fichado en el pasado mercado invernal

Ibai Gómez, sin sitio

Su protagonismo es casi nulo en el inicio de curso, al igual que el de Kodro, el otro fichaje invernal

09.02.2020 | 15:41
Ibai Gómez intenta controlar el balón ante la oposición de Ander Capa durante el entrenamiento de ayer.

Su protagonismo es casi nulo en el inicio de curso, al igual que el de Kodro, el otro fichaje invernal

Bilbao - La inminente visita del Alavés es una buena disculpa para hablar de Ibai Gómez, cuyo regreso a Bilbao procedente de Gasteiz no ha tenido el impacto que cabía esperar o que esperaban los rectores del Athletic. Fue fichado en el pasado mercado invernal y por lo visto hasta la fecha resulta difícil encontrarle sentido a la operación. Al cabo de seis meses, cinco más el consumido en el presente curso, su función en absoluto se corresponde con la que se adjudica a un futbolista por el que se realiza una inversión a mitad de temporada, máxime cuando el pasado junio concluía contrato y quedaba libre.

El caso del extremo bilbaino se suma al de Kenan Kodro, la otra contratación que acometió el Athletic en enero. La participación del delantero hasta el verano podría calificarse de testimonial y a fecha de hoy se ha convertido en un elemento invisible, pues no ha figurado en ninguna de las cuatro convocatorias elaboradas por Gaizka Garitano y no tiene pinta de que esta situación vaya a experimentar un cambio mientras Iñaki Williams y Aritz Aduriz estén disponibles.

A Kodro, que cumplió los 26 años en agosto, se le captó del FC Copenhague tras el desembolso de un millón de euros. La iniciativa, sorprendente porque su pista se había perdido en el fútbol centroeuropeo de segunda fila tras una etapa en Osasuna, parecía justificarse en la incertidumbre que planteaba el adiós de Aduriz. Firmó un contrato de tres años y medio con una cláusula de 80 millones, pero desde su llegada tuvo un papel residual. Participó en once encuentros siempre saliendo del banquillo y logró un gol. Escaso margen para demostrar algo, pero suficiente para que Garitano se formase un criterio.

El comienzo del campeonato ha confirmado que Kodro no figura en los planes del técnico y habría que ver qué sucede en el supuesto de que se indisponga alguno de los dos delanteros que acaparan todos los minutos. Es posible que incluso Asier Villalibre le adelante, pues aunque este represente una incógnita es evidente que las características de Kodro tienen difícil encaje en la propuesta del equipo.

La duración del contrato de Ibai es idéntica a la de Kodro, hasta 2022, pero su ficha es notablemente superior, no en vano posee un recorrido en Primera y era fijo en las alineaciones del Alavés. La anterior directiva sopesó su captación, pero estimó que sus pretensiones económicas eran excesivas y se plantó. La actual dirección lo vio de otra manera e hizo efectiva la repesca de un hombre al que en el verano de 2016 el Athletic le abrió la puerta ante sus escasas probabilidades de acceder a la titularidad. Pese a que durante un lustro disfrutó de algunas etapas felices al calor de San Mamés, lo cierto es que no terminó de asentarse como un valor seguro.

La reválida de Mendizorrotza le otorgó una oportunidad de resarcirse en casa que, de momento, no se ha materializado. Recién aterrizado en Bilbao aseguró que era un jugador más consistente en lo físico y más completo tras la experiencia adquirida en las filas del vecino. A la hora de la verdad, estas palabras no han hallado plasmación sobre el verde, aunque Garitano le concedió un puñado de tiularidades, hasta siete, y salvo en un período en que pasó por la enfermería, estuvo conectado a la competición hasta sumar un total de 671 minutos repartidos en quince citas.

Fue el suyo un bagaje discreto, con poca incidencia en los resultados: no marcó y únicamente dio un pase que acabó en gol. La competencia existente en su demarcación, al igual que en su primera etapa en el equipo, volvió a poner de manifiesto que su pretensión de asentarse como rojiblanco constituye una empresa complicada. Por si cupiera alguna duda, basta con repasar lo ocurrido en las cuatro jornadas celebradas. Estuvo ausente por lesión en la primera y en la segunda y la cuarta fue suplente, con la particularidad que en estos dos encuentros Garitano se decantó por darle minutos a Larra, un meritorio que pugna por hacerse notar en la banda derecha. Un detalle muy significativo, más si se repara en que Muniain, De Marcos y quizás Lekue pelean asimismo por el mismo puesto. Por ahora, Ibai suma 17 minutos ante la Real.

Ibai Gómez

17

Kenan Kodro

0

noticias de deia