El callejón de las botxerías

Control de firmas antes de hacer cima

22.01.2020 | 06:21
Francisco Rodrigo, Alfonso Gil, teniente de alcalde de Bilbao; Jon Fernández y Mikel Landa en los prolegómenos del acto celebrado en San Mamés.

NO cabrá un gramo más de esperanza en los maillots, un átomo más de ilusión en cada pedalada. Esos mismos sentimientos barnizaron ayer los salones nobles de San Mamés donde vio la luz la que será la primera temporada como equipo continental profesional de la Fundación Euskadi, el equipo que preside Mikel Landa y que abandera la alegría de la afición vasca en las carreteras. Las bicicletas vuelven a ser uno los sueños nuestros de cada día.

Digamos que la ceremonia tuvo su toque sentimental. Sin ir más lejos, comenzó con el agurra que bailó el ciclista Peio Goikoetxea, que hoy viaja para competir en San Juan, allá en Argentina. Fue el preámbulo de la bienvenida que pronunció Mikel Martínez, vicepresidente del Athletic, antes de que se proyectase un vídeo emotivo. Animada ya la tarde se escenificó un control de firmas (con el hambre de hacer cumbre, si se puede decir así...) al que subieron, de forma sucesiva los directivos, patrocinadores, cuerpo técnico y deportistas, los auténticos protagonistas de los equipos femenino, amateur y Continental Pro UCI. ¿Qué pensaría Jorge Azanza, el director deportivo, en ese trajín...? Una lluvia torrencial de ánimos le empapaba mientras saludaba a diestro y siniestro.

Al frente del pelotón de la gala tiraron por Xabier Usabiaga y Juan Mari Guajardo, los presentadores, y hubo un guiño cariñoso para los socios de la Fundación Euskadi y para la Gela Pedagogikoa. Al acto acudieron ciclistas en activo como Pello Bilbao y corredores retirados como Igor Astarloa, Beñat Intxausti, Igor Antón, Purito Rodríguez, Koldo Fernández de Larrea, Iker Camaño, Amets Txurruka, Roberto Laiseka, Iñigo González de Heredia y Haimar Zubeldia, entre otros.

La tarde noche fluyó suave como si fuese un rodaje de entrenamiento. Lo mismo se le veía a Jesús Ezkurdia, mano derecha de Mikel Landa, repartiendo sonrisas, que al seleccionador español, Pascual Momparler, quien elegirá los nombres para los sillines que rueden en los Juegos Olímpicos de Tokio. Tranquila, digo. Pero también expectante.

entregados Los visitantes se entregaron en la gala. En ella estuvo el presidente del EBB, Andoni Ortuzar, Paco Allende, Francisco Rodrigo, Alfonso Gil, teniente alcalde de Bilbao; Jon Fernández, embajador de Orbea; Joserra Taranco, Jokin Gorriti e Ibon Urgoiti, en nombre de Laboral Kutxa; Juan Carlos Ercoreca, Joana Martínez, Fernando San José, Enrique Guzmán, Alejandro Hamlyn, Koldo Narbaiza, José Cruz Mujika, Roberto Laiseka, Xabier Artetxe, Ibon Uriarte, Joseba Arizaga, Jujo Ortiz, Ángel Toña, Andoni Madariaga, Eva González, Urtzi Murgia, Andrea Calcedo, Maite Arraiza y Rafa Alkorta entre otra mucha gente más -los cálculos apuntaban por encima de los 400 asistentes...- que ya sueña con la primera escapada que ilusione.