La búsqueda del milagro del Leganés

14.07.2020 | 00:11
El técnico Javier Aguirre dialoga con un jugador del Leganés durante el partido contra el Valencia, el último antes de recibir al Athletic.

El Leganés, que sería decimocuarto en caso de computarse solo las 24 jornadas con Javier Aguirre como técnico, intentará exprimir en San Mamés sus renovadas opciones de permanencia

EL Athletic recibirá el jueves a un Leganés que presentará hasta ocho bajas, pero que sigue muy vivo. Más vivo que nunca podría decirse después de su épica victoria ante el Valencia en Butarque, donde el conjunto pepinero, reacio a tirar la toalla antes de tiempo, fue capaz de sumar tres puntos vitales con un jugador menos desde el minuto 54 y con su portero Iván Cuellar convertido en héroe absoluto del choque al detener una trascendental pena máxima a Dani Parejo. Celebraron el triunfo con una mezcla de euforia y alivio los pupilos de Javier Aguirre, que encaran en decimoctava posición y con renovadas opciones de permanencia las dos últimas jornadas de una liga en la que no han dejado de encontrar piedras en el camino. Primero fue el amargo trago de la destitución de Mauricio Pellegrino debido a los malos resultados, después la fallida apuesta por el interino Luis Cembranos y, tras la llegada al banquillo del vasco Aguirre a las puertas de la decimotercera jornada, la dolorosa pérdida durante el mercado invernal de la atractiva dupla de delanteros que formaban Youssef En-Nesyri y Martin Braithwaite, quienes pusieron rumbo al Sevilla y al Barcelona, respectivamente.

Parecieron agotarse entonces las opciones de salvación de un equipo que, sin embargo, ha hecho del trabajo conjunto y la fe sus dos mejores armas para soñar con una permanencia que dejaron a solo tres puntos de distancia al imponerse el domingo al Valencia. Lo consiguieron, además, sin la participación de su estrella Óscar Rodríguez, quien se bajó del barco semanas atrás tras sufrir unas molestias musculares que amenazaron su posible fichaje por el Villarreal y que, a la espera de comprobar si vuelve a subirse a un barco reflotado sin él, ha dejado más expuestos todavía a unos futbolistas que se niegan a rendirse de igual modo.

Ningún contratiempo, no en vano, parece poder con un bravo Leganés al que Aguirre ha puesto su sello personal. El veterano entrenador mexicano, que aterrizó en Butarque el pasado 4 de noviembre cuando los pepineros cabalgan en última posición con solo cinco puntos en el bolsillo y a seis de la salvación, prohibió que nadie bajara los brazos mientras las matemáticas arrojaran un mínimo rayo de luz en forma de esperanza. Tal ha sido el impacto positivo de Aguirre que el Leganés sería decimocuarto en caso de computar solo las 24 jornadas de liga celebradas con él en el banquillo.

En las tres últimas jornadas, además, los pepineros han logrado mantener su portería a cero para sumar siete de los nueve puntos en juego. A la doble victoria firmada ante Espanyol (0-1) y Valencia (1-0) se unió el empate sin goles en la visita al Eibar, rival al que también consiguió frenar un Leganés que, a pesar de que muchos ya lo daban por muerto desde hace un puñado de jornadas, confía más que nunca en dar caza a Alavés o Celta, los dos equipos que figuran por encima en la clasificación y que lucharán también por evitar un descenso que tratará de sortear, con los mismos puntos que el Leganés, un Mallorca que figura en penúltima posición.

El lío en la parte baja de la tabla, así las cosas, se mantiene abierto para satisfacción del próximo rival del Athletic, que intentará apurar todas sus opciones en San Mamés. Los pepineros saben que deben vencer a los rojiblancos el jueves y al Real Madrid el próximo domingo en Butarque, donde esperan que los blancos lleguen como campeones de liga. Pero de nada les servirá que tan favorable escenario tome forma si no logran sumar los tres puntos en su visita a La Catedral, donde el Leganés tiene un inmejorable recuerdo en una situación similar, aunque menos dramática que la actual.

la experiencia de 2017
Corría el 14 de mayo de 2017, se disputaba también la penúltima jornada de liga y el conjunto madrileño llegaba a Bilbao con la posibilidad de certificar su permanencia en Primera, lo cual hizo con un empate (1-1) que, al mismo tiempo, complicó sobremanera la clasificación directa del Athletic para la fase de grupos de la Europa League. Tanto fue así que los leones, tras perder en la última jornada en el Vicente Calderón, finalizaron el campeonato en séptima posición bajo las órdenes de Ernesto Valverde y tuvieron que disputar dos eliminatorias previas en Europa con José Ángel Ziganda.

El conjunto pepinero, reacio a rendirse, ha sumado siete de los nueve últimos puntos en juego sin encajar ni un solo gol


noticias de deia