Jesuitak y su labor social en Durango

Astarloa Elkartea entrega su premio anual a la comunidad de Jesuitas por el trabajo realizado todos estos años

30.12.2020 | 00:38
Elkoroiribe y Urien hicieron entrega del reconocimiento a la Comunidad de los Jesuitas de Durango.

UN año más, y ya van veinticuatro, Astarloa Elkartea, asociación vinculada al PNV de Durango, hizo entrega la semana pasada de su premio anual con el objetivo fundamental de reconocer a personas o asociaciones su labor profesional y su compromiso con la villa durangarra. Este año, el premio Astarloa ha recaído en la Comunidad de los Jesuitas de Durango "por sus casi 180 años de existencia al servicio de la sociedad duranguesa, trabajando por la educación, la hospitalidad y la inculcación de valores", defendieron desde Astarloa.

Desde EAJ-PNV quisieron agradecer y, sobre todo, reconocer la fructífera labor que ha realizado este colectivo durante todos estos años, así como el proyecto que dejan en marcha en la villa durangarra, tanto en su vertiente educativa con el colegio San José Jesuitak, como en su vertiente más social y solidaria con Jesuiten Etxea. "Les agradecemos profundamente la labor realizada en nuestra villa y queremos hacerles este pequeño homenaje entregándoles el premio Astarloa Saria 2020".

El reconocimiento anual fue entregado por Mireia Elkoroiribe, portavoz de EAJ-PNV en el Ayuntamiento y Izaskun Urien, recién elegida presidenta de la Junta Municipal. Por parte de la Comisión Jesuitak de Durango, estuvo presente Juanjo Moreno, Juanjo López, Michael Pastor y Koldo Katxo. Este último, quiso agradecer en nombre de toda la comunidad al PNV por el reconocimiento, y a todo Durango por la acogida de todos estos años por parte de los y las durangarras. Asimismo, quiso resaltar, que "la comunidad Jesuita no se va, sino que seguirá muy presente en Durango".

San Jose Jesuitak
 

El centro durangarra a lo largo de sus más de 140 años de existencia ha estado y está firmemente comprometido con su Misión Educativa, la de un colegio con identidad ignaciana.

En su inicios (se fundó en 1880), y durante muchos años fue un internado que atendía preferentemente a la formación de escolares que habían de seguir posteriormente estudios sacerdotales o religiosos. Esta situación se prolonga, con pequeñas variaciones, hasta el año 1970, en que aparece la nueva Ley de Educación. Así desaparece el antiguo bachillerato que es sustituido por el BUP-COU y se implanta toda la EGB. Durante el curso 1982-83 el edificio antiguo resultaba insuficiente y hubo que acometer la construcción de un nuevo pabellón en la esquina de la calle Astarloa. Durante el curso 1991-1992 se comienza a impartir el segundo ciclo de Educación Infantil y se construye un nuevo edificio con entrada por la calle Montevideo. Propiciado por el Departamento de Educación, en el curso 2000-2001, se produce la integración del alumnado y del profesorado del Colegio Maria Goretti en el centro.

Actualmente la comunidad educativa está conformada por más de 1.300 alumnos (desde 0 hasta 18 años, atendiendo a todas las etapas educativas) y sus respectivas familias, así como por un centenar de educadores aproximadamente.

Astarloa saria
 

Durante cerca de este cuarto de siglo, las personas y entidades premiadas con el reconocimiento Astarloa han sido: Txetxu Baqué, Asociación de Donantes de Sangre de Durango, Orfeón durangués, JAED, Tabirako Saski Baloia, Kriskitin Dantza Taldea, Grupo Alpino Tabira, Durango Txirrindulari Elkartea, Gerediaga Elkartea, la asociación vecinal Juan de Iciar, el empresario Karmel Onandia Alberdi, Centro Metalúrgico Azterlan, Durangoko Pelotazale Elkartea, M'LOMP Senegalearen Elkartea, el compositor y músico durangarra Jesús Egiguren Etxebarria, Errotari Talde Mikologikoa, el txistulari durangarra Juan Antonio Aroma Lejarreta, Tromperri Dantza Taldea, la asociación de comerciantes +Dendak, San Antonio Ikastetxea, Miguel Zugaza, Geu Be Elkartea y año pasado Cultural de Durango.

El premio pretende reconocer a personas o asociaciones su labor profesional y su compromiso con la villa

La Comunidad de Jesuitak de Durango recibió el premio Astarloa 2020 "por sus casi 140 años al servicio de la sociedad duranguesa"