El doble estreno de Nico Serrano

El león de 18 años aparece por primera vez como titular con el Athletic en LaLiga y responde a la decisión de Marcelino inaugurando su casillero de goles para permitir la victoria en Vallecas

23.01.2022 | 21:25
Nico Serrano celebra su gol frente al Rayo Vallecano.

Marcelino García Toral decidió dar descansos después de los maratonianos octavos de final de Copa frente al Barcelona. Introdujo siete novedades. En esa búsqueda de frescura, concedió una oportunidad a Nico Serrano (5-III-2003, Iruñea), que fue de la partida contra el Rayo Vallecano. Embarcado en su primera temporada en el primer equipo, el chaval asistía a su primera titularidad en LaLiga con la camiseta del Athletic.

Hasta la fecha, Nico había tomado parte en ocho partidos: en el contexto de LaLiga, había comparecido en siete ocasiones, con unos anecdóticos 54 minutos; en el marco de la Copa había firmado su única titularidad, frente al Atlético Mancha Real, con 90 minutos, su único partido completo; en la Supercopa había disputado 9 minutos en la final contra el Real Madrid. Nico Serrano gozaba en Vallecas de la oportunidad de reivindicarse, de disponer en un solo duelo de más minutos que en los siete precedentes en liga, como ocurrió. El joven apareció situado en el costado izquierdo, su posición natural, ante la baja por positivo en covid-19 de Iker Muniain, crucial para los leones en el encuentro previo.

El partido arrancó plagado de imprecisiones, con pocos entendimientos, alocado, descontrolado. Un duelo de ritmo intenso. De sube y baja, de balones divididos, aguerrido, donde la técnica se diluye. Nico Serrano fue víctima de la escasa elaboración. Su trabajo, además de ser el ejecutor de los saques de esquina junto a Alex Berenguer, se centró más en ayudar defensivamente que en producir ofensivas, en detener las acometidas de Isi Palazón y Balliu, con la fortuna de que el equipo de Andoni Iraola focalizó sus ataques en la prolífica banda contraria. Nico apenas dispuso de ocasiones para lucir, carente de espacios, de balones ventajosos, desasistido.

No obstante, alcanzada la media hora del partido un repentino balón aéreo llegó a sus botas. El fallido intento de chilena de Berenguer propició un rechace que cayó en el oportunista chaval, que estaba en el lugar y el momento adecuados. Serrano controló. Se dejó el balón botando. Cuando el esférico permanecía el aire lo empalmó para fusilar a Zidane. Un disparo cruzado estético, bien dirigido y armado con potencia. Un brillante zurdazo en resumidas cuentas.

Con apenas incidencia en el juego, el debutante en el once de Marcelino se transformaba en resolutivo. El cachorro ya es león. Aprovechó la primera ocasión que dispuso para establecer la diferencia. El gol en el minuto 30 fue una bendición para un Athletic que no había visto portería en cuatro de sus cinco encuentros anteriores disputados a domicilio en LaLiga. Serrano hacía efectiva la apuesta del técnico asturiano. "He controlado y cuando he visto que tenía oportunidad de golpeo, he disparado. La verdad es que es un gran gol", diría el chico ante los micrófonos de Gol, radiante por la trascendencia de la acción, por ser importante en Vallecas.

Nada más arrancar la segunda mitad, Serrano pudo encumbrarse. Iñigo Lekue envió un preciso pase raso a la frontal del área pequeña. Nico chutó de primeras, con el interior para tratar de asegurar el disparo entre los tres palos, pero falló en la postura corporal, dejó atrás el cuerpo. El tiro se marchó por encima de la portería rival. Una buena ocasión desperdiciada. Pero en la memoria quedará su gol, el primero como león, en el día de su estreno en la titularidad en LaLiga y con el valor de los tres puntos. Un sueño hecho realidad. "Es llegar y besar el santo. Es un jugador que tiene gol. Se ve en los entrenamientos y en su trayectoria en las categorías inferiores. Es joven, prácticamente un niño, juvenil aún, pero cuando va con la selección mete gol, cuando entrena mete goles y este gol es una acción técnica muy buena", expresó Marcelino, que prosiguió con las alabanzas: "Es reconfortante que chicos tan jóvenes vengan con esa ilusión y capacidad para aumentar las posibilidades del equipo, ofrecernos competitividad y hacer ver que el Athletic tiene un futuro con jugadores que pueden ser importantes".

En el minuto 62 Marcelino reemplazó a Serrano por Mikel Vesga, quien se instaló en el eje del centro del campo, desplazando a la banda derecha a Oier Zarraga, quien a su vez envió a Berenguer al flanco izquierdo, el que ocupaba Nico. Tras sufrir lo indecible, el Athletic se llevó los tres puntos del fortín que es Vallecas, convirtiéndose en el primer equipo en ganar en el feudo rayista. Todo ello gracias a un Nico Serrano que despertó su olfato goleador. "Estoy súper contento de sacar los tres puntos aquí, donde nadie había ganado. Lo hemos conseguido después de hacer un gran esfuerzo el jueves, tiene mucho mérito y vamos a mirar para arriba hacia Europa", prometió Serrano.

noticias de deia