El físico a examen

La formación tipo del Athletic va a afrontar los delicados partidos ante Barça y Real Sociedad con un importante desgaste acumulado

05.02.2020 | 06:26
El cuerpo técnico charla durante la sesión de ayer.

bilbao - La semana que acoge la cita copera de mañana en San Mamés y el derbi del Reale Arena el domingo al mediodía va a poner a prueba la capacidad física de los jugadores de Gaizka Garitano. El Athletic se dispone a jugar el sexto y séptimo partidos de una serie concentrada en un espacio de tres semanas. Así enunciado acaso no parezca un reto exagerado, pero si se revisan ciertos detalles la impresión puede cambiar de forma sustancial.

En principio, gestionar dos compromisos semanales debería resultar asumible incluso para un equipo que no está habituado a ello, como es el caso. Pero no cabe olvidar que de los cinco partidos que los rojiblancos han disputado desde el 19 de enero, hay dos que tuvieron una duración de 120 minutos. Fueron los de Copa frente a Elche y Tenerife, con la particularidad de que en este segundo el Athletic estuvo todo el choque en inferioridad numérica a causa de la expulsión de Iago Herrerín. De modo que al no tratarse de cinco partidos celebrados en condiciones normales, hubo que realizar un esfuerzo extra.

Un segundo aspecto a estudiar es la distribución de minutos entre la plantilla. Resulta que son hasta ocho los hombres que han tomado parte en las cinco citas más recientes y hay otros tres que únicamente faltaron en una. Pese a que no todos ellos jugasen de manera completa estos partidos, de hecho Iñigo Martínez representa la excepción, son unos cuantos los que sí alcanzan cifras muy importantes de participación. Revelar la identidad de los mismos no va a provocar sorpresa alguna: Yuri, Dani García, Yeray, Muniain, Williams y Raúl García.

Asimismo, Garitano ha recurrido bastante a Capa, Lekue o Unai López, aunque sus estadísticas no sean comparables a las de los mencionados anteriormente. Los demás integrantes del plantel han entrado con cuentagotas, salvo Villalibre, que no se ha perdido un partido pero solo ha tenido ratos, o Vesga, que apareció en tres y acabó los dos en que fue titular.

El problema estriba en que previsiblemente aquellos que más carga de competición arrastran desde verano y apenas han gozado de respiro en la fase de la temporada que nos ocupa volverán a copar la formación inicial ante el Barcelona y la Real. Cuesta imaginar un once del Athletic en partidos de semejante vuelo sin la presencia de los favoritos del entrenador. En el supuesto de que estén en condiciones, y al parecer hay varios que ya estarían acusando tanto tute, volverán a tener protagonismo.

Por último, aludir a la complejidad de los dos próximos encuentros. El Barcelona, por el tipo de propuesta futbolística que plantea, basada en cultivar una posesión en porcentajes altísimos, máxime desde la llegada de Setién a su banquillo, suele forzar a sus rivales a correr más de lo normal. En definitiva, las piernas y pulmones del Athletic pasan una reválida de cuidado.