el protagonista

Una titularidad envenenada

Iñigo Lekue, que no aparecía en el once inicial desde la última jornada de la pasada temporada, no desentonó en el Bernabéu en medio del pobre bagaje colectivo

09.02.2020 | 01:10
Lekue, la apuesta para el lateral derecho tras las lesiones de De Marcos y Capa, disputa un balón aéreo con Marcelo.

Iñigo Lekue  no desentonó en el Bernabéu en medio del pobre bagaje colectivo

Apesar de medirse a un Real Madrid sin nada en juego y con la mente puesta en la próxima temporada, el Athletic salió goleado de un partido en el que ofreció su peor versión. Intrascendentes en ataque, sin ideas en el centro del campo y sin atisbos de la seguridad ofrecida en los últimos meses tanto en defensa como bajo los palos, los leones mordieron el polvo en un envite que supuso la primera titularidad del curso de Iñigo Lekue, aseado en la derrota. Con Ander Capa y Óscar de Marcos fuera de combate por sendas lesiones, el bilbaino se estrenó de inicio como lateral derecho en el peor día y escenario posible. Cabe recordar que la última vez que Lekue había asomado en un once inicial, el entrenador del Athletic era aún José Ángel Ziganda y el curso 2017-18 tocaba a su fin. Corría, no en vano, la jornada 38 de liga y el Athletic, tras una temporada para olvidar, se despedía de San Mamés contra un Espanyol que logró imponerse 0-1 en La Catedral.

Ayer, once meses después, el deustuarra volvió a ocupar un puesto como titular tras dejar atrás dos lesiones de larga duración que le obligaron a pasar por el quirófano y seguir desde la distancia el desarrollo del presente ejercicio, en el que no se estrenó hasta la jornada 28, con el Atlético como rival. Gaizka Garitano le dio la alternativa en el minuto 91 en detrimento de Ibai Gómez y Lekue, inédito hasta entonces, pudo recibir el cariño de la parroquia rojiblanca, la cual volvió a verle en acción en la última victoria contra el Rayo Vallecano, encuentro al que el bilbaino hincó el diente en sustitución de Yuri Berchiche en el minuto 60. En un partido alocado, el 15 del Athletic cumplió con la misión encomendada por el técnico derioztarra, quien apostó ayer por sus servicios en la siempre complicada visita al Bernabéu.

A pesar de que durante la semana se rumoreó con la posibilidad de que Yeray Álvarez modificara su posición para cubrir el lateral derecho, dejando su puesto en el centro de la zaga en poder de Unai Núñez, Garitano decidió finalmente dar vuelo a un solvente Lekue, a quien no pesaron las piernas, ni la larga inactividad en un choque en el que no rindió por debajo de sus compañeros en la línea defensiva. Más allá de que el primer gol del Real Madrid, obra de Karim Benzema mediante un inapelable testarazo, llegó por su banda como consecuencia de un medido centro de Marco Asensio, el deustuarra solo se vio superado en el uno contra uno en dos ocasiones, la segunda de ellas tras un magnífico recorte de Brahim dentro del área en los últimos minutos del envite.

Garitano, en su rueda de prensa posterior al encuentro, afirmó haber visto "bien" a Lekue. "Llevaba muchísimo tiempo sin jugar como titular, ha jugado todo el partido y ha aguantado bien teniendo un toro delante. Por delante de él, además, no tenía un jugador que trabajara tanto la banda al haber bastantes bajas en esa banda derecha, pero ha estado bien", agregó el entrenador rojiblanco en relación al partido completado por el bilbaino, que ganó siete duelos individuales y perdió tres, con un 77% de acierto en los pases y dos recuperaciones de balón.

SENSACIONES ENCONTRADAS En la zona mixta del Bernabéu, Lekue, con contrato como león hasta 2023 con una cláusula de 40 millones de euros, fue uno de los dos rojiblancos que atendieron a los medios de comunicación para explicar las sensaciones experimentadas durante el choque, agridulces en el caso del deustuarra. "Después de tanto tiempo, al final quizás he acusado un poco esa falta de minutos, pero lo importante es que he podido volver a jugar de inicio y estoy contento por ello, aunque con la mala sensación del resultado", admitió el lateral vizcaino, quien explicó que "no es fácil estar lesionado de larga duración y pasar dos veces por quirófano el mismo año, pero de todo se sale. He estado trabajando, centrándome en la recuperación y ya no pienso en las lesiones". "Las tengo olvidadas", resaltó el propio Lekue, a quien su titularidad en el Bernabéu no cogió por sorpresa, toda vez que "a lo largo de la semana sabía que me podía tocar y no sentía nada especial en ese sentido, porque nos entrenamos todos los días para esto y yo estuve toda la semana preparando el partido".