A cuatro puntos del descenso

El Athletic saca un punto positivo en casa del Villarreal (1-1)

Los de Garitano, que fueron de más a menos en el partido, dan por bueno el punto conseguido a domicilio

23.12.2020 | 00:23
Iñigo Martínez trata de arrebatarle el balón a Rubén Peña.

Un gol del canterano Yeremi Pino a falta de quince minutos para el final privó al Athletic de llevarse los tres puntos del Estadio de La Cerámica. Iñaki Williams adelantó a los rojiblancos a los diecinueve minutos de juego. Los de Garitano, que fueron de más a menos en el partido, terminaron dando por bueno el punto conseguido a domicilio (1-1) ante un rival que dormirá en zona Champions.

El equipo de Gaizka Garitano ofreció una imagen muy mejorada ante el Villarreal, tras una gran primera parte y un segundo acto en el que supo contener la avalancha ofensiva del equipo local y en el que tuvo ambición y ocasiones para ir a por la victoria en el tramo final.

El Villarreal salió al campo decidido a imponer su estilo, mandando y llegando bien al área rival. A los 11 minutos de juego llegó la primera acción controvertida del encuentro después de que el árbitro Medié Jiménez pitara como penalti una entrada del meta visitante Unai Simón a Fer Niño y cuando lo iba a ejecutar Gerard el colegiado lo impidió, se fue a consultar el VAR y finalmente decidió que no había pena máxima.

Al cuarto de hora, el conjunto vasco comenzó a sacudirse el dominio local e Iñaki Williams comenzó a poner en problemas con su velocidad a la zaga castellonense. Avisó el ariete con un tiro cruzado y en su segunda oportunidad anotó el 0-1, tras una gran asistencia al espacio de Yuri.

El Athletic moviendo bien el balón de un lado al otro, se mostró ordenado en defensa y buscó rápidas transiciones en ataque apara poner en apuros a un Villarreal, que buscó sin éxito el gol del empate antes de llegar al final del primer tiempo.

Lo de Unai Emery reanudaron el partido decididos a cambiar el signo del partido, comandados por un Gerard Moreno estelar que generaba todo el juego ofensivo de los suyos. El Athletic, cada vez más hundido en su parcela del terreno de juego ante el empuje local, comenzó a pasar por serios problemas.

Aunque el Athletic apenas se prodigaba en ataque pudo dar un golpe decisivo al partido en el ecuador de la segunda parte, tras una recuperación de Capa en la zona ancha que habilitó en el segundo palo a Berenguer que desperdició una clarísima ocasión para marcar.

La entrada de Yeremi Pino revolucionó aún más al Villarreal. El talentoso canterano fue un peligro constante por la banda izquierda desde su salida y tras un par de avisos logró el empate tras una magistral asistencia de cabeza de Manu Trigueros. Con un cuarto de hora por delante todo podía pasar.

Pese a la inercia ofensiva del Villarreal, el Athletic mejoró tras el gol recibido y ofreció en el tramo final del partidos mejores sensaciones ofensivas hasta el punto de que a punto estuvo de adelantarse de nuevo en el marcador en un mal despeje de Albiol que a punto estuvo de convertirse en gol en propia puerta y en la prolongación en un remate de Morcillo.