‘nido de huevo de codorniz’

El Sorginzulo gana el concurso de pintxos de huevo de txikitero

09.02.2020 | 19:07
Un innovador ‘nido de huevo de codorniz’, del bar Sorginzulo del Casco Viejo de Bilbao

La creatividad se hace un hueco entre este tradicional pintxo

BILBAO. La innovación y la creatividad han entrado de lleno en un pintxo tan clásico como el huevo de txikitero, aquel, que según se decía, comían los txikiteros de antaño para "hacer masa" y poder seguir de bar en bar. Un "nido de pasta kataifi, langostino y huevo de codorniz, acompañado de gel de lechuga y alioli" es el pintxo ganador ?premio ZazpiKaleak- del I Campeonato de Pintxos de Huevos de Txikitero del siglo XXI, organizado por la Asociación  de Comerciantes del Casco Viejo de Bilbao en torno a la Fiesta de los Txikiteros, celebrada la semana pasada.

El creador del pintxo ganador, denominado 'Txinbito', es el bar Sorginzulo, de la Plaza Nueva, 12. Su receta, muy alejada del estilo tradicional, recibió el beneplácito del jurado, compuesto por gastrónomos, comerciantes y periodistas, tras valorar el sabor, la presentación y el conjunto en general de los 24 pintxos, de otros tantos bares, restaurantes y cafeterías que han concursado. "Hemos querido reflejar la tradición de este pintxo con la imagen del típico pájaro bilbaíno, el txinbo, y representar, con el nido, el renacimiento del huevo de txikitero. Estamos orgullos de un premio tan bilbaíno", explica Iñaki Lazkano, cocinero del Sorginzulo.

La Asociación de Comerciantes, que ha celebrado este mediodía la entrega de premios, ha dado un segundo galardón, denominado 'Premio Creatividad', al restaurante Sutan, recién abierto en la calle Correo, 1. Presentó un pintxo compuesto por huevo de codorniz cocido, partido por la mitad, bañado por una gelatina de agua de tomate y aderezado, entre otros ingredientes, con flor de ajo.  Por su parte, el premio de la votación popular ha recaído en el bar Botánico, de la calle Ribera, 16, también recién abierto en el Casco Viejo. Su receta, huevo cocido de caserío y ecológico, un steak tartar y una mahonesa de piparra.

El requisito, huevo duro


Al poner en marcha este concurso, la Asociación de Comercios, Hostelería y Empresas del Casco Viejo bilbaíno decidió dar un impulso y un plus de creatividad al tradicional pintxo de huevo de txikitero, muy presente en las barras de los bares, aunque la mayor parte de las ocasiones en su vertiente más tradicional: un huevo cocido acompañado de mayonesa, una aceituna, un langostino? Como únicos requisitos, los hosteleros debían abordar este pintxo con huevo cocido, un máximo de tres ingredientes añadidos y un aderezo libre.

Y los cocineros del Casco Viejo han puesto de relieve la calidad de sus creaciones, tanto en las versiones más clásicas como en las más innovadoras, presentadas a partes iguales en este campeonato gastronómico. Así, entre los pintxos exhibidos, el clásico de huevo cocido, partido en mitades y acompañado de ingredientes como el langostino, txaka, aceitunas o mayonesa, pero también otros que destacaron por ingredientes tan variados como los hongos, espárragos, steak tartar, vinagretas?

El jurado popular, por su parte, también tuvo la opción de votar por su pintxos preferidos. Para ello, cada uno de los bares presentados al concurso ofreció a sus clientes papeletas específicas con las que pudieron valorar, al igual que el jurado especializado, el sabor, la presentación y el conjunto. Fruto de estas votaciones, la asociación ha sorteado tres Opari txartela Kutxabank vales, de 100 euros cada uno, que podrán gastar en los comercios asociados.