Goikolanda, en Erandio, estrena un medidor de la calidad del aire

Vecinos y asociaciones se quejan de picores en ojos y garganta, malos olores, humos y ruido

25.10.2021 | 00:27
El cromatógrafo está cerca de la ikastola de Goikolanda.

Un cromatógrafo mide ya la calidad del aire en el entorno de la ikastola Goikolanda y, por ende, en el entorno de Erandiogoikoa. Se trata de una medida que ha adoptado el Gobierno vasco, a petición del equipo de gobierno de Erandio, ante las quejas y denuncias de ruidos y olores en la zona, que según los vecinos provienen de empresas cercanas.

Residentes de Erandiogoikoa llevan meses acusando –en particular, a una empresa que lleva emplazada en el barrio desde 1969–, de ocasionarles picores de garganta y ojos; además, aseguran que sufren malos olores, densas humaredas y un incesante ruido. Todas estas molestias se habrían agudizado en los últimos años, tras la ampliación de la planta. De hecho, la institución local admite que "el origen de la situación hay que situarlo, con mayor intensidad, en 2017, cuando una de las empresas ubicadas en las inmediaciones obtuvo de la viceconsejería de Medio Ambiente del Gobierno vasco la modificación de su Autorización Ambiental Integrada (AAI), que por normativa excede en inspección y fiscalización de las competencias directas del Ayuntamiento por ser cuestiones reservadas a la Administración otorgante de la misma". Sin embargo, los dirigentes locales sí han mantenido reuniones con diversos estamentos de Lakua para tratar de buscar una solución. Así, además de solicitar la instalación del cromatógrafo –que mide no solo la posible contaminación sino también el olor–, el Consistorio erandioztarra ha remitido al Departamento de Medio Ambiente un listado de posibles focos cercanos en la zona para posibilitar la identificación de prácticas insalubres y se ha establecido un protocolo único en el sistema de gestión de quejas. Asimismo, desde el equipo de gobierno recuerdan que en el área de Arriaga existe, desde finales de los años 80, un captador de muestras en inmisión que absorbe partículas inferiores a 2,5 micras. "Existen otras dos estaciones de medición fijas sobre focos que pueden llegar a afectarnos según el viento y con datos instantáneos sobre la calidad del aire, en Sangroniz y Altzaga, de consulta telemática inmediata", agregan fuentes municipales.

Por otro lado, el Consistorio sí ha podido desarrollar algunas actuaciones. Así, sobre la problemática de orden acústico, encargó un informe específico a la empresa ACC de la zona, que tiene el Gobierno vasco. En relación con las emisiones a la atmósfera, a solicitud municipal, el departamento de Medio Ambiente implantó una unidad móvil de medición para analizar diferentes parámetros medioambientales del entorno. También se han llevado iniciativas para descartar otros posibles focos de emisión, como, por ejemplo, la planta del Consorcio de Aguas que sustituyó sus filtros de carbono.

Sin embargo, las asociaciones vecinales Auzokoa Herrikoi Elkartea y Herri Bideak Kate Barik demandan también un estudio sobre las repercusiones que toda esta contaminación tiene en su salud.

noticias de deia