Barakaldo activa la protección canina a mujeres maltratadas

La experiencia piloto durará cerca de un año y se probará con tres usuarias

16.09.2021 | 01:04
Enrique Cruz, Amaia del Campo, Ana Tojo y Rakel Olalla, junto a tres canes adiestrados.

Un perro es una fuente inagotable de amor, confianza y, en muchos casos, de seguridad. Todos esos factores los ha tenido en cuenta el Ayuntamiento de Barakaldo a la hora de poner en marcha el programa Perros Guía, una iniciativa piloto a través de la que tres mujeres víctimas de violencia de género tendrán la compañía de un perro cuya labor irá mucho más allá de darles protección en el día a día, sino que también será una fuente de cariño y respeto que servirá para que estas mujeres recuperen parte de la autoestima que sus verdugos les fueron robando con sus malos tratos y vejaciones.

Con la experiencia que vivan las tres mujeres durante el próximo año como referencia, el Consistorio fabril decidirá si extiende esta iniciativa a más víctimas de violencia de género del municipio. Este proyecto ya se está llevando a cabo en localidades de Murcia, Comunidad Valenciana y en capitales como Zamora, pero Barakaldo será el primer municipio vasco en ponerla en marcha.

En este proyecto han caminado de la mano la asociación Clara Campoamor y el Consistorio fabril y, precisamente, fue la presidenta de Clara Campoamor, la barakaldarra Blanca Estrella Ruiz quien trasladó al Ayuntamiento la existencia de este programa. "Fue precisamente Blanca Estrella Ruiz la que nos trasladó la existencia de este programa y hoy lo ponemos en marcha con la esperanza de que realmente se convierta en una herramienta útil y efectiva para las mujeres que padecen esta lacra", aseguró Amaia del Campo, alcaldesa de Barakaldo. Entonces, fue el propio Ayuntamiento quien se puso en contacto con Escan, entidad que pone en marcha el proyecto.

"El contacto con perros adiestrados no solo consigue mejoras para las usuarias en aspectos de protección o seguridad si no que repercute muy positivamente en ámbitos como el autoestima, la confianza, las relaciones sociales, el control y la toma de decisiones, la reducción del estrés que genera haber pasado por situaciones de violencia machista, generar nuevas redes de amistad", explicó Del Campo. El Ayuntamiento invertirá 15.000 euros en este proyecto durante el primer año.

Cada caso es un mundo y cada mujer tiene una casuística social y familiar, por ello, se busca que cada usuaria tenga un tipo de perro que se adapte al contexto en el que vive cada mujer. Esa labor de selección correrá a cargo de unas adiestradoras y una vez se ha escogido el tipo de can más adecuado, llega el momento en el que, por un lado, las mujeres se forman en cuidados caninos y, por el otro, los canes son adiestrados para que el periodo de adaptación entre las dos partes sea el menor posible.

"Una vez hayamos elegido el perro que más se adecue a cada usuaria, les enseñaremos a ellas a trabajar la creación del vínculo con el perro para que les ayude emocionalmente a progresar", expresó una de las adiestradoras. Porque el principal activo de este programa es la creación de un fuerte y estrecho vínculo afectivo entre la mujer y el perro guía y es ahí donde se centran la mayoría de los esfuerzos.

"La presencia de estos perros de apoyo emocional a través de la socialización, la adecuada educación en obediencia y el vínculo afectivo establecido con la mujer, junto con el apoyo en la inserción sociolaboral, son las herramientas que facilitan que la mujer pueda retomar en gran medida su actividad habitual", indicó Enrique Cruz, director de Escan.

Terapia psicológica


La sola presencia del perro en sus vidas mejora la situación psicológica de las usuarias del programa Perros Guía, pero para complementar esta labor, las tres mujeres que estrenarán esta iniciativa recibirán diversas sesiones de terapia psicológica. Estas sesiones serán tanto individuales como grupales y servirán para trabajar cuestiones como el empoderamiento y la autoestima. Ese será otro de los pilares del programa Perros Guía, una iniciativa en la que un buen perro devuelve a las mujeres parte de lo que un mal hombre les robó.

En corto

Pioneros en Euskadi. Barakaldo es el primer municipio de Euskadi en poner en marcha un proyecto de protección canina de víctimas de violencia de género. Esta iniciativa ya está funcionando en otros puntos como, por ejemplo, Zamora.

Experiencia piloto. Barakaldo acaba de iniciar una experiencia piloto de un año de duración. En base a la experiencia de las tres primeras usuarias, se identificarán los aspectos a mejorar y los puntos fuertes de la iniciativa de cara a una posible implantación futura.

Potenciar el vínculo. El punto clave de este proyecto es potenciar el vínculo entre las usuarias y los perros para, además de brindar protección, los canes den autoestima a las mujeres.

noticias de deia