. "Sería una pasada", apunta. Eso sí, tanto los familiares como Cerrato se encargan de que sigan con los pies en la tierra, algo "básico" para que nunca se olviden de dónde vienen y quiénes son.

noticias de deia