El callejón de las botxerías

Del buen rezar y el buen yantar

09.02.2020 | 00:46
Iker Urkidi; el cantaor de saetas, Juanjo Navas; el guitarrista flamenco, Enrique ‘El Vaca’ y Begoña Castaños.

CON una copa de talle esbelto de manzanilla, el saetero Juanjo Navas calentaba su garganta a la puerta de La viña del Ensanche, lugar de la cita, aclarándola para cantar una saeta al paso del Nazareno. Se discutía entre los parroquianos si sí o si no, si iba a la salir la procesión, en los intervalos de la galerna o si iban a protegerle al Cristo del aguacero. Junto a Juanjo, que más tarde cantaría al Cristo desgarrado y en euskera, estaba Enrique, El Vaca, un guitarrista flamenco de reconocido arte. La cita era para acompañar al Nazareno en su paseo de manera singular, moviendo los carrillos a mandíbula batiente. Aprovechando que la procesión discurrió por todo el corazón de los barrio históricos y teniendo en cuenta la muchedumbre que le acompaña, desde Bilbao Historiko y la Asociación de Comerciantes de Bilbao La Vieja, San Francisco y Zabala que preside Begoña Castaños diseñó, pero tercer año consecutivo, una acción llamada Ruta del Pintxo Nazareno con el objetivo de que el público recrease su propia procesión alternativa, conociendo, los que no, y disfrutando del comercio y la hostelería de la zona, que ofrece, durante toda la Semana Santa y en especial ayer lunes un pintxo de diseño libre para la ocasión por tan solo un euro.

La presentación de la ruta, ya digo, tuvo lugar en La viña de San Francisco, donde Javier Torres, Birdy, asienta sus reales. A la puesta de largo no faltaron Xabier Otxandiano, Yolanda Díaz, Beatriz Marcos, Inés Ibáñez de Maeztu; el director del hotel Tayko de reciente estreno, Ander Elortegi, Marino Montero, quien acudió a la cita acompañado por tres mujeres cartageneras, Ana Aguilar, Candela Fernández y María del Amor Donas: Jujo Ortiz, Boni García, Iker Urkidi; el presidente de la Asociación de Comerciantes del Casco Viejo, Jon Aldeiturriaga, Piru Azua, Eduardo Gómez, José Antonio Agirre, y un buen número de gente presta a no perdonar un paso, de barra en barra.

23 estaciones La ruta ha sido diseñada por la Fundación Bilbao Historiko y la Asociación de Comerciantes de Bilbao La Vieja, San Francisco y Zabala, que para esta tercera edición, 23 locales de la zona, han preparado pintxos de diseño libre, eso sí, creados para la ocasión. Con el presidente de la Asociación de comerciantes de San Francisco, Manuel Herrero, el cocinero Jan Carlos y un buen número de impulsores del proyecto se supo que está enfocado a la vigilia, sin nada de carne y sobre todo, aferrándose a la tierra vasca por lo que lleva, setas, champiñones y hongos. Veganos y vegetarianos también encuentran suculencias que llevarse a la boca. Darán fe de los que digo Eduardo Gastaka, Mitxel Guantes; Jorge Arias, Enrique Ceballos y otra mucha gente de la Coral de Indautxu, Begoña Guisasola, Ander Elorriaga, Mikel Odriozola y otra mucha gente del buen rezar y el buen yantar.