Italia permite el desembarco de los 373 migrantes del Ocean Viking

El buque de rescate encuentra refugio en el puerto siciliano de Augusta, donde deberá de permanecer en cuarentena

24.01.2021 | 19:15
Imagen del rescate de los migrantes por parte del Ocean Viking

Los 373 migrantes rescatados en los últimos días el Mediterráneo central por el barco Ocean Viking, de la organización humanitaria SOS Méditerranée, desembarcarán en el puerto italiano de Augusta, en Sicilia (sur).

El permiso de las autoridades italianas ha sido acogido hoy con un "gran alivio" entre los rescatados y la tripulación, que habían solicitado un puerto seguro urgentemente sobre todo ante el empeoramiento de las condiciones del mar.

El barco Ocean Viking llegará mañana a ese puerto y se espera que tengan que hacer cuarentena, como en los anteriores rescates, aunque las autoridades aún no se lo han indicado, informan fuentes de la organización.

La embarcación había solicitado urgentemente desde ayer un puerto en el que poner a salvo a estas personas, entre ellas unos 180 menores, y hoy volvió a reclamarlo.

Los rescatados permanecían en la cubierta de la embarcación y las olas están aumentando rápidamente por la llegada de un temporal y no había modo de resguardarse.

El Ocean Viking estaba desde ayer sábado en aguas internacionales del Mediterráneo central a la espera de un puerto al que dirigirse, después de realizar varias operaciones de salvamento los últimos días en los que rescató a 374 migrantes. Ayer una mujer embarazada de ocho meses fue evacuada por la Guardia Costera italiana a la isla de Lampedusa (sur).

La primera operación se produjo el jueves, cuando la Ocean Viking salvó a 119 personas que viajaban en una patera precaria, entre ellas diez mujeres adultas y 59 menores, el más pequeño de solo cuatro semanas de vida.

La mayoría procedían de Guinea, Mali, Camerún y Costa de Marfil y, a su llegada a bordo, estaban exhaustos y mojados por la travesía. Enseguida se les ofreció ropa seca, agua y comida.

Un día después, el viernes, el buque humanitario rescató a otros 149 migrantes, entre los que había 44 mujeres 118 menores. Y la noche del viernes se interceptó otra patera en la que viajaban hacinados 106 migrantes, muchos intoxicados por el humo del carburante de su embarcación. La situación era ya crítica y dos de ellos habían caído al agua, aunque pudieron ser salvados.

Todas las operaciones han tenido lugar en aguas internacionales frente a las costas de Libia, país norteafricano desde el que zarpa la mayoría de inmigrantes con destino a Italia y, por ende, Europa