El Gobierno vasco arrancará en breve la mejora del muelle de los curas de Lekeitio

Después de la reforma se procederá a reorganizar los amarres de la dársena

29.04.2021 | 00:52
El muelle de los curas de Lekeitio permanecerá cerrado durante las obras, por seguridad.

La Dirección de Puertos del Gobierno vasco empezará en breve los trabajos para estabilizar el muelle de los curas de Lekeitio, para lo que ha adjudicado las obras en alrededor de 530.000 euros. Los planes del ejecutivo de Lakua pasan por mejorar la situación del citado muelle, con unos trabajos que durarán hasta tres meses, y poder tener la dársena lekeitiarra disponible para su futura reorganización. Y es que tras arreglar la infraestructura marina, aquejada por las corrientes marinas y el oleaje de los últimos años, se dará paso a la reorganización de los amarres. Para ello se colocarán varias líneas de pantalanes.

La acción del mar ha generado cavidades en los cimientos del muelle de los curas y "la estabilidad de la infraestructura se ha deteriorado", según han apuntado desde el Consistorio costero. "Por ello, se llevarán a cabo labores de estabilización con submarinistas. Para poder garantizar la seguridad durante la obra, el muelle permanecerá cerrado tanto para los/las usuarios/as de las embarcaciones como para la ciudadanía", han aseverado. Tanto es así que la Dirección de Puertos establecerá "un servicio para garantizar el acceso de los/las usuarios/as a sus embarcaciones". El muelle, que fue construido previsiblemente en 1883, tiene una longitud de 160 metros y apenas ha sido reparado, salvo una actuación realizada en 1992. Aunque solo consistió en un recalce de hormigón, por lo que ahora toca realizar unos trabajos a mayor profundidad. En principio, la mejora podría estar culminada para agosto, aunque por ahora se desconoce cuando de emprenderá la reorganización, aunque en un principio lo más probable es que se deje pasar el verano actual y emprender el proceso durante el otoño de este año.

La obra en el muelle de los curas de Lekeitio –conocido como Abadeen moila, en euskera– está financiada por la Dirección de Puertos y Asuntos Marítimos de Gobierno vasco y tendrá un coste de 530.000 euros. "Una vez finalizada, la infraestructura estará preparada para la instalación de los nuevos pantalanes", han certificado desde la administración local, que venía insistiendo en la necesidad de mejorar la organización interna de los amarres en una dársena muy utilizada, especialmente durante los meses de verano. Los planes del Ayuntamiento pasarán por compatibilizar todos los usos que se llevan a cabo en el interior de la dársena.

Compatibilizar los usos
 

Es por ello que la administración encabezada por Koldo Goitia ha mantenido múltiples reuniones con puerto, y también con los propios usuarios y la Cofradía de Lekeitio. Aunque todavía no se conoce con exactitud cuantos amarres dispondrá –algunas fuentes apuntan a 210 en total–, todos los agentes que operan en el puerto desean que se puedan compatibilizar todos los usos, ya sean los pesqueros –recreativo y profesional– como otros apartados, como el deportivo –para la actividad del club de remo Isuntza o las empresas de turismo activo de la villa– o los festivos –caso del Antzar Eguna–. "Nuestros planes pasan porque todos dispongan de sus espacios", señaló el primer edil lekeitiarra, Koldo Goitia, cuando se sacaron a licitación los trabajos.

"Necesitamos de una organización que nos permita retirar esos pantalanes para poder seguir disfrutando del Antzar Eguna como siempre". No en vano, el juego de gansos se lleva a cabo en el interior de la dársena, lo que obligaría a tener que retirar algunos de los pantalanes y volver a instalarlos después. "Nos parece una opción posible", certificó. Y es que el Consistorio había solicitado la instalación de pantalanes hace al menos dos años. "Hay compromiso por parte del Gobierno vasco y esperemos que se cumpla", concluyó Goitia.

Las obras

Deteriorado. Según el Ayuntamiento lekeitiarra, el muelle de los curas ha sufrido "debido a las corrientes marinas y al oleaje de los últimos años", lo que ha generado "cavidades en los cimientos" con el consiguiente deterioro de su estabilidad.

Muelle cerrado. Para poder garantizar la seguridad durante la obra, el muelle lekeitiarra permanecerá cerrado tanto para los usuarios de las embarcaciones como para la ciudadanía. En todo caso, la Dirección de Puertos "establecerá un servicio para garantizar el acceso de los usuarios a sus embarcaciones".

Actuación. En primer lugar, Puertos garantizará la estabilidad del muelle de los curas, mediante unas obras que tienen un coste de 530.000 euros. Su ejecución tendrá una duración de tres meses. Una vez finalizada, la infraestructura "estará preparada para la instalación de los nuevos pantalanes".

noticias de deia