Javier Campo hace visibles a una treintena de mujeres de Getxo

El escritor recoge en su tercer libro biografías de María Goyri, Isabel Rentería o Sorne Unzueta

16.05.2021 | 01:18
Javier Campo posa en Algorta, con la playa de Ereaga al fondo, con su nuevo libro en la mano.

Javier Campo ha vuelto a retroceder en el tiempo de Getxo, como solo él sabe hacerlo, para plasmar en un libro una gran porción de la historia getxotarra. Los archivos manuscritos, los infinitos documentos, las minúsculas letras de periódicos, tesis doctorales o los testimonios de familiares han sido, de nuevo, sus compañeros en este viaje al pasado que, en esta ocasión, le han servido para rescatar la vida de una treintena de mujeres que, de una manera u otra, guardaron relación con Getxo. Así, Javier da luz a las que arrojaron a la sombra. Da protagonismo a las que se lo arrebataron. Saliendo de la invisibilidad. Retratos de mujer es la tercera obra que publica este bilbaino de nacimiento en 1952 y algorteño de vocación desde 1977, tras La ermita del Puerto Viejo. San Nicolás de Bari y su órgano y Getxo en sus calles. Con nombre propio.

La primera curandera empírica, la primera mujer ingeniera industrial del Estado, la primera mujer concejala del municipio, la primera mujer golfista profesional, la primera que denunció a su marido por malos tratos, la primera universitaria licenciada, la primera mitinera política son algunas de las mujeres que están presentes en esta publicación. "A través de ellas y por un orden cronológico, podremos atisbar el momento histórico que envolvió su propia historia, quedando plasmados los diversos avatares que las han hecho merecedoras de figurar en este libro. Todas ellas de muy distintas épocas y muy dispares entre sí", adelanta el autor. De este modo, Saliendo de la invisibilidad se erige también en un recorrido pretérito por diferentes calendarios: "El libro es una mezcla de biografía e historia. Cada personaje va en su contexto y así hay que ponerse a la hora de leerlo", puntualiza el escritor. Así, la primera biografía es de una mujer del siglo XV y el ensayo concluye con vecinas de Getxo que están vivas.

Pero, sobre todo, este proyecto tiene mucho significado. "¿Por qué digo Saliendo de la invisibilidad? Porque durante toda la historia, hasta hace cincuenta o sesenta años, la mujer ha estado totalmente olvidada dentro de la bibliografía. Ha estado ninguneada, siempre sometida al poder del hombre, desde el punto de vista marital o de la propia sociedad", recuerda este getxotarra. Además, él se sentía un poco en deuda con el género femenino después de Getxo en sus calles. Con nombre propio. "En el anterior libro había 79 biografías y 72 eran de hombres; solo siete de mujeres y cuatro de ellas, santas. La desigualdad era tan evidente que algo tenía que hacer. Ese es el germen de este nuevo libro: tratar de igualar de alguna manera esos números tan abrumadores del anterior", reconoce. Pero claro, el callejero no es más que un fiel reflejo del papel secundario que siempre se le ha concedido a la mujer.

Presentación, el miércoles 

Javier, que presentará esta obra el próximo miércoles en la Romo Kultur Etxea, a las 19.00 horas –con un aforo máximo de 95 personas–, ha seleccionado a "mujeres de todo tipo y condición", como él mismo afirma. "Podría haber elegido a otras y a más, pero estas son las que me han salido al encuentro", sostiene. Por lo que en las páginas de este trabajo de investigación, como el propio autor desvela, está la primera curandera empírica que tuvo que huir de Vasconia porque sus propios hermanos la acusaron de bruja; la primera que se alzó al puesto de pariente mayor de la estirpe de los Getxo durante las guerras de banderizos; la primera mujer, que se sepa, que llevó a su marido a los tribunales acusándole de malos tratos; la que compitió con el onmipotente Máximo Aguirre por convertir a Getxo en un lugar de veraneo al estilo de Biarritz o San Sebastián; la mujer que no consiguieron que fuera eclipsada por su marido, Menéndez-Pidal; la primera mitinera, a la altura de La Pasionaria; mujeres que tuvieron que exiliarse ante la barbarie franquista iniciando un periplo por varios países de Latinoamérica; la primera mujer que consiguió el título de Ingeniero Industrial; la primera concejala de Getxo, que lidió a diario con personajes como el Marqués de Arriluce, Pedro de Arístegui, Chávarri Zuazo, Amann, Javier Delclaux, Zubiría y otros de su misma altura dentro de la aristocracia de Neguri; la vidente de Umbe; la primera mujer que tuvo carné profesional como jugadora de golf; una mujer cantante de ópera más famosa en Europa que en Bizkaia...

"Me gusta destacar a una mujer con una triste vida. Tuvo 25 hijos y vivió en el Puerto Viejo y en Romo; tiene una historia bastante sórdida. Es Juana Dávila, la madriles", apunta Javier. También le llama la atención la figura de Pilar Careaga. "La primera ingeniera industrial, la primera que condujo una locomotora a vapor, una de las primeras que fue patrón de yate y la primera que fue alcaldesa de una capital de provincia. Y todo esto lo fue una única mujer. Era franquista, así que por su ideología y comportamiento terminó mal y no es bien recordada", señala este escritor. En efecto, Javier aporta mucho contexto temporal en su obra, de ahí que explique situaciones, en cada época, como: "La mujer no salía del hogar más que para ir a misa los domingos"; "Siempre se mantenía al margen hasta que se quedaba viuda, ese era el único estatus que le permitía valerse por sí misma" o "A mediados del siglo XIX, el 91% de las mujeres eran analfabetas, aunque era un término que no se conocía, porque hasta bien entrado el siglo XX, la RAE no lo incluye".

Saliendo de la invisibilidad es una nueva lección de historia local de Javier, que agradece la ayuda que le han prestado los familiares. "Todos me han acogido de maravilla", sonríe.

 
noticias de deia