El protagonista

Villalibre se libera

12.01.2020 | 09:55
Villalibre marcó sus dos primeros goles con el Athletic en partido oficial.

El gernikarra, que ya había marcado por partida doble en Copa con el Valladolid, se estrena como goleador con el Athletic con un reconfortante doblete al Sestao

ELIMINATORIA a partido único y Las Llanas a rebosar. La Copa en estado puro. Sestao y Athletic, en representación de la Tercera y Primera División, respectivamente, frente a frente en una cita entre ilustres vizcainos sin vuelta atrás. El choque prometía intensidad de verdad sobre el césped y en las gradas y la hubo, con el campo en plena ebullición, hasta que Asier Villalibre, determinante con un doblete, dictó sentencia. El delantero rojiblanco, una de las principales novedades que introdujo Gaizka Garitano en una alineación sumamente reconocible respecto a cualquier partido de liga, se quitó un peso de encima y liberó asimismo al Athletic de la amenaza de una campanada local en el minuto 27. Fue entonces, después de perdonar con un cabezazo a bocajarro el 0-1 en el primer minuto de juego, acción en la que el guardameta Ibon Barandiaran le ganó la partida al repeler su testarazo, cuando el gernikarra firmó su primer gol oficial como león para adelantar en el marcador a los bilbainos.

Ibai Gómez, astuto en su regreso a Las Llanas una década después al poner rápido en juego una falta cometida sobre Raúl García, habilitó a Yuri Berchiche por la banda izquierda del Athletic para que el de Zarautz enviara un preciso centro al área que empaló de primeras Villalibre. Conectó el ariete vizcaino, activo durante los noventa minutos que estuvo sobre el verde, un inapelable disparo con la espinilla izquierda que resultó imposible para Barandiaran, quien se resignó a recoger el balón del fondo de las redes mientras el 25 rojiblanco, que volvió a vacunar al Sestao al remachar en boca de gol un pase atrás de Iñaki Williams en el minuto 70, respiraba aliviado. Después de marcar 23 goles en los 38 partidos que disputó la pasada temporada en las filas del Bilbao Athletic, el de Gernika ansiaba estrenar su casillero de tantos con el primer equipo y lo consiguió en su decimocuarta aparición, si bien su primera titularidad llegó en el envite copero del pasado 17 de diciembre ante el Intercity.

La Copa, de este modo, acostumbra a traer buenas noticias a un delantero que, a falta de minutos de regularidad en liga, donde no se estrenó en la presente edición hasta la decimotercera jornada, en la que apenas tuvo cuatro minutos ante el Levante en San Mamés, también vio portería en el torneo del K.O durante su cesión al Valladolid. Por partida doble, no en vano, marcó también Villalibre en Copa en la campaña 2017-18, en la que, por contra, se quedó en blanco en liga.

A la espera de poder firmar su primera diana en el campeonato de la regularidad como león, la visita a Sestao alivió así el ímpetu goleador de un futbolista necesitado de dosis de confianza tras ver cómo Kenan Kodro le ganaba la partida en recientes salidas ligueras como las del Santiago Bernabéu y Ramón Sánchez Pizjuán, donde el ariete donostiarra, ante las bajas de Aritz Aduriz e Iker Muniain, fue el elegido para salir de inicio por Gaizka Garitano, quien ha dejado claro que el gernikarra no saldrá en calidad de cedido durante el presente mercado invernal.

ALIVIO Y CONFIANZA Tras el partido, después de que el técnico rojiblanco destacara que el doblete vendrá "bien" a Villalibre en términos de confianza, el punta admitió haberse sentido aliviado con su primer gol y con ganas de afrontar el segundo tramo de la temporada. "El míster está contando con todos los jugadores y esa confianza que está demostrando se la estoy intentando devolver", destacó el ariete, quien también confesó que la camiseta de ayer "la guardaré al ser un recuerdo para siempre".