Con los cinco sentidos

El Bilbao Basket quiere seguir sus rutinas en navidad porque le esperan tres duelos en siete días

26.12.2020 | 02:17

bilbao – El Bilbao Basket espera que las fechas navideñas no desvíen su atención ahora que ha enlazado dos triunfos seguidos y cuenta con toda la plantilla con la que afrontará los dos próximos meses de competición. Álex Mumbrú recordó tras el duelo ante el Fortitudo la importancia de que los jugadores puedan pasar estos días más tiempo con sus familias o reunidos aquellos que las tengan en Bilbao, pero también apuntó que el equipo no va a variar demasiado su rutina de entrenamientos. No está la clasificación para hacer concesiones y los hombres de negro jugarán tres partidos en siete días: mañana ante el Unicaja, el martes ante el Burgos y el 2 de enero ante el Gipuzkoa Basket. Por tanto, hay que tener los cinco sentidos puestos en el día a día después de unas semanas en las que el trabajo semanal se ha resentido por los problemas de salud, las lesiones y las salidas y entradas de jugadores.

John Jenkins y Alade Aminu ya están integrados en el grupo y ambos estarán mañana ante el conjunto malagueño. Del segundo se espera que tenga incidencia en el aspecto defensivo y aporte su calidad atlética a poco que su condición física le permita ofrecer unos quince minutos de buen nivel ante rivales bien armados en el juego interior, sobre todo los dos siguientes. Del primero, y después de dos encuentros disputados con la camiseta negra, ha quedado claro que aún tiene el punto de mira desviado, si se atiende a sus porcentajes, aunque Jenkins es ese tipo de jugador que no va a eludir la responsabilidad y va a seguir haciendo lo que le toca porque no suele ser habitual que falle tanto en dos partidos seguidos. En ese sentido, sus diez triples fallados ante el Fortitudo pueden asustar, pero en estos dos choques ha demostrado que cuando ha hecho falta, ha metido.

Eso sí, el alero de Tennessee va a necesitar más compañía anotadora desde el perímetro en choques más exigentes que el del pasado miércoles. En este sentido, Kulboka también acabó con un rosco en cinco intentos de tres puntos ante los italianos. Que el lituano culminara la primera jugada de ese partido con un alley-oop y encontrara otras maneras de anotar más cerca del aro no le puede hacer desistir de lo que es su especialidad y lo que más necesita el equipo de él. Y ahora quizás Miniotas también pueda sumar desde el perímetro al ceder sus minutos y su espacio cerca del aro al recién llegado Aminu.