Las matemáticas dan opciones europeas al Athletic

El Athletic está a la espera de lo que pase esta jornada con duelos directos

05.05.2021 | 01:03
Los futbolistas rojiblancos celebran el tanto de Iñaki Williams que lesdio el triunfo en el Sánchez Pizjuán.

Howard Kendall (Inglaterra, 22 de mayo de 1946 y fallecido el 17 de octubre de 2015) dejó una frase lapidaria en Bilbao: "UEFA posible". Kendall, bonachón él y que no tardó en contagiarse de la marca Athletic durante sus 102 partidos al frente de los rojiblancos entre 1987 y 1989, era optimista por antonomasia. Mientras los números no dijeran los contrario, el que fuera también una figura insigne en el Everton no arrojaba la toalla por muy complicada que pudiera parecer la empresa. En su primera campaña al frente los de los leones (1987-88) metió al Athletic en la antigua Copa de la UEFA al alzarse con la cuarta plaza (entonces la victoria se computaba con dos puntos) y en la siguiente las prestaciones de los rojiblancos sufrieron diferentes altibajos en la competición de la regularidad, hasta el punto de que las opciones de repetir en Europa se iban desvaneciendo. Pero el técnico inglés se resistía a darse por perdido: "UEFA posible". Tanto que aquel Athletic venció en sus últimas cuatro jornadas en el curo 1988-89, pero no le llegó, ya que se quedó a un solo punto de la plaza que sí conquistó el Valladolid, sexto clasificado. Desde entonces, siempre que el Athletic llega a un escenario similar a estas alturas de la película se parafrasea a Kendall. Y en esta ocasión no va a ser la excepción. Aquellos cuatro triunfos consecutivos no sirvieron para que los rojiblancos alcanzaran su objetivo, porque dependían de otros resultados. En el presente, el Athletic de Marcelino se encuentra a seis puntos del séptimo puesto, que da un billete a la nueva competición continental denominada Conference League, y a siete del sexto, que ingresaría en la Europa League, cuando restan cuatros jornadas.

La misión es harta complicada, como lo fue también en el caso de Kendall. El propio Marcelino lo reconoció pese a la meritoria victoria de su equipo el lunes en el Sánchez Pizjuán que le ha aupado a la octava posición, igualado a puntos con el Granada. Lo cierto es que las matemáticas no entierran la opción europea, pero la realidad invita a bajar a la tierra y no especular con el corazón. Sea como fuere, son cinco los equipos implicados en la luchar por atrapar los dos últimos pasaportes europeos en juego, una vez que la Real Sociedad, quinta clasificada, parece más inaccesible y el conjunto de Imanol, salvo derrumbe en esta traca final, parece tener asegurado un hueco en competición continental. Villarreal (52 puntos), Betis (51 puntos), Athletic, Granada (45 puntos) y Celta (44) asoman como los candidatos, con muchas posibilidades para los dos primeros mencionados en esta última lista. Sea como fuere, la jornada de este mismo fin de semana aclarará gran parte de esta batalla, una vez que hay dos enfrentamientos directos entre cuatro de los cinco implicados.

Y el Athletic tendrá también su incidencia. No en vano, el conjunto de Marcelino recibe el sábado en San Mamés a un Osasuna situado en la zona media, sin aliciente clasificatorio alguno, por lo que emerge una buena oportunidad para hacer un poco más de caja. Sin embargo, los leones no son fiables en este tipo de situaciones, ya que acumulan 38 jornadas, una liga entera, sin ser capaces de encadenar dos victorias consecutivas, estadística que quieren romper con el equipo navarro, ante el que ya sucumbió en El Sadar en el partido de la primera vuelta. En caso de vencer, el Athletic se acostaría el sábado reconfortado y a solo tres puntos del Betis, al que además supera en el average particular, lo que generaría un matiz de presión añadida al cuadro verdiblanco, que el lunes se mide en el Benito Villamarín al Granada. Todo lo que no sea un triunfo de los béticos , beneficiaría al equipo rojiblanco siempre y cuando hubiera hecho los deberes ante Osasuna. 24 horas antes de ese duelo en Sevilla se ven las caras, el domingo, el Villarreal, que este jueves se juega en Londres su clasificación a la final de la Europa League en el choque de vuelta de su semifinal ante el Arsenal de Mikel Arteta (los amarillos ganaron 2-1 en la ida), recibirá en su feudo al Celta, que también apura sus reducidas opciones. Un enfrentamiento en el que el equipo de Unai Emery podría acusar el desgaste de su histórica cita en el Emirates Stadium.

Las variables en estas matemáticas son amplias, si bien Villarreal y Betis son los únicos que dependen de sí mismos. El calendario de estas cuatro jornadas restante devela que tanto el Granada como el Athletic y el Villarreal deben enfrentarse al Real Madrid, segundo en la tabla y aspirante a conquistar el título; mientras que los cinco equipos implicados tienen también que verse las caras con rivales inmersos en la agónica pelea para evitar el descenso, como son los casos de Valladolid, Eibar, Huesca y el Elche, en tanto que el Athletic se enfrenta a estos dos últimos y a los que visita a sus respectivos feudos. Los leones ya superaron a oscenses e ilicitados en los choques en La Catedral, aunque aún lamentan la fuga de puntos en su guarida ante conjuntos asequibles como el Eibar, el Alavés y el Valladolid, conscientes de que estos pinchazos muy recientes serán probablemente los que les priven de optar con muchas posibilidades de éxito a una de esas plazas continentales muy codiciadas, por lo que solo les queda apelar a la inolvidable proclama de Kendall.

noticias de deia