Euskadi dio atención social a 13.000 personas por el coronavirus

En 2020 invirtió 10 millones para afrontar situaciones de exclusión por el virus

18.03.2021 | 00:48
La consejera de Políticas Sociales, Beatriz Artolazabal.

Más de 13.000 personas se beneficiaron durante 2020 de los ocho programas desarrollados en el marco del fondo Inor atzean Utzi Gabe, un instrumento dotado con diez millones de euros que surgió para dar respuesta a situaciones de riesgo, exclusión o pobreza derivadas de la pandemia de covid-19.

Además, otras 63.000 personas recibieron Ayudas de Emergencia Social (AES), cuyo presupuesto se incrementó en 16 millones para atender a las consecuencias sociales del coronavirus, según informaba el miércoles la consejera de Igualdad, Beatriz Artolazabal, en una comparecencia en la que estuvo acompañada por representantes de las más de 40 entidades sociales participantes en estos ocho programas.

En el fondo Inor Atzean Utzi Gabe se incluyen programas como Aterpeak que durante el confinamiento habilitó lugares para acoger a personas sin hogar en las tres capitales. A través de esta iniciativa se atendió a 1.635 personas, y se dispensaron 978 equipos de prendas y 62 de material escolar.

También se ha puesto en marcha Guztion Artean, una red de solidaridad organizada para poder canalizar la ayuda. Un total de 1.561 voluntarios realizaron 2.295 intervenciones, como compra de medicamentos, comida o productos de higiene, recogida de basura, o realización de trámites y gestiones.

A través de ADI se ofrece apoyo psicológico a personas que debido al estado de confinamiento y alarma han visto acentuado su malestar emocional, especialmente, personas mayores. En este programa han sido atendidas 511 personas. Por su parte, Betirako, un servicio profesional de acompañamiento al duelo de personas que han perdido a algún familiar durante el confinamiento, atendió el año pasado a 402 personas.

Otra de las iniciativas que se han desarrollado es Azken Sarea Indar-tzen, una red para dar cobertura a la necesidades básicas de personas y familias con falta de recursos, y que no pueden acceder a las Ayudas de Emergencia Social ni la Renta de Garantía de Ingresos. En 2020, se repartieron 7.621 prestaciones a través de este mecanismo.

A través de Erdu, un programa de intervención de proximidad en adicciones, se atendió durante 2020 a 832 personas en unidades móviles y de forma telemática.

Otras iniciativas desarrolladas a través de este fondo son Lehen Urratsa, que aportó recursos de alojamiento y acompañamiento social a 694 personas sin hogar acogidas en refugios durante el confinamiento, y Aukerak Suspertzen, un programa de refuerzo educativo extraescolar para alumnado afectado por la brecha digital, que atendió a 928 familias.

Ayudas de emergencia
 

Además, el año pasado se amplió en 16 millones de euros el presupuesto destinado a las Ayudas de Emergencia Social (AES). En 2020, 63.000 personas recibieron estas ayudas, de las cuales el 55% eran mujeres. Este año, el presupuesto de las AES se ha incrementado en 15 millones de euros.

La consejera destacó que gracias a la colaboración de instituciones y agentes del tercer sector social se ha logrado "potenciar servicios útiles que ya existían y poner en marcha iniciativas desde cero".

Por su parte, el alcalde de Vitoria-Gasteiz y presidente de Eudel, Gorka Urtaran, subrayó que "un eficaz modelo de gobernanza pública debe basarse necesariamente en estrategias de colaboración múltiples: con la ciudadanía, con el tejido económico y, por supuesto, con el tercer sector social".

noticias de deia