patrimonio industrial

Analizan Molinos Vascos como sede del Museo de la Industria

El edificio podría ser el eje central de una estrategia para poner el valor el patrimonio industrial

08.02.2020 | 20:10
Una persona saluda el paso de un barco turístico por la ría frente al edificio de Grandes Molinos Vascos.

Bilbao - La Diputación de Bizkaia sigue dando pasos para poner en marcha un Museo de la Industria, dentro de una estrategia que ponga en valor todo el patrimonio industrial del territorio. Para ello, ha encargado ya dos estudios para estudiar la posibilidad de instalarlo en el edificio de Grandes Molinos Vascos, en Zorrotza, que actuaría como eje central de un recorrido que recoja y ponga en valor la rica historia industrial del territorio. "Confiamos en que antes de que termine la legislatura, el próximo 26 de mayo, podamos tener ya una estrategia definida", avanzó ayer la diputada foral de Euskera y Cultura, Lorea Bilbao.

La responsable compareció ante las Juntas Generales a petición de la apoderada de EH Bildu Txusa Padrones, para explicar los pasos dados para la creación e implementación de un Museo de la Industria y la Técnica, que se aprobó en la Comisión de Euskera y Cultura de 23 de octubre de 2017. "La idea no parte de esta legislatura, ni siquiera de este grupo juntero", reconoció Padrones, quien realizó un minucioso recorrido histórico sobre el proyecto.

Bilbao explicó que la Diputación trabaja durante este último año junto al Gobierno vasco y el Ayuntamiento de Bilbao en el antiguo edificio de Molinos Vascos, ubicado al borde de la ría en Zorrotza y que constituye uno de los mayores monumentos industriales de Bizkaia, ya que fue el primer edificio industrial construido en hormigón y cuenta con los silos más antiguos del Estado. También mantienen reuniones con su propietario, quien ha mostrado su disposición a "trabajar con la Administración y facilitar las cosas, siempre con el objetivo de que el edificio vaya a tener un uso público".

Actualmente se está a la espera de la finalización de dos informes. Por una parte, el estudio de la situación actual del edificio, que cuenta con más de 7.000 metros cuadrados, y las actuaciones de urgencia que son imprescindibles para garantizar su mantenimiento y los recursos, tanto económicos como de otro tipo, que serán necesarios para ello. Además, se trabaja con un estudio de arquitectura, especialista en patrimonio industrial, para analizar las actuaciones que se pueden desarrollar a futuro. Dichos trabajos, señaló, estarán finalizados en breve.

La Diputación apuesta por una estrategia global para poner en valor y difundir el patrimonio industrial del territorio que pivote sobre ese museo, pero que recoja también los diferentes elementos que existen en Bizkaia, tanto materiales como inmateriales, "antes de que desaparezcan". "El relato que tenemos que construir sobre el patrimonio industrial del territorio tiene que dar a conocer lo que hemos sido y la importancia que ha tenido ese pasado, y ser atractivo tanto para los vizcainos como para la gente de fuera. En unos años podemos convertirnos también en referente en este ámbito", confió Lorea Bilbao.

La Diputación no quiere abordar esta estrategia únicamente desde el ámbito cultural. "Si queremos que este proyecto prospere tenemos que generar sinergias con Desarrollo Económico -en su vertiente turística- y Medio Ambiente, por los lugares en los que están ubicados estos elementos, y también entre diferentes administraciones", defendió la responsable foral, así como con otros agentes como universidades y expertos en esta materia.

Bilbao también destacó la necesidad de garantizar la viabilidad económica del proyecto, que tiene que ser sostenible a lo largo del tiempo y contar con espacios multiusos. "A la hora de valorar su viabilidad, habrá que estudiar si hay que habilitar un museo, o un museo y algo más, y cómo se puede conseguir su mantenimiento", explicó.

Bilbao puso también en valor el trabajo realizado por la Diputación para poner en valor el patrimonio industrial del territorio, como en La Encartada, El Pobal, Punta Begoña o el puente de Ondarroa.

EH Bildu reconoció que esperaba que los trabajos estuvieran más avanzados y confió en que en la próxima legislatura este proyecto se impulse con fuerza, mientras que desde el PP y Podemos criticaron la falta de "voluntad política" para sacarlo adelante. El PNV y el PSE, por su parte, destacaron que se trata de una iniciativa "muy ambiciosa", que precisa de pasos "firmes".

Al detalle