Mercabilbao , la sofisticada despensa de Bizkaia

09.05.2021 | 01:24
Mercabilbao, hace cincuenta años cuando se trasladó desde La Ribera.

Cumple 50 años con ánimo de renovación para afrontar el futuro mayorista

han pasado cincuenta años desde que la actividad mayorista que fruteros y pescateros desempeñaban en el Casco Viejo de Bilbao, fundamentalmente, se trasladó a Mercabilbao, en Basauri, para convertirse en la gran despensa de Bizkaia, Euskadi y el extranjero. Ahora el macromercado celebra su aniversario con la mirada puesta en el futuro para afrontar nuevos retos que le permita seguir siendo el gran abastecedor agroalimentario. Aitor Argote, director general de Mercabilbao, aspira a que en un futuro se pueda crear "un gran polo agroalimentario de Euskadi que permita buscar sinergias entre todos los abastecedores".

Mercabilbao fue inaugurado en 1971 y desde entonces ha tenido que capear con crisis, inundaciones y una pandemia, eso sin contar con los cambios propios del mercado, fruto de las costumbres de las distintas generaciones,

El complejo comercial de Mercabilbao tiene más de trece hectáreas, con un conjunto de mercados especializados donde operan 71 empresas mayoristas y al que acuden diariamente más de 3.000 vehículos, que realizan el abastecimiento y posterior distribución de mercancías a los distintos establecimientos mayoristas, detallistas, de restauración o comedores.

Los Mercados Centrales de Pescados y de Frutas y Hortalizas en la Unidad Alimentaria de Bilbao (Mercabilbao) se constituyeron hace medio siglo por la colaboración entre el Ayuntamiento y la sociedad estatal de mercados de abastos Mercasa para instalarse en Basauri. Hasta entonces el abastecimiento de mayoristas de alimentación se realizaba, desde hacía siglos, en la zona del Mercado de la Ribera.

"Al principio la actividad mayorista se desarrollaba en el Casco Viejo de Bilbao y el pescado, en los bajos del Mercado de La Ribera. Pero era insostenible. De hecho, ahora hubiera sido impensable que ese volumen de camiones circulara por las Siete Calles", admite Argote.

Les costó, pero los mayoristas están encantados de aquella decisión que en su día trasladó sus puestos. Argote rememora aquella época en la que se les llamaba "asentadores. Esto era así porque se sentaban y esperaban a que vinieran los encargados de las tiendas a comprar el producto. Con el paso de los años las cosas han cambiado y triunfa el que, lejos de estar sentado, busca sus propios clientes", explica.

Ahora, el valor añadido es ofrecer el pescado limpio para que los restaurantes no tengan trabajo e incluso hay talleres de manipulación.

Tanto han cambiado los conceptos que incluso se preparan las frutas cortadas en sus tarros y se suministran incluso a los hoteles para los desayunos, algo que pocos conocen que se elabora en este mercado.

Otro de los grandes cambios a los que se ha tenido que adaptar Mercabilbao es a las nuevas tecnologías. No podía ser ajeno a los pedidos que cada vez más clientes realizan on line. "También en Mercabilbao muchos clientes piden el producto por teléfono y se lo suministramos. Después, puede que se pasen una o dos veces a la semana para comprobar lo que tenemos".

Esto supone, además, una gran ventaja en lo que se refiere a la logística del transporte. Argote explica que tanto para el género que viene de aquí como el que llega de fuera muchas de las rutas son de difícil acceso por lo que contar con un buen sistema de transporte que lleve el producto es un valor añadido.

En Mercabilbao empezaron alrededor de 150 empresarios. En estos momentos la tendencia, según dice el director general del centro, es la concentración de empresas. "Hay empresas muy potentes que conviven con puestos pequeños".

Algunos tienen sus plantaciones en Marruecos donde han llevado semillas para tener productos de aquí como vainas o pimientos de Gernika, por poner un ejemplo.

Al completo 

Hace ya unos años que ronda la idea de un traslado de las instalaciones de Mercabilbao. El motivo no es otro que, buscar un espacio mayor, ya que en estos momentos las instalaciones se encuentran al 100% de su capacidad. Argote señala que "se están haciendo estudios para ver qué dimensiones debería tener ese polo agroalimentario de Euskadi".

Está claro que su ubicación debe ser Bizkaia, pero Argote no quiere dar ninguna pista que pueda encarecer posibles localizaciones futuras. Lo que tiene claro es que es una apuesta de futuro que beneficiaría a Mercabilbao. Para Argote, en estos momentos difíciles para todos los sectores, la competencia más importante para Mercabilbao está en las cadenas de distribución. "Tenemos que buscar sinergias".

Por ejemplo, en estos momentos una de las carencias a las que se podría dar salida es un espacio para alimentos precocinados, una demanda de la sociedad actual que podría ser atendida desde Mercabilbao, pero que en estos momentos es imposible por falta de espacio en sus instalaciones.

Otra de las cuestiones a las que se deben enfrentar es a la demanda de las nuevas generaciones. "La chavalería solo compra por correo electrónico y aunque lo fresco todavía no está sufriendo todas las consecuencias, no podemos olvidarnos de que es una tendencia que ha llegado a todos los sectores y también nos llegará a nosotros". De hecho, ya hay experiencias en otros mercados que están probando líneas en este sentido, con lo que llaman Amazonfresh.

Por eso el director general de Mercabilbao cree que es el momento de pensar en el centro con visión de futuro para que esta gran familia que mantiene la despensa de Bizkaia, Euskadi y llega al extranjero, se mantenga.

"Ahora pensamos en un polo agroalimentario que suministre a todo Euskadi"

Aitor Argote

Director general de Mercabilbao


noticias de deia