Solo un gol de jugada en el Athletic

El Athletic ha marcado siete de sus once tantos en acciones a balón parado y tres más después de recuperaciones en campo contrario

23.11.2021 | 00:41
Alex Berenguer e Iker Muniain bromean con Oihan Sancet.

Los dos últimos partidos del Athletic, a saber: la derrota por la mínima contra el Cádiz y el empate a cero frente al Levante, han reabierto el debate sobre la capacidad del equipo para generar ocasiones de peligro y relacionarse con el gol. También, cómo no, ha salido a escena su habitual desidia ante equipos que ocupan la parte baja de la clasificación, un mal que le acompaña desde tiempos inmemorables y cuyo análisis daría para varias publicaciones. Pero en estas líneas toca hablar del gol, de la falta del mismo concretamente; pero, sobre todo, de las dificultades que está encontrando el equipo que dirige Marcelino García Toral para marcar de jugada. Solo uno de sus once goles ha llegado fruto de la combinación de varios de sus futbolistas tras una serie de pases más o menos larga, un reflejo de la falta de ideas de la que hacen gala los hombres de ataque con más asiduidad de la deseada, pero que del mismo modo está relacionada con la poca puntería que están demostrando esos mismos futbolistas.

El Villarreal es el único equipo al que el Athletic le ha hecho gol después de hilvanar varios pases, comenzando en campo propio y acabando en el área rival, donde Raúl García aprovechó una gran asistencia de Iñaki Williams para abrir el marcador. Nueve partidos necesitó el conjunto rojiblanco para lograr algo así y desde entonces, en los cuatro encuentros que ha disputado: Espanyol, Real Sociedad, Cádiz y Levante, no ha podido repetirlo. Es más, en sus dos últimos choques no ha sido capaz de marcar a pesar de haber rematado entre los tres palos en siete ocasiones.

Iñaki Williams dialoga con su hermano, Nico. Foto: Juan Lazkano

Las acciones a balón parado son, sin lugar a dudas y por un amplio margen, las situaciones a las que más rédito sacan los futbolistas rojiblancos. En total son siete los goles que han llegado de córners, faltas o penaltis, siendo Iñigo Martínez, autor de dos tantos, el que mayor puntería ha mostrado en ellas. El central de Ondarroa marcó frente al Barcelona en San Mamés el tanto que inauguró el marcador –después igualó Memphis Depay–, e hizo lo propio frente al Valencia, otro partido que acabó con empate a uno. Iker Muniain y Alex Berenguer, respectivamente, fueron los asistentes de Iñigo Martínez. El tercero fue obra de Raúl García, quien con su tanto ante el Alavés en una jugada ensayada a la salida de un córner certificó el triunfo rojiblanco en el derbi tras hacer bueno un medido centro de Iñigo Lekue.

dos golpes de fortuna


Las faltas también le han dado sus frutos al Athletic, que ha aprovechado esas acciones para anotar tres goles, dos de ellos, eso sí, con bastante fortuna, lo que nunca está de más. Daniel Vivian se estrenó como goleador en su cuarto partido como león tras mandar al fondo de la red con un certero cabezazo un gran centro de Muniain en una falta. El capitán volvió a ser protagonista diez días después, cuando puso en el corazón del área el balón que Pathé Ciss, centrocampista del Rayo Vallecano, cabeceó en dirección a su portería para poner la igualada a uno en el marcador. Un golpe de suerte, como ocurrió en el derbi ante la Real Sociedad en el Reale Arena. Cuando la derrota se daba por segura, Alex Remiro le devolvió al Athletic sus años de formación en Lezama con un regalo en forma de cantada al no acertar a despejar de puños una inocente falta lanzada por Muniain desde la frontal del área.

El séptimo gol en jugadas a balón parado lo firmó el propio capitán al batir a Gero Rulli desde el punto de penalti en el choque ante el Villarreal. En este sentido, cabe recordar que Raúl García, contra el Alavés, y Alex Berenguer, ante el conjunto castellonense, fallaron sendas penas máximas.

Los tres goles que faltan para completar los once que ha anotado el Athletic en sus trece primeros encuentros de liga, que le sitúan como el tercer equipo que menos marca del campeonato –solo Alavés y Getafe, con diez, marcan menos–, llegaron tras recuparaciones en campo contrario. Una cuestión en la que Marcelino lleva meses insistiendo y a la que dio forma en la pretemporada, como así se pudo comprobar en los amistosos. Curiosamente, así han llegado los tres tantos marcados por Williams. Ante el Celta, tras una gran recuperación de Sancet; contra el Mallorca después de una acción de pillo de Muniain y contra el Espanyol, después de un gran robo de Lekue ante Aleix Vidal y una mejor jugada por línea de fondo.

Así han sido los goles

Athletic-Barcelona: Iñigo Martínez, de cabeza a la salida de un córner.

Celta-Athletic: Williams, tras una recuperación en campo contrario de Sancet.

Athletic-Mallorca: Vivian, de cabeza tras un lanzamiento de falta.

Williams, después de un robo de Muniain en campo contrario.

Athletic-Rayo: Pathé Ciss, en propia puerta, tras un centro de falta de Muniain.

Valencia-Athletic: Iñigo Martínez, de cabeza aen un córner.

Athletic-Alavés: Raúl García, tras un córner sacado en corto.

Athletic-Villarreal: Raúl García, de jugada. Muniain, de penalti.

Espanyol-Athletic: Williams, tras un robo de balón de Lekue en campo contrario.

Real Sociedad-Athletic: Muniain, de falta, tras un grosero error de Remiro.

noticias de deia