Iñaki Williams y Sancet lideran la remontada del Athletic

El Athletic, con doblete de Iñaki Williams y gol de De Marcos, sella ante un buen Betis una épica remontada y se rearma para la visita a San Mamés del líder

19.12.2021 | 18:47
De Marcos celebra el gol de la remontada

El fútbol le devuelve al Athletic lo que le ha quitado en otros partidos. Ver para creer. El conjunto rojiblanco estaba llamado a sufrir frente a un buen Betis el enésimo revés y, de repente, le valió un arreón a la vieja usanza en el tramo final para sellar una remontada épica que le permite cerrar su racha de ocho jornadas sin vencer y rearmarse de cara a la visita a San Mamés el miércoles del Real Madrid, el líder de la liga. Si una semana atrás, la portería del Sevilla se le empequeñeció en las numerosas ocasiones de que las que gozó, ayer domingo metió los tres lanzamientos claros que ejecutó. Un pleno que retrata la volatibilidad de este equipo, de máximo riesgo si cotizara en Bolsa. Como lo es Iñaki Williams, que se revaloriza ante uno de sus rivales preferidos. Selló un doblete con dos tantos marca de la casa en sendas acciones en las que sacó renta de su velocidad. El gol te pone en la cima y el error, en el infierno. Tocó lo primero, como fue también en el caso de Sancet, cuya presencia resultó determinante en la gestión de los dos últimos tantos de los leones, que consumaron la remontada por medio de De Marcos, otro recambio en positivo.

Las mejores imágenes del Athletic 3- 2 Betis. Fotos: Borja Guerrero

Se conocía el estropicio que en las últimas horas había hecho el covid-19 en el Athletic. Unai Simón e Iñigo Martínez son sus dos víctimas más recientes, aunque el Betis también lo sufre en la figura del mexicano Guardado. Sin dos de sus grandes referentes, Marcelino tiró de manual. Sus dos recambios estaban cantados. El cachorro Julen Agirrezabala y Unai Nuñez tomaban el testigo de los mencionados, por lo que les tocaba, junto a sus compañeros, poner a prueba la solvencia defensiva ante uno de los equipos de moda. No en vano, el conjunto bético, tercer clasificado, se presentó en La Catedral con el aval de cuatro victorias consecutivas, tramo en el que había marcado once goles, seis de ellos obra de Juanmi, y solo uno encajado. El Athletic encarnaba el lado opuesto, como el día y la noche. Encadenaba tres partidos sin mojar y ocho jornadas sin vencer. Con esta estadística en la mano, el colectivo rojiblanco tenía motivos como para temblar. Otra cosa es que el fútbol no es tan frío como los números. De ahí, la pasión que levanta.

Lo cierto es que esta lógica se hizo añicos en un abrir y cerrar de ojos. No habían transcurrido ni dos minutos y el Athletic se vio por delante en el marcador después de romper una sequía de casi 300 minutos de ineficacia total. Si ante el Sevilla no hacía gol ni al arcoíris, ayer tarde lo hizo a las primeras de cambio, aunque estuviera rodeado de suspense y gracias a que el VAR corrigió al línea. Iñaki Williams, además, se quita un peso de encima. Tan vilipendiado en los últimos tiempos por su falta de pegada, en esta ocasión supo definir un pase filtrado por Muniain para batir a Rui Silva. Una conexión letal cuando funciona. La euforia, eso sí, duró lo mismo que un caramelo a un niño. Fue cuando emergió Juanmi, un exrealista para más detalle. Como delantero tuxri-urdin no fue capaz de batir a los rojiblancos y lo hizo a la primera que tuvo en esta ocasión, lanzado por una inspiración divina. Son siete sus goles en los cinco partidos más recientes. Vuelta a empezar con solo seis minutos consumidos.

El Athletic acusó el golpe. Y mucho. Ya no le valía la excusa de que es uno de los equipos que más genera. Eso dice su entrenador. Ayer se vio otra cosa ajena a ese escenario durante el primer acto. El Betis, nada más marcar Juanmi, se hizo con el partido. Supo manejar los tiempos, quizá porque detectó las debilidades de los leones, espesos en la creación y sabedores de que la sociedad Vencedor-Vesga no se activaba en la medular. El Betis fue a lo suyo, tiene muy buenos peloteros y el Athletic, no. Muniain, que cumplía 29 años de edad, es el que más talento tiene de los rojiblancos en ese matiz, pero el capitán, al margen de las asistencia del 1-0, apenas apareció hasta ser sustituido en la reanudación. Así las cosas, el Athletic se tuvo que encomiar a rascar en algún zarpazo, en una contra o en una acción individual que no llegaron pese a los intentos de los hermanos Williams, ayer domingo protagonistas, sobre todo en el caso del mayor de la saga.

La locura


El paso por vestuarios se entendía como reparador para un Athletic que necesitaba un plus en su juego. Más lejos de la realidad. Fue el Betis el que arrancó con el bastón de mando. Los de Pellegrini se habían subido a la buena ola y en cuestión de siete minutos generaron tres acciones de máximo peligro. Acertaron a la tercera. Con anterioridad, Agirrezabala sacó una buena mano a disparo de Fekir, de seguido Willian José marró un mano a mano con el meta donostiarra, pero Fekir ya no desperdició la que tuvo de nuevo tras ganar Carvalho la batalla a un Yeray que proyectó inseguridad frente a un Unai Nuñez más fiable.

El Athletic estaba grogui, sin ideas y sin dar muestras de reacción. El fútbol, sin embargo, es así de impredecible. Marcelino removió la coctelera y encontró el punto sabroso al cóctel que tocó degustar en el tramo final. Las comparecencias de Zarraga, Berenguer, De Marcos y Sancet fueron decisivas, sobre todo en los dos últimos casos. El de Mendillorri tiene una calidad que debe explotar y abrió su tarro de las esencias para ser partícipe en los dos tantos que sellaron la remontada. Marcelino había proclamado en sus comparecencias que en el momento en que su equipo hiciera gol, empezaría a romperla. Sonaba a bilbainada, pero fue así. Primero, Sancet asistió a Iñaki Williams, para que este sacara un latigazo que sorprendió a propios y extraños. Un golazo. Doblete de Iñaki, que calla muchas bocas. Sancet, después, se asoció con De Marcos, para que el segundo capitán volviera a marcar desde hace tanto tiempo y consumar una voltereta que sabe a gloria.


Ficha técnica:


ATHLETIC: Agirrezabala; Lekue (Min. 55, De Marcos), Yeray, Unai NuñeZ, Balenziaga; Nico Williams (Min. 82, Morcillo), Vencedor, Vesga (MIn. 55, Zarraga), Muniain (Min. 69, Berenguer); Raúl García (Min. 69, Sancet) e Iñaki Williams.

BETIS: Rui Silva; Bellerín, Bartra, Víctor Ruiz, Álex Moreno (Min. 83, Miranda); Canales, Carvalho (Min. 83, Joaquín) , Guido Rodríguez (Min. 67, Edgar), Fekir; Willian José (MIn. 83, Borja Iglesias) y Juanmi (Min. 77, Rodri).

Goles: 1-0: Min. 2; Iñaki Williams. 1-1: MIn. 6; Juanmi. 1-2: Min. 52; Fekir. 2-2: Min. 72; Iñaki Williams. 3-2: Min. 89; De Marcos.

Árbitro: Gil Manzano (Comité Extremeño). Amonestó a Zarraga (Min. 59), por el Athletic; y a Fekir (Min. 49), Guido Rodríguez (Min. 59), Miranda (Min. 90) y al técnico Manueo Pellegrini, por el Betis.

Incidencias: 38.002 espectadores se dieron cita en San Mamés en encuentro correspondiente a la décimonovena jornada de LaLiga Santander.

noticias de deia