Eskuinaldea-Uribe Kosta

350 niños de Urduliz pueden jugar seguros

La red de costureras de Bizkaia apuesta por la creación de una plataforma de mascarillas solidarias en Euskadi

17.05.2020 | 00:33
Imanol Osa y Noelia González entregan unas mascarillas infantiles a un vecino de Urduliz en la kultur etxea.

La mitad de los niños de Urduliz pueden jugar ahora más seguros gracias al reparto de mascarillas infantiles realizado la semana pasada en la localidad. En total, se han distribuido 350 de estos dispositivos de protección adaptados para los menores de 2 a 14 años, algo más de la mitad de lo que en un principio entraba dentro de sus previsiones tras consultar el censo municipal, y que se han repartido a 180 vecinos del municipio que acudieron a la kultur etxea, espacio habilitado por el Ayuntamiento para su entrega.

Al mismo tiempo, han recaudado 800 euros y cinco lotes de comida y productos perecederos y de limpieza que irán destinados a las personas voluntarias de la red de costureras que se han visto afectadas por la crisis sanitaria. "La respuesta del pueblo de Urduliz ha sido muy buena y hay que agradecérselo. También a los responsables municipales y a Josemari Gondra por confiar en esta iniciativa", destaca Noelia González, responsable de la distribución en Urduliz junto con Imanol Osa, voluntario integrante de Bolunta, Cruz Roja y Bizkaia gara.

Esta iniciativa altruista surgió impulsada por la red de costureras de Bizkaia, un grupo de mujeres profesionales de la costura que debido a la pandemia tuvieron que cerrar sus negocios pero que, posteriormente, se coordinaron para trabajar desde casa y aportar su granito de arena a la lucha contra el covid-19.

Después de fabricar más de 2.000 mascarillas y batas protectoras para distribuir en hospitales, residencias y otros centros del territorio histórico, decidieron centrar su producción en los más pequeños, especialmente, a raíz de la autorización por parte del gobierno estatal para que pudiesen salir a la calle el pasado 26 de abril.

En ese momento, decidieron apostar por estos dispositivos infantiles dadas las dificultades que encontraban muchas familias para adquirirlas en el mercado. De esta forma, Noelia se cuestionó la situación: "¿Los niños no tienen derecho a una mascarilla en condiciones? Si dicen que son los mayores transmisores del virus...".

Por eso decidió realizar una primera distribución en Urduliz y para ello contactó con Josemari Gondra, presidente de la Asociación de Jubilados Beti Lagunak e impulsor de la iniciativa Osasun Sarea Urduliz, a quien agradece el apoyo mostrado ya que "sin su ayuda no habría sido posible".

Ahora, Sopela


Sobre esta línea, dada la buena acogida que ha tenido en el municipio, los responsables del proyecto han decidido hacerla extensible a otras localidades de Bizkaia para que ningún niño se quede sin poder jugar de forma segura. Así, la próxima parada será Sopela. "Vamos a crear una plataforma que se va a llamar Mascarillas Solidarias por Euskadi. Queremos trabajar para que todos los niños de Euskadi tengan mascarillas y el siguiente pueblo será Sopela", avanza Noelia.

De esta manera, ya se han puesto en contacto con los responsables municipales de la localidad costera para conocer las necesidades de material del municipio, en base al censo municipal, y ya trabajan para cerrar una fecha en el calendario para llevar a cabo el reparto de mascarillas. Una nueva iniciativa para que, al igual que los de Urduliz, los niños y niñas de Sopela también puedan jugar más seguros.

En total, se han distribuido 350 mascarillas a 180 vecinos de Urduliz cuya solidaridad ha permitido recaudar 800 euros, además de comida

El éxito de la iniciativa ha llevado a los responsables a extenderla a otros municipios de Bizkaia y Sopela será el siguiente