contrato hasta 2024

Sancet alimenta la ilusión

El joven centrocampista navarro, con contrato hasta 2024, pide sitio en el equipo de garitano con destacadas actuaciones en su segunda pretemporada consecutiva con la primera plantilla rojiblanca

09.02.2020 | 11:02
Sancet, en un momento de la sesión de ayer.

Pide sitio en el equipo de garitano con destacadas actuaciones en su segunda pretemporada consecutiva

Bilbao - Si hay un jugador que esté alimentando la ilusión de la afición del Athletic durante la pretemporada en curso, no es otro que Oihan Sancet (Iruñea, 25-IV-2000). El joven centrocampista navarro, una auténtica promesa en ciernes con el futuro en sus manos, se ha destapado como una de las principales notas positivas que han dejado los tres primeros partidos amistosos afrontados por los pupilos de Gaizka Garitano, que golearon al Arenas en el estreno (1-6), empataron contra el Paderborn 07 (3-3) sobreponiéndose a dos goles de desventaja y firmaron una convincente victoria a costa del Borussia Mönchengladbach (0-2) antes de poner el punto final al stage completado en tierras alemanas. En los tres envites, lejos de pasar de puntillas, ha demostrado su talento y desparpajo un lanzado Sancet, quien pisa fuerte en busca de un hueco en el centro del campo del primer equipo tras quedarse fuera de la lista definitiva para el Europeo sub'19 que España conquistó días atrás en Armenia.

Cuestionado al respecto, Garitano no dudó en calificar como positiva su pronta incorporación al trabajo con el resto del grupo en Lezama, al entender que al iruindarra, un centrocampista de ida y vuelta con notables condiciones técnicas, necesitaba una pretemporada como la que está llevando a cabo para "consolidarse físicamente". "Para nosotros y para su futuro, que haga cinco semanas de trabajo de mañana y tarde de fuerza es muy positivo, porque todos los veranos está con la selección y es un chico que necesita hacerse", agregó en relación a Sancet el técnico derioztarra, que deberá decidir el futuro inmediato de un jugador decidido a tirar la puerta abajo.

Con contrato en vigor hasta el 30 de junio de 2024 tras ser renovado por la junta directiva que lideró Josu Urrutia, el navarro, un diamante en bruto, aspira a ir paso más allá que el pasado verano. En julio de 2018, no en vano, fue Eduardo Berizzo quien reclamó sus servicios para observarle durante una pretemporada que el iruindarra completó con buena nota, pero que no fue suficiente para firmar una meteórica promoción desde el Juvenil A hasta el primer equipo. Con la intención de que acumulara minutos bajo las órdenes de Garitano en el Bilbao Athletic y con la opción abierta de poder reclutarle en determinados momentos del curso, el técnico argentino envió a Sancet al filial rojiblanco. La desgracia, en forma de grave lesión de rodilla en el arranque de una temporada que el rojiblanco abrió con gol incluido ante el Tudelano en Lezama, frenó en seco una fulgurante proyección que vuelve a tomar carrerilla en el presente.

Las dos asistencias firmadas contra el Arenas, brillante la segunda de ellas tras una fantástica acción individual con posterior pase de la muerte a Iñigo Vicente, sirvieron como carta de presentación de un joven talento que también impulsó el juego de los leones en el choque frente al Paderborn 07 tras ingresar en el terreno de juego en el minuto 67. El rechace de un disparo suyo al larguero lo aprovechó Iker Muniain para establecer el definitivo 3-3, mientras que un día después, ante el Mönchengladbach, la madera volvió a interponerse en el camino hacia el gol de Sancet, sólido y efectivo de nuevo en los minutos que estuvo sobre el verde.

¿MISMO PLAN? A falta de ver lo que deparan los amistosos restantes antes del inicio de la liga, lo cierto es que Sancet puja con fuerza para aportar aire fresco a un centro del campo con plazas vacantes tras las últimas salidas del club de Ander Iturraspe y Mikel Rico. Garitano, que admite públicamente tener proyectada en su mente la plantilla con la que encarará el nuevo ejercicio, tiene en su poder la decisión de apostar fuerte por la promesa navarra que aterrizó en Lezama en 2015 en categoría cadete, o, por el contrario, repetir el plan trazado el pasado verano por Berizzo y devolver al jugador al Bilbao Athletic con la posibilidad de tirar de él en caso de necesidad. El transcurso de los días se encargará de despejar la incógnita en relación a un futbolista que promete dar grandes alegrías al Athletic y que ya ilusiona a la parroquia rojiblanca.

noticias de deia