El turismo subterráneo une fuerzas en Enkarterri

La iluminación o el contenido de las visitas centran el encuentro de agentes del sector

08.02.2020 | 09:50
Los participantes en el encuentro, en el acceso a Pozalagua.

Karrantza - El recorrido por la cueva navarra de Mendukilo y la guipuzcoana de Arrikrutz tuvo ayer su tercera y última estación en Karrantza. Las jornadas técnicas por cavidades de la cornisa Cantábrica abordaron en Enkarterri cuestiones como la iluminación, la labor de los guías o la convivencia con el gas radón en una jornada en la cual también se profundizó en las características de la torca del carlista.

"Tenemos que combinar el aprovechamiento económico de estos recursos turísticos tan importantes y, más en municipios pequeños como el nuestro, y la curiosidad y concienciación con respecto al entorno", saludó el alcalde de Karrantza, Raúl Palacio, en el acto de bienvenida. El regidor también puso en valor "el amor y la profesionalidad con la que los guías desempeñan su trabajo".

El directivo de la Asociación de Cuevas Turísticas de España Ovidio Altable ha colaborado con las guías de Pozalagua en la parte práctica de la formación que han cursado para actualizar conocimientos. "Hemos realizado una tormenta de ideas con el propósito de construir un itinerario más ameno, buscar detalles para que la gente se quede con ellos", porque, además de una explicación pobre, también una carga excesiva de información puede abrumar a los turistas "y echar por tierra el conjunto". Para profundizar en la materia, la asociación tiene previsto lanzar un curso que se podrá completar a través de Internet.

Coincidieron en que la luz puede marcar la diferencia en el recuerdo que los turistas se lleven de la excursión. La cueva de Pozalagua, que se había acondicionado para el turismo desde 1991, optó por instalar tecnología led a finales de 2009 y principios de 2010. Había aparecido el conocido como mal verde "hongos o líquenes" que creían cerca de la galería Versalles, comentó la guía Conchi Trevilla. El dispositivo se puede regular con tres programas en función de la gente que en ese momento se encuentre dentro de la cueva, pero empezaron a fallar las lámparas y después la sincronización entre zonas. En esta tesitura, en Pozalagua aspiran a colocar en el futuro un sistema que permita a los profesionales jugar con el encendido y el apagado con un dispositivo a distancia para regular las luces, lo que ofrecería más posibilidades para dinamizar las visitas.

Estudio sobre radón Además, la Doctora en Ingeniería Ambiental Saroa Rozas desgranó el estudio llevado a cabo en Pozalagua para medir la presencia de gas radón, tranquilizando a los guías. Los indicadores apenas han sufrido modificaciones con respecto al análisis de 2008 y se mantienen por debajo de los niveles que serían preocupantes para la salud. En el cómputo "se ha tomado en cuenta el tiempo que pasan los profesionales y la duración de cada recorrido". Se aprecia una distribución similar en las áreas donde se han recogido muestras y en la entrada hay menos concentración en invierno por el aire del exterior.