La nueva escuela de música de Amorebieta abrirá en septiembre

El nuevo edificio acogerá cerca de 550 alumnos y 24 profesores de Zubiaur Musika Eskola

10.07.2020 | 01:13
La nueva escuela de música de Amorebieta. Foto: O.Buruaga

Amorebieta-Etxano El próximo 14 de septiembre la nueva escuela de música de Amorebieta-Etxano abrirá sus puertas para arrancar el próximo curso académico en este espacio, que acogerá a los cerca de 550 alumnos y 24 profesores que forman parte de Zubiaur Músika Eskola.

Tras veinte meses de obras y un presupuesto de 2.500.000 euros, los más de mil metros cuadrados del nuevo edificio municipal ya están listos para escuchar sus primeros compases, acordes y melodías.

El nuevo edificio distribuido en una planta baja y cuatro alturas ha sido diseñado con características de consumo de energía e impacto ambiental mínimos y cuenta con un sistema de geotermia y placas solares, por lo que serán unas instalaciones de muy bajo consumo. Con la piedra, el hormigón, la madera y el pladur como materiales predominantes, la acústica ha sido algo que se ha cuidado, tratado y adaptado al detalle teniendo en cuenta la finalidad del proyecto.

De esta forma, la planta baja será un espacio totalmente diáfano y estará reservado para el espacio de conserjería, atención al público, la zona de espera y un aula para el alumnado más joven, de entre 4 y 7 años. El edificio lo completan otras cuatro plantas superiores comunicadas por una escalera central con un envolvente de cristal que permite contar con un espacio de gran luminosidad, con vistas al parque Zelaieta y donde también se puede ver la pared del viejo frontón.

"En la primera planta están las salas de profesores, una sala polivalente con capacidad para 90 personas con una acústica especialmente cuidada y un almacén. En la segunda planta está el control técnico conectado a la sala polivalente y el despacho de dirección. En la tercera y cuarta plantas estarían las diferentes salas y clases", explicó el ingeniero técnico municipal Aitor Abendibar.

En total el nuevo edificio cuenta con un total de 14 aulas distribuidas en las dos últimas plantas. La tercera reservada a instrumentos de viento-madera y metal, cuerda, guitarra y piano además de un lugar para trabajar la musicoterapia, y un almacén.

Y la cuarta y última planta es donde se ubican las aulas de alboka, acordeón, txistu, trikitixa, batería, percusión y un aula de nuevas tendencias. Todas con un tratamiento acústico muy cuidado e importante para garantizar el sonido de cada espacio, pero también el silencio y evitar las vibraciones. "La acústica es algo que nos preocupaba especialmente por lo que lo hemos cuidado especialmente con un tratamiento muy importante y con cortes entre los distintos espacios que a simple vista no se ven, pero que sirven para que el ruido no avance", apuntó Abendibar.

Zubiaur, la Escuela Municipal de Música y Danza de Zornotza comenzó su andadura en septiembre de 2006 a partir de un proyecto del Ayuntamiento de la localidad en atención a la demanda de los vecinos de Zornotza.

Después de 14 años en su anterior ubicación, las nuevas instalaciones de Zubiaur Musika Eskola triplican su espacio anterior y ganan en amplitud, luminosidad y comodidad para arrancar el próximo curso adaptado a las nuevas circunstancias sociosanitarias. "Tenemos cerca de 550 alumnos y 24 profesores y queríamos incorporar las clases de canto, pero atendiendo a los protocolos actuales, tenemos que disponer de todas las aulas y hacer más pequeños los grupos por lo que las clases de canto las dejaremos pendiente para el próximo curso", subrayó Ruper Lekue, director de Zubiaur Musika Eskola.

En el plano económico el nuevo edificio ha contado con un presupuesto de 2.500.000 euros y con este proyecto se culmina la ampliación del centro Zelaieta.

Veinte meses después desde el inicio de las obras, el nuevo edificio situado en el solar del viejo ambulatorio y en el céntrico parque Zelaieta, cuenta con acceso desde la calle Txiki Otaegi y tiene como protagonista el muro original del viejo frontón que queda a la vista y que servirá para seguir conservando así el patrimonio de la localidad. Y es que en las escaleras del nuevo edificio se puede observar la unión de tres épocas diferentes: la del antiguo frontón, la que comparte con el edificio de Zelaieta y el nuevo edificio.