Responsables de residencias de Bizkaia creen "injusta e infundada" la "alarma social" generada contra ellos

Lamentan la "falta de un mayor respaldo" de las Administraciones públicas, "que sí ha existido en otros territorios"

12.03.2021 | 20:04
La Asociación empresarial de gestores de centros asistenciales de Bizkaia, GESCA, han calificado de "injusta e infundada" la "alarma social".

La Asociación empresarial de gestores de centros asistenciales de Bizkaia, GESCA, han calificado de "injusta e infundada" la "alarma social" generada durante la pandemia "contra las residencias, entidades, y profesionales", que se han sentido "incomprendidos y criminalizados". Además, ha lamentado la "falta de un mayor respaldo" por parte de las Administraciones públicas, "que sí ha existido en otros territorios".

Con motivo del cumplimiento de un año de la entrada en vigor del estado de alarma decretado por el Gobierno central con motivo de la pandemia, GESCA ha reunido a más de 35 directores de sus centros para analizar el impacto que dicha pandemia ha tenido en las residencias, entre las personas que viven y trabajan en ellas, y entre las familias de las personas atendidas.

Los responsables de los centros, en los que se atiende a más de 4.800 personas en Bizkaia, han destacado "el esfuerzo que han realizado las personas que trabajan en los centros residenciales", sometidas a "una gran presión, llenos de incertidumbres, una vez superado el miedo y sentimiento de culpa iniciales". En su opinión, este tiempo de pandemia "ha sido muy duro y extremadamente exigente", pero "ha fortalecido los equipos de profesionales y ha mostrado la solidaridad de unas plantillas que se han volcado en el cuidado de las personas dependientes". "No solo las propias plantillas, sino que han vivido una gran colaboración intercentros y entre las diferentes entidades que forman esta asociación, trabajando todos ellos de la mano, a fin de lograr la salvaguarda de los residentes", han señalado.

Los asistentes han recordado que las autoridades sociales y sanitarias "establecieron recomendaciones y protocolos para aplicar en las residencias que iban cambiando con los días y que había que ir implantando de la noche a la mañana", causando "una transformación radical de la vida en los centros". "Pese al confinamiento, cambio de las rutinas, reordenación de espacios, anulación de visitas, puesta en marcha de medidas y protocolos de prevención, que han supuesto un quebradero de cabeza para los profesionales, la capacidad de adaptación que han mostrado las personas mayores ha sido sorprendente", han indicado.


ESFUERZO DE LAS PLANTILLAS


También han destacado que, desde el primer momento, "la confianza en los equipos profesionales ha sido total por parte de estas personas, que se han resignado ante este nuevo escenario que ha alterado sustancialmente su vida en los centros". Los directivos de las residencias han valorado "la generosidad, compresión, apoyo y agradecimiento que las familias les hanmostrado durante la pandemia". En este sentido, han aludido al "esfuerzo" de los centros "para facilitar la comunicación entre residentes y familiares, con el apoyo de herramientas tecnológicas".

En este sentido, han citado una encuesta del Departamento de Acción Social realizada a 2.015 familiares de personas residentes, y en la que más del 94% de los encuestados han mostrado su satisfacción "con la comunicación con los centros y sus familiares". Para los responsables de los centros, las restricciones a las visitas y a las salidas impuestas por las autoridades sanitarias han sido, probablemente, "las medidas más duras que se han visto obligados a implantar", por lo que han valorado "la progresiva vuelta a la normalidad que se ha iniciado con el decreto que las autoriza y que ha sido aprobado a primeros de este mes".

Además, han recordado que la búsqueda de personal "para cubrir bajas y reforzar las plantillas" con el objetivo de "acometer las nuevas tareas que surgían en los centros, junto con el ingente trabajo administrativo que generaban las recomendaciones, protocolos yregistros impuestos por las autoridades", han supuesto "un trabajo 'extra'", debido a las "jornadas maratonianas de lunes a domingo".


CRIMINALIZADOS


Por ello, han considerado "injusta e infundada la alarma social que se ha generado contra las residencias, entidades, y profesionales", que se han sentido "incomprendidos y criminalizados". "Las direcciones de los centros han echado en falta un mayor respaldo de las administraciones públicas, respaldo que sí ha existido en otros territorios", han dicho.

Según han precisado, pese a la situación actual de los centros, "con un 25% de las camas vacías, y un importante desequilibrio económico", la vacunación del personal y de las personas dependientes, "insufla esperanzas de una pronta vuelta a la normalidad".

GESCA agrupa a 10 entidades que gestionan 27 residencias y 22 centros de día en Bizkaia, "lo que supone atender a 4.832 personas, 3.697 en residencias y 1.135 en los centros de día, empleando para ello a más de 2.600 profesionales". La asociación empresarial representa al 34,6% de las plazas residenciales de Bizkaia y sus asociados facturan, en conjunto, más de 130 millones de euros anuales.

noticias de deia