Alcoyano 1 - 2 Athletic

Iker Muniain, Raúl García e Iñaki Williams, la solución más fiable

Iker Muniain, Raúl García e Iñaki Williams entraron al campo en la segunda parte y fueron decisivos en el cambio de imagen mostrado por el Athletic y partícipes en los goles que culminaron la remontada ante el Alcoyano

29.01.2021 | 00:57
Iñaki Williams remata para marcar el segundo gol del Athletic ante la mala salida del portero del Alcoyano.

AL igual que ocurrió contra el Ibiza, Marcelino aprovechó el partido de Copa para dar minutos a los menos habituales, pero contra el Alcoyano también tuvo que variar su guion y reclutar para la acción a Raúl García, Iker Muniain e Iñaki Williams. Los dos primeros entraron tras el descanso y el delantero bilbaino lo hizo a los 66 minutos. Otra vez más, ese movimiento tuvo el resultado deseado y el Athletic dio la vuelta a un marcador que se había puesto cuesta arriba con el gol de Pablo Carbonell. Su presencia metió una marcha más a la eliminatoria y el conjunto rojiblanco recuperó el dominio que se le presuponía antes del partido. Tres jugadores que desatascaron un duelo trabado con sus acciones y que confirman el paso adelante dado desde la llegada del nuevo técnico.

Las mejores imágenes del encuentro entre el Alcoyano y el Athletic. Fotos: EFE

Los tres integrantes de la primera unidad participaron en los dos goles del Athletic. En el tanto de la igualada, la movilidad de Raúl García fue decisiva para contribuir en la jugada de gol de Asier Villalibre. El iruindarra fue el encargado de abrir a la banda derecha, desde donde Iñigo Lekue centró para que el gernikarra remachara. Mientras, en el segundo, Muniain y Williams monopolizaron la jugada para culminar la remontada. El capitán rojiblanco realizó un centro medido al área, algo que se está convirtiendo en costumbre en los últimos partidos, y Williams aprovechó a la perfección el regalo de su compañero y el de José Juan, que cometió un grave error en la salida. Con este gol, el delantero ha conseguido marcar en tres competiciones diferentes en menos de un mes, algo que también logró la semana pasada Raúl García.




 

La llegada de Marcelino ha supuesto un cambio drástico en el Athletic y Muniain ha sido uno de los jugadores que ejemplifican esa transformación del equipo. El capitán está en un estado de forma excelso. Domina los partidos y destaca como un gran asistente a balón parado –dio una contra el Barcelona en la final de la Supercopa, dos contra el Ibiza en Copa y una en el anterior partido liguero ante el Getafe–. A esto hay que sumarle otros dos pases de gol con el balón en juego. Un suministrador de lujo que también destaca en el control del partido. El jueves, Muniain revolucionó el choque con su entrada. Fue decisivo para aumentar el ritmo de los ataques rojiblancos y los defensas tuvieron que recurrir a las faltas para detener a un jugador que está de dulce en este último mes.

Muniain entró al campo a la reanudación, al mismo tiempo que Raúl García, que también fue clave en el cambio del Athletic de la segunda parte. El mediapunta iruindarra se colocó junto a Villalibre en el ataque y su trabajo constante hizo que el partido se volcara hacia la portería defendida por José Juan. Raúl García se llevó muchos balones por alto y solo su presencia hizo que los defensas tuvieran que estar mucho más pendientes, abriendo huecos para el resto de sus compañeros. Además, no escatimó en esfuerzos y cayó constantemente a las bandas para generar superioridades y dar más libertad a Villalibre en la zona de remate.

Raúl García se queja al árbitro en un momento del encuentro. Foto: Efe

Con empate a uno en el marcador, Marcelino repitió la estrategia que tan buenos frutos le dio contra el Ibiza y metió en el campo a Williams. Esta vez el sacrificado no fue Villalibre, sino Álex Berenguer, con más sombras que luces. El recién incorporado empezó jugando en las bandas, intercambiando su posición con Muniain, con quien durante la segunda mitad combinó a la perfección para crear numerosas jugadas de peligro. Y en una jugada a balón parado le llegó el premio. El delantero vive del gol, los tantos son reflejo de éxito y aumentó de confianza. Antes de la llegada de Marcelino, Williams estuvo reñido con el gol, pero ahora la racha es diferente. Encuentra portería con facilidad y el jueves culminó su buena actuación con un bonito gol de cabeza. La salida de José Juan le facilitó las cosas, pero se anticipó a la perfección a los defensas para rematar con un buen cabezazo. Otra muesca más para su revolver y la enésima confirmación de que el cambio vivido en el Athletic sienta a la perfección a Williams, con la sequía pasada ya olvidada.
 

EL ENCARGADO DE ABRIR EL MARCADOR

VILLALIBRE VUELVE A SONREÍR

Feliz y determinante. Asier Villalibre, autor del gol del empate anoche en El Collao, volvió a sonreír como hiciera en la Supercopa gracias a un inapelable cabezazo ante el que nada pudo hacer José Juan. "Los goles siempre dan confianza a los delanteros y estoy feliz por haber ayudado así al equipo", admitió el gernikarra, consciente de que la Copa a un partido "es muy difícil, pero hemos venido con mucho respeto hacia el rival para pasar la eliminatoria y lo hemos conseguido". De cara al sorteo de hoy, Villalibre indicó que "jugar en casa siempre es un plus, pero el rival nos da igual; iremos a ganar sea contra quien sea".