XIV DEIA Hemendik Sariak

Un sentido y merecido reconocimiento

Sonrisas y gestos de cariño continuos fueron los grandes protagonistas ayer en el Zornotza Aretoa. Tocaba agradecer las acciones, metas, retos y objetivos alcanzados

21.10.2021 | 00:56
Un sentido y merecido reconocimiento en Durangaldea.

COMO si de un exitoso estreno teatral se tratase, el Zornotza Aretoa se vistió ayer miércoles de gala para acoger la entrega de los XIV Laboral Kutxa DEIA Hemendik Sariak. Las ganas de volver a disfrutar con este tipo de celebraciones eran palpables entre los asistentes que llegaban poco a poco a las inmediaciones del recinto cultural. Puntuales a la cita fueron los padres del pelotari berriztarra Ibai Zabala. El hecho de que su hijo no pudiera acudir al evento por motivos laborales hizo que sus progenitores, Santiago Zabala y Elena Gandiaras, fueran los primeros en llegar a la jornada de reconocimientos.

Con su jersey verde esperanza acudió el durangarra Mauri Imaz acompañado en todo momento de su hermana Celia Imaz.Convertido en Turkiolo todo este año, ha subido a Urkiola 365 mañanas para fomentar la donación de médula. Y después de cada ascenso, dejaba su bicicleta para acudir a su jornada laboral y trabajar codo con codo con su hermana en el estudio de arquitectura que regentan.

Orgullosos y como grupo más numeroso acudieron los integrantes de la coral de Zaldibar. Y es que la entidad celebró el 30 de noviembre del año pasado su 75 aniversario. Antton Burgoa, Salvador Martín, Esther Hernández, Bittor Aldalur, Fernando Garitaonandia, Mirivi Berasaluze, Blanca Onaindia, Ali Azula, Ana Talleria, Benito Ramos, José Luis Areitioaurtena y Juan Esteban Ortuzar, en representación de la veintena de componentes que conforman la entidad, no quisieron perderse la jornada.

Numerosa también la compañía que trajo la abadiñarra Silvia Trigueros. La incansable deportista acudió a la gala con su marido Asier Zarate, hermanas Mireia e Itsaso, su hijo Eneko y sus padres Carlos y MaríaPilar. Radiante y desprendiendo positividad en todo momento esperaba junto a la entrada la iurretarra Begoña Urresti. A sus 90 años, le acompañaban su hija Begotxu Laucirica y su nieta Irantzu. Minutos antes de dar inicio el evento llegaron también los representantes de la Sociedad Deportiva Amorebieta. Su presidente, Jon Larrea, y el directivo Edu Gallastegi acudieron en representación de los azules. Sonrientes junto al garaitarra Ander Azpitarte posaron también su ama, AnaMari Agirregomezkorta; hija, Edurne y mujer, Yolanda Munin.

Risueña y con la sonrisa que le caracteriza acudió desde Mallabia Karmele Gisasola. El siempre divertido y cercano Alain Salterain fue un magnífico maestro de ceremonias. Tampoco falló a la cita la diputada de Euskera, Cultura y Deportes, Lorea Bilbao, José Ramón Taranco y Ainara Gerrikaetxebarria, de Laboral Kutxa; José Manuel Moreno, de Acciona; Jorge Echevarria, de Ferrovial Servicios; Janire Bijueska, del Consorcio de Aguas Bilbao Bizkaia; y Etor Gorroño, del Grupo Meuri. La representación institucional estuvo formada por los alcaldes Andoni Agirrebeitia (Amorebieta), Iñaki Totorikaguena (Iurreta), Mikel Garaizabal (Abadiño), el concejal de Zaldibar Juan Mari Uriarte y la presidenta de la Mancomunidad, Mireia Elkoroiribe.

Por último, en representación de DEIA acudieron el director de Desarrollo, Kike Hermosilla, la directora comercial Aitziber Jauregi, así como Iñigo Aspiunza, Carlos Basterretxea, Ana Rementeria e Itziar Leal del departamento comercial y Joana Pérez, de la organización de la consolidada gala.

El grupo más numeroso fue el formado por los miembros de la coral de Zaldibar, que el año pasado celebró su 75 aniversario

A los premiados les acompañaron alcaldes como el anfitrión Andoni Agirrebeitia, y la presidenta de la Mancomunidad


Más información

noticias de deia