Desde el mercadillo de Elorrio: "Bromeamos con que hay que pedir ya las uvas de Navidad"

El mercadillo de Elorrio transcurre entre intensas medidas de seguridad y un toque de humor

21.03.2020 | 00:25

Elorrio – El Ayuntamiento ya había anunciado que el mercadillo se iba a celebrar como cada viernes, pero que el mismo se vería sometido a ciertos cambios y normas para garantizar la seguridad de todos los que podrían acudir. De esa forma se limitó su espacio a la mitad del aparcamiento y se vendieron productos exclusivamente alimentarios en el total de los seis puestos que acudieron a la cita de ayer. Dos puestos de frutas, otros dos de hortalizas y productos de caserío, uno de quesos y embutido y un espacio para las aceitunas y conservas.

El hecho de mantener y celebrar el mercadillo habitual de los viernes en Elorrio generó cierta polémica por las circunstancias actuales de confinamiento por el covid-19, pero la jornada de ayer se desarrolló con normalidad y bajo unas estrictas normal de seguridad, control de accesos y respeto de las distancias de seguridad para entrar y permanecer en el recinto.

Entre otros, los puestos de venta estuvieron separados unos de otros y también la distancia de venta, siendo los encargados de los puestos los únicos autorizados en la manipulación de los alimentos y con el uso obligatorio de guantes.

Durante el transcurso de la mañana, la Policía Municipal se encargó de controlar el aforo y la fila para poder entrar en el espacio acotado para la venta de los productos de alimentación. Tal y como adelantaron desde el Consistorio sería de obligado cumplimiento respetar las estrictas normas de seguridad tanto por de las personas compradoras como por los vendedores, quienes con humor comentaban que "bromeamos con los clientes, les decimos que hay que encargar ya las uvas de Navidad, por si acaso...".

Por otro lado y dentro de las medidas adoptadas el lunes para hacer frente a las necesidades de las familias y las personas mayores del municipio, el Ayuntamiento también adelantó que ha comenzado ya a preparar lotes de comida, junto con la asociación Kainabera, y que su reparto comenzará en breve. En total, han identificado a 43 familias que debido al cierre de los centros y de los comedores se encuentran ahora en una situación más desfavorecida, por lo que para ellos se destinarán las primeras ayudas. En cuanto a la red de cuidados que han organizado, informaron que por el momento no han recibido ninguna solicitud de ayuda.