Abanto acondiciona los servicios municipales

Los recursos contarán con todas las medidas higiénicosanitarias

23.05.2020 | 09:46
El SAC de Gallarta volverá en breve a abrir sus puertas.

La progresiva desescalada en las restricciones sanitarias y de seguridad impuestas por el estado de alarma se notará en la fase 2 en la atención presencial ofrecida por los servicios municipales que hasta ahora fusionan de manera telefónica o telemática. Así, de cara al próximo lunes, el Ayuntamiento de Abanto-Zierbena trabaja en el acondicionamiento de todos los servicios de atención ciudadana para que estén preparados al máximo en su próxima apertura. Según apuntan fuentes municipales, se trata de diez servicios de atención ciudadana -SAC y oficina de atención de Las Carreras, agencia de desarrollo local, bibliotecas, oficinas de información juvenil, juzgado y piscinas- los que comenzarán a recuperar la normalidad. "Todos ellos estarán dotados de pantallas protectoras, dispensadores automáticos de gel desinfectante y mascarillas", señalan desde el Ayuntamiento.

Peatonalización Mientras llega este nuevo escalón hacia la normalidad y para evitar la congestión de la ciudadanía en espacios urbanos a determinadas horas, el Ayuntamiento ha decidido aumentar los espacios peatonales disponibles en la zona centro de Gallarta para que se pueda guardar la distancia de seguridad recomendada de dos metros entre viandantes. Para ello, peatonalizará, durante los fines de semana, el paseo Blasco Ibáñez que divide la plaza Eusko Gudariak y el parque Blasco Ibáñez. El tráfico de vehículos se cerrará provisionalmente en esta área, excepto en la cuesta que da a la entrada al frontón, durante tres fines de semana a partir del próximo día 29, dejando un espacio abierto y libre de vehículos.

"Las terrazas de los bares han conquistado mas metros en la plaza Eusko Gudariak para que los hosteleros puedan abrir sus negocios con más garantías y facilidades, por lo que debíamos aumentar el espacio de los peatones, para compensar la nueva realidad. La mejor opción es sacar el tráfico rodado de la zona y reservar ese lugar para la circulación de los vecinos y vecinas", explicó el concejal de Obras y Servicios, Jon Cuesta.