Las piscinas de Abadiño seguirán cerradas por razones de seguridad

El gimnasio y el bar del polideportivo sí funcionan al no sufrir daños por el temporal

18.02.2020 | 06:15
Imagen del polideportivo de Astola.

ABADIÑO. El pasado domingo, las fuertes rachas de viento registradas en Durangaldea y en concreto en los municipios de Atxondo, Elorrio, Durango y Abadiño, se llevaron por delante parte de la cubierta del polideportivo de Astola en Abadiño. Como consecuencia del suceso el Ayuntamiento decidió cerrar provisionalmente las instalaciones y desalojaron también el aparcamiento para evitar el riesgo y los daños de un nuevo desplome.

Ayer por la mañana, responsables y técnicos municipales de la localidad se reunión para valorar lo sucedido, tomar medidas y, entre otras, acordaron prolongar el cierre de las piscinas hasta solucionar los problemas en la cubierta y volver a garantizar la seguridad.

Para poder encarar los trabajos de reparación, el Consistorio encargaba ayer mismo y con carácter urgente un informe técnico sobre el estado de la cubierta a fin de poder disponer cuanto antes los datos y alcance de los daños y poder realizar cuanto antes los trabajos de reparación oportunos.

La idea del Consistorio es poder reabrir las instalaciones en el plazo de tiempo más breve posible, pero cumpliendo siempre con las máximas garantías de seguridad y calidad del servicio.

Por el momento y hasta que las piscinas vuelvan a estar operativas, el Ayuntamiento informaba que el gimnasio y el bar ubicados en las mismas instalaciones del polideportivo sí permanecerán abiertos en sus horarios habituales. En un primer momento se barajó la posibilidad del cierre total de la instalación, pero finalmente se decidió que se puede seguir haciendo uso del resto de servicios como el gimnasio y el bar puesto que no han resultado afectados por el temporal y no supone ningún riesgo para los y las abadiñarras y resto de usuarios.

La cubierta del polideportivo de Astola, desde su inauguración hace casí 18 años, ha sufrido continuos episodios como consecuencia de los temporales. Filtraciones y goteras por lluvia o temporales de viento similares han ocasionado varios desperfectos en los últimos años.

En este sentido, la estructura corrediza contó con un presupuesto que en su día ascendió a un montante de 429.708 euros, y ya fue objeto de una reforma hace una década cuando se registraron unas fuertes rachas de viento y parte de la estructura cediera obligando en esa ocasión también al cierre de las piscinas.

noticias de deia