arenal de Muskiz

La Arena tiene una nueva senda peatonal y 100 plazas más de aparcamiento

09.02.2020 | 08:03
Imagen de las marismas y la playa de La Arena.

Cien plazas de aparcamiento, 65 sobre las antiguas oficinas de CLH y 35 al otro lado de la carretera comarcal

MUSKIZ.   El subdelegado del Gobierno en Bizkaia, Vicente Reyes, y el alcalde de Muskiz, Borja Liaño, han inaugurado la nueva senda peatonal de la marisma del río Barbadun, de aproximadamente un kilómetro de longitud entre el viaducto de la A-8 y la playa de La Arena.

Reyes ha señalado que la playa de La Arena es las más concurrida de Bizkaia y, por ello, "de atención preferente del Gobierno de España" y ha destacado que el objetivo es hacer "compatible" el uso de la playa con la conservación de sus "importantes recursos ambientales, las marismas y las dunas".

Las actuaciones llevadas a cabo en la primavera ha dado continuidad al sendero que proviene del núcleo de Muskiz para unirlo con la playa.

Para ello se ha ejecutado un itinerario peatonal de alrededor de un kilómetro de longitud entre el viaducto de la autopista A8 y la playa, con un anchura de unos 2,2 metros, lo que permite llegar a pie al arenal desde la estación de tren, ubicada a unos tres kilómetros de la playa.

Además se han acondicionado cien plazas de aparcamiento, 65 sobre las antiguas oficinas de CLH y 35 al otro lado de la carretera comarcal, y se han creado los accesos peatonales desde el aparcamiento al sendero y desde un nuevo mirador que permite observar la marisma restaurada en 2012.

Las actuaciones llevadas a cabo en los últimos años en la playa y su entorno han supuesto un coste de 9 millones de euros, "con una participación importante" de la empresa CLH entre los años 2007 y 2012 para la retirada de sus instalaciones y la recuperación ambiental del entorno.

Reyes ha señalado que esta actuación "no tiene parangón en Europa en cuanto a actuación ambiental, no solo por el elevado coste debido a la descontaminación del suelo, sino por la restauración en tiempo récord de unos 64.000 metros cuadrados de zona de marisma que se ha recuperado totalmente en menos de un lustro".