Unai Simón lleva tres meses jugando con molestias

Marcelino revela que arrastra un problema de hombro desde la Supercopa y valora como "mejorable" el nivel actual del portero, titular en las últimas doce jornadas de liga

29.04.2022 | 00:11
Unai Simón atrapa el balón durante el entrenamiento de ayer jueves en Lezama.

La presencia de las lesiones abarca todo el período de actividad del jugador al cabo de un año, desde la etapa de preparación estival. Una vez iniciados los campeonatos oficiales aumentan las probabilidades de sufrir contratiempos, pero a medida que avanzan los meses el incremento de partes médicos suele ser más evidente por la acumulación de esfuerzos. A mayor número de partidos, mayor desgaste. El cansancio físico y mental se convierte así en un factor clave en la suerte de los equipos durante la última etapa de la competición.

El Athletic no es ajeno a esta realidad. En los meses que cerraron la campaña anterior, la 2020-21, el cupo de indispuestos de abril en adelante experimentó una llamativa subida. Fue volver de las finales de Copa y empezar de golpe a producirse los ingresos en la enfermería: Yuri, Muniain, Ander Capa, Dani García, Yeray. Como puede comprobarse, la plaga de lesiones afectó a buena parte de la alineación tipo que manejaba Marcelino. Se le cayó medio equipo. Como sería la cosa que hasta Iñaki Williams fue víctima de molestias, aunque ello no le impidió participar en cada compromiso porque no era cuestión de renunciar al asunto de su récord personal de partidos consecutivos. En ocho de los diez que cerraron el ejercicio, Williams saltó al campo sobre el minuto 70.

Entrenamiento del Athletic en Lezama. Fotos: Borja Guerrero

En el vigente curso, los casos más graves han tenido como protagonista a Yuri, quien pasó por el quirófano en verano para zanjar una pubalgia y reapareció en enero. En total permaneció nueve meses al margen de la dinámica de la plantilla . En segundo lugar habría que mencionar a Yeray, que no se estrenó hasta finales de octubre, y Villalibre, castigado por una serie de lesiones musculares, alguna definida como recaída, que le han perseguido con auténtica saña.

Son unos cuantos más los rojiblancos que han visto interrumpida de forma temporal su actividad, gente que ha estado ausentes varias semanas, en ocasiones por encima del mes: De Marcos, Sancet, Vivian, Vencedor, Dani García, etc. Recientemente, una situación de esta clase afectó a Iñigo Martínez, a quien se le complicó una dolencia que en un principio se estimó de carácter leve y sin embargo le condujo a perderse hasta cinco encuentros. A todo esto, el club no ofreció una información específica en torno al problema que lastraba al defensa central. No es la primera oportunidad en que hay un desconocimiento del estado de un jugador, lo que genera un clima de incertidumbre sobre sus probabilidades de actuar. El capítulo que, de momento, completaría el dossier de lesiones misteriosas figura en una carpeta que lleva el nombre de Unai Simón.

Unos días antes de que el Athletic se desplazara a Cádiz, Onda Vasca informó de que el portero titular padecía una lesión en uno de sus hombros. Preguntado al respecto horas después en la sala de prensa se Lezama, en la víspera del partido, Marcelino declaró lo siguiente: "Unai tiene una molestia en el hombro, pero si juega es porque está apto y si encaja gol no es por la molestia de hombro, es porque encajó gol por lo que sea. Entonces, excusas aquí las justas para todos. El entrenador nunca las pone y el futbolista que está en el campo tampoco las debe poner".

La cuestión se le había planteado al técnico con el único ánimo de aclarar, de confirmar si, en efecto, Simón estaba mermado, pero Marcelino además de responder afirmativamente sacó a colación los de las "excusas". Aunque sea obvio que se presta a interpretación, nadie entendió la salida del entrenador porque, que se sepa, el portero no había recurrido a utilizar atenuantes públicamente.

DESDE LA SUPERCOPA
 

Bueno, pues tras ganar en Cádiz (2-3), el técnico concedió una entrevista a Radio Euskadi, en la cual dijo textualmente: "Unai está jugando con una molestia en el hombro desde la Supercopa. Eso le priva de entrenar a su máximo nivel de exigencia. El hombro es una parte fundamental en el portero. Unai durante una parte de la competición tuvo un nivel muy alto, bueno pues ahora tiene un nivel aceptable, pero mejorable".

Noticia de gran calado, cortesía de Marcelino: Unai Simón no solo tiene un problema de hombro ahora, sino desde mediados de enero. Y, según su explicación, no se entrena como debería y, se deduce que como consecuencia de ello, su actual rendimiento no es el ideal. Desde luego, el responsable del equipo lo valora como inferior al que brindó en una fase anterior de la temporada. Vaya. El hermetismo cultivado durante tres meses, de repente salta por los aires y hoy se sabe que quien viene defendiendo la portería del Athletic en las doce jornadas del campeonato de liga habidas desde el 16 de enero, lo ha hecho sin hallarse en las condiciones ideales para desempeñar su labor.

La cifra

29

Son los goles que Simón ha recibido en la actual liga tras haber intervenido en 29 jornadas. Es justo la misma cifra de goles que encajó en el curso 2019-20, quizás el mejor suyo en el Athletic, aunque entonces jugó 34 jornadas.

noticias de deia