Organizado por BilbaoCentro

Concurso de escaparates: el comercio de Bilbao brilla por Navidad

Una treintena de negocios de la villa participan del concurso de escaparates organizado por BilbaoCentro

28.12.2020 | 10:23

Vestida de Mama Noel, Janire Matilla, de la tienda Sweet Glory, regala saludos y dulces navideños sentada desde un sillón que ha colocado en el escaparate de la tienda que regenta en la calle Iparragirre de Bilbao. No es la única comerciante de la villa que en estas fechas decora su establecimiento para aportar su granito de arena en la iluminación de la ciudad. Esti y Ziortza, de Zema Interiorismo han creado la ventana de un hogar que se asoma a la calle para trasladar a quien pasa por delante del local esas horas que ha tocado vivir en casa durante el estado de alarma. Pedro, de la tienda de bicicletas Maestre ha montado con cajas de cartón un gran árbol que ha vestido con equipamiento deportivo y que adorna su escaparate. Raúl, que regenta una peluquería en la plaza Sagrado Corazón de Jesús, ha recreado el bosque de Oma con elementos reciclados, un trocito de Bizkaia en medio de la ciudad.



Una treintena de negocios participan en el concurso de escaparates navideños organizado por la Asociación BilbaoCentro. Una iniciativa que este año, más que nunca, cobra mayor fuerza y sentido. Zapaterías, establecimientos de ropa, de complementos, de productos de café y té, pastelerías... lo importante, según explican desde BilbaoCentro, es aportar un granito de arena para que en estas fechas la ciudad, las calles y rincones de la villa estén más bonitos y poder atraer así la atención de los clientes. "Un escaparate bonito es importantísimo para atrapar la atención de quien está al otro lado. Es una ventana a lo que hay en el interior", relata la directora creativa de BilbaoCentro, Olga Zulueta.


Son parte primordial de las ciudades; sin ellos, sin sus luces y su aportación, la villa languidece. Por desgracia, este año se ha podido comprobar qué sería de la ciudad sin el color y los escaparates iluminados, sin el olor a café en las calles, o las barras sin los sabrosos pinchos. En esta Navidad se necesita más ilusión porque tal y como dice Janire Matilla " la parte económica nos ha tocado mucho, pero lo que peor llevamos es la parte emocional".

Por eso ella no ha dudado es formar parte de su escaparate y repartir bastoncillos de menta a quien se asome por la venta de su negocio. "Ahí voy a estar, acompañada de mis dos renos saludando a quien pase. Este año es muy difícil y no estoy dispuesta a perder la ilusión. La Navidad es compartir y dar", apunta la diseñadora de la firma Sweet Glory.

Ziortza y Esti han creado una ventana por la que se ve un paisaje nocturno decorado con dos sillas vacías, una mesa, luces de navidad y un muñeco de nieve. "Lo que hemos querido representar es cómo estamos viviendo la Navidad en este año de pandemia, desde casita y con las calles vacías, sin gente", aclara. Pedro de Maestre Bike participa todos los años en el concurso de escaparates de BilbaoCentro, de hecho hace dos años ganó en una de las categorías. " Es importante que el comercio esté activo. Es un año difícil, pero este año más que nunca hay que estar ahí, adornando nuestros escaparates para animar a la gente que pasa por la calle y mira a través de nuestros escaparates", explica. Raúl de Andreas ha bautizado su escaparate con el nombre cuadrilla ecológica. Se trata, según explica el peluquero una recreación del bosque de Oma con un conjunto de figuras diferentes. "La cuadrilla formada de animales y figuras protegen el bosque creado por Ibarrola y decora el escaparate navideño en Bilbao", comenta Raúl.

Lo cierto es que este concurso ha contado de nuevo con la participación de muchos comercios y se pretende reconocer la imaginación de los propietarios para atraer a la clientela y crear alegría en la ciudad. Porque los escaparates de los comercios de las calles de Bilbao son el primer impacto que anima a los ciudadanos y a sus visitantes a entrar en los locales. Por eso, la Agrupación empresarial BilbaoCentro intenta animar a los comerciantes, desde hace ya trece años, a decorarlos y dar cuenta de la importancia de estos escaparates como una tarjeta de invitación a conocer lo que se asoma en su interior.  Para Zulueta, "los escaparates originales y cuidados son los que invitan a los clientes a curiosear y a interesarse por lo que hay dentro. Son quienes marcan la calidad y la diferenciación. Por eso, se mantienen como una de las claves destacadas para la venta. En Bilbao podemos presumir de contar con muy buenos comerciantes que año tras año toman parte de este concurso".

Con mimo, gusto y cuidado los comerciantes ya han vestido sus "ventanas" a la calle con infinidad de motivos navideños y BilbaoCentro premiará ese esfuerzo y ese entusiasmo tan necesario en los tiempos que corren. Los premios se repartirán en tres categorías; el más vanguardista, el más navideño, tradicional y el mejor iluminado. "Cada año es más difícil elegir porque los comerciantes le ponen muchas ganas e ilusión", concluye Olga Zulueta.