Arratia-Nerbioi

Coles de Durangaldea fabrican solidaridad

27.03.2020 | 09:47
Un alumno de Maristak Durango, con viseras protectoras.

Maristak, Lauaxeta Ikastola y Iurreta LHI elaboran viseras de protección con sus impresoras de 3D

Las muestras y gestos de solidaridad diaria ante la situación de emergencia actual no cesan. Son muchas las personas que en los últimos días se han sumado a distintas campañas e iniciativas para colaborar en la fabricación de material de protección para el personal sanitario en la lucha contra el covid-19. Este es el caso de varios centros educativos de Durangaldea, donde alumnado y profesorado de Maristak, de Durango; Lauaxeta Ikastola, de Amorebieta-Etxano, y del centro de Formación Profesional de Iurreta se sumaron a la iniciativa para la fabricación de material de protección para el personal médico con las impresoras en tres dimensiones que poseen en los centros.

De forma voluntaria, algunos alumnos y profesores de estos centros educativos de la comarca se suman así al movimiento impulsado por la Comunidad Maker de Euskadi contra el coronavirus y comenzaron a fabricar diademas y viseras de protección por medio de la tecnología de impresión 3D, en base a unos prototipos validados y autorizados por Osakidetza.

Dani Irazola, director de Maristak, explicó que de las cuatro impresoras 3D que posee el colegio "trabajamos con tres porque no podemos hacerlo desde el centro al estar cerrado y estas son las que por tamaño se pueden llevar a casa". La dinámica de fabricación es muy sencilla. "Es un archivo que está validado para la impresión de estos equipos de protección, por lo que es darle a imprimir y que la impresora funcione a pleno rendimiento. Al día podemos conseguir hacer unas quince o veinte piezas por cada una de las impresoras". Desde el centro explican que "cualquiera que tenga una impresora 3D podría sumarse a la iniciativa y podríamos enviarle el archivo".

Un pequeño gesto de solidaridad que ya tiene resultados, puesto que las primeras viseras creadas por ellos fueron enviadas y repartidas en el ambulatorio de Durango.

noticias de deia